Secciones
Síguenos en:
Léa Seydoux, la francesa imparable
Léa Seydoux

Léa Seydoux nació en París el 1.° de julio de 1985.

Foto:

Dominique Charriau/WireImage

Léa Seydoux, la francesa imparable

Léa Seydoux nació en París el 1.° de julio de 1985.

La actriz parisina presentó nada menos que cuatro películas en el pasado Festival de Cannes.

Léa Seydoux se ha metido a la audiencia en el bolsillo por trabajos, tanto en cine independiente como en productos más comerciales. De hecho, en uno de sus últimos trabajos comparte aventuras con Daniel Craig en No Time to Die, la próxima entrega de James Bond.

En ella, volverá a meterse en la piel de la psiquiatra Madeleine Swann, de la organización criminal Spectre, dirigida por Sam Mendes y estrenada hace seis años.

“Mi personaje no es un estereotipo. No es un cliché. Ella es una mujer real e interesante. Eso es lo que necesitábamos”, comentó la actriz a la revista Harper’s Bazaar.

(Le puede interesar: Vea aquí el espectacular primer tráiler de Matrix Resurrecciones)

Presentó cuatro películas en Cannes

En el festival, Seydoux debía presentar cuatro películas en las que interviene: The Story of My Life, de la directora Ildikò Enyedi; The French Dispatch, de Wes Anderson; Deception, de Arnaud Desplechin, y France, de Bruno Dumont.

“Aplaudo a mis cuatro directores y al elenco por sus notables logros. Desde la distancia y en pensamiento, estoy con ustedes con todo mi corazón”, trasmitió la actriz.

Sin embargo, poco antes de asistir a Cannes la actriz parisina dio positivo en covid-19. “Tristemente, tengo que ponerme en cuarentena en París y no voy a poder asistir al Cannes Festival Film este año”, dijo la actriz, según publicó Variety.

La primera actriz en su familia

Seydoux es hija de una filántropa y un hombre de negocios. Su abuelo, Jerôme Seydoux, es productor y presidente de Pathè, una marca cinematográfica.

Sus tíos abuelos son productores y su padre es el director de la compañía francesa Parrot, en la que construyen aeronaves no tripuladas. Sin embargo, Léa parece ser la única que se interesó por dar el salto al otro lado de la pantalla.

(Lea además: Actriz de 'Halloween' recibió el León de Oro en Venecia)

¿Cantante de ópera?

Tenía una voz preciosa, pero la perdí. Era muy tímida

Cuando era pequeña quería ser una cantante de ópera, según contó a C Magazine en 2020. “Tenía una voz preciosa, pero la perdí. Era muy tímida”, dijo al medio.

“Fui al Conservatorio de París e intenté aprender a cantar correctamente. Era muy difícil. Tienes que hacer todos los ejercicios de respiración. Tienes que tener un régimen muy estricto… Me resultaba muy complicado”, comentaba.

Inicios en la actuación

Así que la vida la llevó por el camino de la interpretación y en 2006, con 20 años, hizo su debut con Mes Copines, una comedia francobelga.

En 2009 tuvo su primera oportunidad fuera del cine francés con un pequeño papel, como Charlotte LaPadite, en Inglorious Basterds, de Quentin Tarantino, y, desde entonces Seydoux ha compatibilizado títulos más independientes y minoritarios con grandes producciones comerciales de Hollywood.

Trabajó después con Woody Allen en Midnight in Paris; con Ridley Scott, en Robin Hood, y con Wes Anderson, en Grand Hotel Budapest, con quien repite en The French Dispatch.

En 2013 estrenó La vie D’Adèle, por la que ganó la Palma de Oro en Cannes.

La sensación de sentirse cosificada

Luego llegó la controversia sobre la forma como Kechiche, el director de La vie D’Adèle, había tratado a las actrices, especialmente en lo relativo al rodaje de una escena de sexo entre ambas.

En una entrevista a The Guardian declaró: “Las cosas en la vida no son nunca blanco o negro. Siempre son más complejas. Estoy realmente orgullosa de la película. Creo que es un gran director. Lo que odié fue la sensación de estar siendo cosificada. Así que hubo cosas que odié y otras que amé. Pero sí, ser cosificada es un sentimiento realmente horrible”.

Una mujer muy reservada

A Seydoux le gusta mantener su vida privada así, privada, fuera de las cámaras. Ni siquiera tiene redes sociales. Tuvo Instagram durante un tiempo, pero decidió que no iba con ella. Desde hace años su pareja es Ándre Meyer y tiene un hijo.

(Le recomendamos: Las cuatro joyas del Festival de Venecia)

“No quiero que la gente sepa lo que estoy haciendo. No quiero mostrar el backstage de mi vida. Prefiero la intimidad”, dijo a C Magazine.

MATEO CASTILLO 
EFE
MADRID

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.