‘Entré a la actuación sin usar mis lazos familiares’: Majida Issa

‘Entré a la actuación sin usar mis lazos familiares’: Majida Issa

La actriz vuelve a encarnar a la Diabla en la segunda temporada de 'Sin tetas sí hay paraíso'.

Majija Issa, actriz colombiana

Majija Issa nació en San Andrés en 1981.

Foto:

Camilo Villabona

Por: Cultura
20 de enero 2018 , 11:35 p.m.

Ver ‘Sin tetas sí hay paraíso’ es devolverse al momento en el que Colombia empezó a mostrar en la televisión el narcotráfico y su incidencia hace más de 10 años, un género conocido como ‘narconovela’ y que, pese a las críticas del momento, tuvo alto ‘rating’.

El género no ha muerto y sigue cosechando audiencia. Desde que empezó la segunda temporada de ‘Sin tetas sí hay paraíso’, la semana pasada, esta producción de Fox Telecolombia para Telemundo y que emite Caracol aparece como una de las más vistas, con un 'rating' de casi 15 puntos.

Es la secuela de ‘Sin tetas no hay paraíso’, basada en el libro de Gustavo Bolívar y realizada en el 2006. Ahora, la historia de Catalina Santana se retoma 20 años después y luego de que todos la creyeron muerta.

En la serie siempre existió una antagónica, la Diabla, ahora representada por Majida Issa, una de las más reconocidas actrices colombianas de la generación joven.

Issa nació como Majida Margarita Issa Belloto en la isla de San Andrés el 27 de junio de 1981. Es nieta de la fallecida actriz Teresa Gutiérrez y sobrina de los actores Miguel Varoni y María Margarita. Estudió en la Escuela Nacional de Arte Teatral de México, y uno de sus más reconocidos personajes fue el de Helenita Vargas en ‘La Ronca de Oro’, que contó la vida de esta cantante y le dio el premio India Catalina a mejor actriz protagónica en el 2015.

Además, ha ganado dos TvyNovelas: uno por su personaje de Fátima en ‘Lady, la vendedora de rosas’, y el otro por Diana en ‘Corazones blindados’. El año pasado fue nominada al Grammy Latino por su disco ‘Pero no llorando’, en la modalidad de mejor álbum de música mexicana.

Entre temporada y temporada, ¿qué pasa con la Diabla?

Fue un reto hacer un personaje que la gente ya conocía, y ha sido una bendición su aceptación.

Esta es una mujer que no tiene escrúpulos y representa el lado oscuro de los seres humanos consumidos por su ambición, y siempre es un regalo para un actor encontrarse con personajes diferentes y con retos, y este era uno mayúsculo.

Vivir entre artistas debió de motivarla a seguir ese camino.

Tomé la decisión consciente durante el primer semestre que estuve estudiando en el Teatro Libre de Bogotá, después de graduarme del colegio. En ese momento entendí a qué me enfrentaba y me di cuenta de que era mi vocación, mi pasión y lo haría mi profesión.

Sin embargo, usted no creció entre sets de grabación...


La gente piensa que yo crecí en las tablas, detrás de un escenario o en un set de televisión, y no fue así. Yo crecí en una isla del Caribe y para mí, venir a Bogotá significaba estar con mi abuela y con mis tíos, a quienes no veía como ‘los actores’, sino como mi familia.

¿Cuál fue la enseñanza más importante de Teresa Gutiérrez?


Mi abuela fue una mujer fuerte, luchadora, incansable, y no he conocido otra actriz más respetuosa y disciplinada que ella. Y como abuela era una alcahueta amorosa.

¿En su vida qué fue primero, la música o la actuación?

Siempre han ido de la mano. Mi trabajo en el teatro ha estado ligado a la música, incluso desde mi formación profesional. De hecho, hace varios años formo parte de la compañía La Jácara Mojiganga, un grupo de teatro musical independiente.

¿Cómo fue su formación?

Estudié en el Teatro Libre, aquí en Bogotá, y después decidí irme a México, a la Escuela Nacional de Arte Teatral (Enat), donde me gradué en el 2005 como licenciada en actuación. He hecho distintos talleres y cursos, y sigo en proceso de formación.

¿La gente le ha dicho que está en la televisión y el teatro por su familia?

No, nunca, porque yo empecé a hacer televisión sin que se supiera de mis lazos familiares, y por lo raro de mi nombre y mi apellido no nos relacionaban. Realmente, las personas y los medios se enteraron luego de mis primeros personajes en TV. Pero sí quiero decir que para mí, siempre ha sido una motivación ver el trabajo de mis tíos y de mi abuela, y ahora el de mi hermana Jordana.

Hablemos de sus personajes de Helenita Vargas y de Fátima, la mamá de Lady Tabares.

A nivel personal, ‘La Ronca de Oro’ me regaló amigos, aprendizajes inolvidables al lado de Pilar (hija de Helenita) y un grupo de trabajo y de cómplices maravillosos. A nivel profesional fue una sorpresa y un aprendizaje increíble, ha sido mi ‘casting’ más luchado. Interpretar a una mujer tan amada y admirada era una responsabilidad muy grande. Además, lograr hacer un trabajo respetuoso para su familia y sus seres amados era una cuestión que no admitía un segundo de descanso y me generaba unos nervios que no les puedo explicar. Siempre agradeceré esa oportunidad.

Fátima, por su parte, fue un camino diferente como actriz. Para crear un personaje no hay una fórmula que puedas aplicar y te lleve al resultado. Hay personajes que exigen cosas y búsquedas que no se han transitado.

Y Fátima fue un regalo por el reto que significó. Es una historia difícil que nos ha dolido a todos, y la persona que yo interpretaba estaba al frente del televisor todas las noches, lo que era un tema delicado. Lady y su mamá me permitieron entrar a su casa y compartir momentos muy personales para lograr el resultado.

El canto la llevó a aspirar a un Grammy Latino el año pasado en la categoría de ranchera, inimaginable para nosotros...

La nominación fue una sorpresa increíble. Ricardo Torres (cantante y productor de música ranchera) y yo nos conocimos en ‘La Ronca de Oro’ y hemos trabajado juntos estos 4 años, él es el productor de mi disco y mi cómplice en esta locura.

El disco nació porque mi papá es amante del género ranchero y él soñaba con tener un disco cantado por mí, así que lo hice y se lo regalé, pero nunca me imaginé que un acto de amor me llevara a estar en la noche de los Grammy.

CULTURA
En Twitter: @CulturaET

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.