La TV indígena: los espíritus de la imagen / El otro lado

La TV indígena: los espíritus de la imagen / El otro lado

Comunicar significa “ir escuchando”, es un ritual de paciencia en el tiempo infinito de la charla.

Ómar Rincón, Crítico de televisión

Ómar Rincón, Crítico de televisión.

Foto:

César Sánchez Carreño

Por: Ómar Rincón
07 de octubre 2018 , 10:00 p.m.

Fuimos a la Sierra. Estuvimos con los wiwas, los arhuacos, los wayús y los kankuamos. Vimos muchas imágenes y oímos a los hermanos mayores. Fuimos a la 10.ª muestra de Cine y Video Indígena de Colombia.

Y esto fue lo que aprendimos sobre la TV indígena: comunicar significa “ir escuchando”, es un ritual de la paciencia en el tiempo infinito de la charla. Sin plan de vida o proyecto político, no hay cámara o medios que valgan. Por eso, la comunicación es una necesidad para existir, resistir y proponer.

No hay un autor, no hay un artista; comunica la comunidad, el colectivo, el pueblo. No interesa divertir, se busca cambiar la actitud con la naturaleza, el territorio, los espíritus. Imágenes mediáticas para Armonizar, Refrescar, Respetar, Escuchar, Obedecer, Cuidar, Conversar.

Antes de grabar, se le pide permiso a la naturaleza y se le pregunta a los mamos por los tiempos propicios. Hay que obedecer los mensajes de la madre tierra porque ella es la maestra y hay que comprender sus mensajes. Por eso, la comunicación es para caminar el territorio y los pensamientos con la comunidad, la identidad y los espíritus.

Se hacen medios inspirados en el territorio, para celebrar la espiritualidad y las lenguas de cada pueblo y como forma de organización de las comunidades. Y es que donde hay una lengua, hay una cultura propia.

La palabra, las imágenes y los sonidos se tejen, se apropian, se divagan, se inventan en una búsqueda desde la cosmovisión de cada pueblo. Se narra en oralidades visuales y en temporalidades de la contemplación.

En la comunicación todo es orgánico como la vida: en la narración se cultivan historias, en el enunciar se ritualiza la relación entre el ser humano, lo espiritual y la naturaleza. La música es la inspiración porque en ella se articula cuerpo-naturaleza-espíritu.

La lucha es por la sabiduría y la soberanía audiovisual, por ese saber cómo queremos ser, por el apropiar e intervenir las tecnologías, por el hablar con la sociedad de los hermanos menores, por el derecho a autorrepresentarse.

Y en todo esto apoya el Ministerio de Cultura y la Autoridad Nacional de Televisión. Y ya se hizo un plan decenal de televisión indígena. Un plan que esperamos el nuevo gobierno obedezca y cumpla.

Hasta aquí mis escuchas. Yo obedecí. Y entendí que hay que ponerle espiritualidad a nuestro mundo. Y que hay que pedir permiso a la madre tierra. Y que hay que obedecer a los espíritus y los mayores. Y que hay otro modelo de sociedad: el de cuidar.

ÓMAR RINCÓN
Crítico de televisión
orincon61@hotmail.com

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.