Secciones
Síguenos en:
'En momentos como estos, hay que abrazar el éxito y el fracaso’
El actor ha participado en telenovelas como ‘Pecados capitales’, ‘La niña’ y ‘Juegos prohibidos’, entre otras.

El actor ha participado en telenovelas como ‘Pecados capitales’, ‘La niña’ y ‘Juegos prohibidos’, entre otras.

Foto:

Canal Caracol

'En momentos como estos, hay que abrazar el éxito y el fracaso’

Después de varios años fuera de la TV, el actor argentino Marcelo Dos Santos regresa.

En el último tiempo que Marcelo Dos Santos pasó en la televisión colombiana, en el 2016, estuvo en producciones de Caracol y RCN (La niña y Sala de urgencias).

Luego vinieron cinco años fuera de la pantalla, un periodo difícil para Dos Santos pues, según ha trascendido, debió vender propiedades para sobrevivir. Eso sin contar que durante año y medio tuvo un teatro con otros socios, inversión que no dio los resultados esperados no obstante la buena calidad de las obras.

De regreso, ahora está en dos producciones de la franja estelar de la televisión colombiana: La reina del flow 2 y Café con aroma de mujer, de nuevo en ambos canales, y, como ha sido durante su carrera, con personajes villanos, oscuros, inescrupulosos.

El de Mike Rivera de La reina del flow, es excéntrico y postizo, “pero sabe del negocio de la música, que ha recorrido sin problemas desde los acetatos hasta las plataformas”, cuenta el actor. Dueño de la empresa White Shark, piensa que el poder lo es todo, y como presidente de su compañía musical está dispuesto a dar la pelea en la Medellín reguetonera, por lo que contrata a Charly Flow, que acaba de salir de la cárcel, con el fin de competir con Yeimi, la reina del flow, y el equipo de artistas urbanos que la acompañan.

“Es un tipo que viene a querer ganar más luego de seguir el mercado en Estados Unidos y Puerto Rico. Sabe que la música se hizo para reír, llorar o bailar, pero, principalmente, que es un negocio”, señala Dos Santos sobre su personaje.

Las grabaciones de esta producción estuvieron paradas “desde marzo hasta octubre del año pasado. Hubo mucha reestructuración de libretos, cambios de escenarios, en fin, fue necesario hacer grandes cambios para seguir trabajando”.

Por otro lado, en Café es el papá de Lucía de Vallejo (Carmen Villalobos), la antagonista. Su personaje es un hombre que pierde todo por sus malas decisiones. Su hija, con un matrimonio ventajoso, lo puede ayudar a tener de nuevo una vida de lujos.

Y, más allá de la actuación, Dos Santos ha pasado el último año y medio con su hijo Demian, de su matrimonio con la actriz Aura Cristina Geithner.

El joven, que tiene 22 años, había vivido fuera del país, y el actor solo podía verlo en cortas temporadas de vacaciones. “Vino a vivir conmigo cuando yo ya estaba sin dinero. Rebusqué recursos haciendo algunas asistencias espirituales —es seguidor y profesor de teorías orientales— y ha sido maravillosa la aceptación desde la calma y compartir un momento intenso. Ha sido una buena época para aprender desde lo espontáneo, desde el éxito, el fracaso, el trabajo, el no tener trabajo, abrazándonos a todo esto”, agrega.

Y explica que ambos agradecen este “tiempo 24/7 guardados, sin hastiarnos, en un encuentro cuando muchas personas no supieron manejar la convivencia, no pudieron con tanta humanidad junta. Venían de estar ocupados, del trabajo, de llegar cansados y hablar muy poco. Pienso que a muchos les faltó agradecer el momento de estar en casa en la pandemia”.

Presentador y actor

Nacido en Buenos Aires hace 57 años, Marcelo Dos Santos empezó en la televisión de su país como presentador. Luego se hizo actor y arrancó un camino por el continente que lo ha llevado a trabajar en Venezuela, México, Brasil y Colombia, donde vive desde hace unas tres décadas. Tiene cuatro hermanas, a las que, dice, siempre ha respetado.

Su inicio en filosofías orientales le permite “llevar una vida tranquila e introspectiva”. Con su hijo, además de reconocerse, han hecho ayunos, “hemos sido austeros y nos hemos dedicado a investigar distintas teorías. Hay corrientes preparacionistas que indican cómo comer menos y mejor, y cómo guardar bien los alimentos en caso de una escasez”.

También, a quererse más. “Hay que ser amoroso, paciente, buena onda, independientemente de las circunstancias”. Y agrega que su hijo es muy profundo y humano, “muy sensible con la gente, y le gusta meditar e indagar sobre lo que somos”.
En su opinión, esta pandemia sí nos ratificó que “lo que tenemos es el presente. Y si hay paciencia y calma, mejor. No estoy en desacuerdo con la entretención, de hecho, en este tiempo la gente ha tratado de buscar cómo divertirse y eso está bien, pero es bueno que miremos más allá, hacia lo natural”.

Espera seguir trabajando porque considera que tiene un gran potencial y, además, porque en este tiempo fue duro para él ver cómo se paró la industria con tantas restricciones. “No estaba contemplado lo que ha sucedido, por eso, hay que aprender”.

CULTURA
EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.