‘El irlandés’: esperado reencuentro de dos grandes

‘El irlandés’: esperado reencuentro de dos grandes

El director Martín Scorsese y el actor Robert de Niro se unieron para acoger un nuevo elenco.

Robert De Niro

El actor estadounidense Robert De Niro.

Foto:

Archivo / AFP

Por: Simón Granja 
14 de diciembre 2019 , 11:09 p.m.

Frank Sheera siguió los pasos de su padre, pintar paredes. La diferencia es que la forma como lo hacía era salpicando las paredes con sangre, y a su hoja de vida le añadió que hacía carpintería, es decir, se deshacía de los cadáveres. Un personaje sin duda escabroso cuyo relato de vida como sicario invita a sumergirse en el lado más oscuro del crimen organizado en la posguerra en Estados Unidos, y, por lo tanto, la historia perfecta para que Martín Scorsese y Robert de Niro se reencontraran después de 25 años en una película que ha sido llamada por la crítica como épica: 'The Irishman' ('El irlandés').

Cuando la vara se pone muy alto, a veces es necesario esperar muchos años, la historia perfecta, el proyecto idóneo, el momento justo, para tomar la decisión de volver a aparecer. Y así fue para estos dos grandes que con un elenco de altísimo nivel, un guion cuidadosamente escrito, uso de última tecnología, una inversión altísima y el talento de un equipo inimaginable lograron superar esa vara por lo alto. Además de que –por nombrar una sola muestra del talento– al dueto de Scorsese y De Niro se sumó Al Pacino, quien había trabajado con el primero, pero no con los dos al tiempo; y de Joe Pesci.

El irlandés, ya disponible en Netflix, cuenta con cinco nominaciones a los Globos de Oro 2020 y, según aseguran los conocedores del tema, es la apuesta de la plataforma a los premios Óscar como mejor película. Han dicho que con esta película Netflix “quiere lograr lo que Roma estuvo a punto de conseguir: ganar el Óscar en la categoría de Mejor Película el próximo año”.

Gane o no, ya es una película para la historia, partiendo por cómo surgió y lo que pasó para que se pudiera ver en pantallas.

El director y el actor, luego de Casino –éxito de ambos en 1995–, estuvieron durante más de dos décadas buscando un proyecto con el que pudieran continuar su histórica y ganadora colaboración. Consideraron guiones de diversos géneros e historias
variadas, pero no encontraron nada que encendiera la chispa de la imaginación. Fue hasta 2007 cuando llegó la historia ideal a manos de De Niro en forma del libro 'I Heard You Paint Houses’ ('He oído que pintas paredes').

La saga de Charles Brandt sobre el sicario Frank Sheeran y su relación con el crimen organizado caló hondo en el actor. De Niro comprendió que este relato podría ser el vehículo perfecto para el reencuentro. “Marty y yo habíamos estado hablando sobre hacer una película de un sicario y estábamos casi listos para empezar con la producción”, confesó De Niro en una entrevista proporcionada por Netflix. Pero aun así tenía algunas dudas. “Llamé a Marty y le dije: ‘deberías leer este libro porque esta es la historia que tendríamos que estar contando”.

De Niro le envió el libro al director, pero Scorsese ya estaba convencido antes de dar vuelta a la primera página. La historia contaba con todos los elementos clásicos del director: acción desmedida en la época de oro de la mafia; retratos profundos de protagonistas inolvidables, al igual que un gran contingente de personajes secundarios únicos y cautivadores; un relato de amistad y familia, y las nefastas consecuencias de la traición.

“Marty y yo habíamos estado hablando sobre hacer una película de un sicario y estábamos casi listos para empezar con la producción”.

Frank Sheeran es un hombre recién salido de la Segunda Guerra Mundial que estuvo en combate por alrededor de 411 días seguidos. Al regresar a casa luego de casi haber muerto vuelve a entrar a un mundo en el que no sabe qué razones le quedan para vivir. A pesar de que es un mundo en el que tiene una familia por la que se esfuerza y trabaja duro, sabe que no irá a ningún lugar sin educación ni oportunidades. Y ahí es cuando inesperadamente empieza a juntarse con personas que “lo valoran”.

“La historia abarca desde 1949 hasta el 2000, y alterna constantemente entre pasado y presente. En el comienzo, vemos a un hombre de 82 años que cuenta la historia de un viaje a una boda en 1975, para luego regresar a los años cincuenta, los sesenta, los setenta, y también al presente”.

Más allá del alto nivel de drama, el corazón de la historia yace en la relación entre los protagonistas, Frank Sheeran, Russell Bufalino y Jimmy Hoffa, y en el entorno en el cual coexisten.

Los cuatro grandes

El papel de Frank Sheeran estaba, por supuesto, hecho a medida para las versátiles dotes actorales de De Niro. Y, desde luego, el reencuentro de Scorsese y De Niro no estaría completo sin la presencia de Joe Pesci. El problema era que el galardonado actor se había retirado extraoficialmente. Pero Scorsese tenía una idea: tentarlo a regresar con un cambio de ritmo, es decir, el papel del imperturbable mafioso Russell Bufalino. De Niro añade: “Aun así, nos llevó un par de años lograr que aceptara”.

Todavía faltaba un papel muy importante: el de Jimmy Hoffa. Si algo resultaba obvio para todos era que solo una persona podía interpretarlo: Al Pacino. Le enviaron el guion y su respuesta no se demoró en llegar. Contaban con él. El actor, feliz de volver trabajar con De Niro, estaba además encantado de poder formar parte de un proyecto de Scorsese por primera vez.

Sin embargo, había un gran obstáculo. Los protagonistas tendrían que interpretar durante un largo periodo a las versiones jóvenes de sus personajes. Y todos los actores tenían más de setenta.

Pablo Helman, supervisor de efectos visuales en Industrial Light & Magic (ILM), habló con Scorsese, “Marty me dijo: ‘Una cosa es segura. De Niro es un purista de la actuación. Pacino y Pesci también. Ninguno se pondrá un casco con dos minicámarasque los haga parecer más jóvenes. Le dije: "Creamos una tecnología que nunca se usó hasta ahora. El actor no tiene que usar casco ni demarcador facial”.

El sistema de cámaras y software que ILM desarrolló captura los movimientos faciales del actor en el set entre otros actores, sin cascos con cámaras ni marcadores de rastreo visibles, y traduce esos movimientos inalterados a las versiones jóvenes de los actores en 3D generadas por computadora.

Esta tecnología asustó a varios estudios que temían que subiera el costo de la película y no se recuperara la inversión. Fue ahí cuando entró el gigante del entretenimiento por streaming, Netflix. La compañía inyectó más de 106 millones de euros en el proyecto.

El resultado final de tal esfuerzo es tremenda historia de 209 minutos (3 horas y media) que tiene atrapados a quienes la ven.

SIMÓN GRANJA

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.