'Primer año': la presión que mata a quien quiere ser médico en Francia

'Primer año': la presión que mata a quien quiere ser médico en Francia

El cineasta y médico Thomas Lilti plasma el estrés que se vive por ganar un cupo en la universidad.

Película francesa Primer año

Los actores franceses Vincent Lacoste y William Lebghil interpretan a dos estudiantes de naturalezas y clases sociales distintas, pero que son evaluados por el sistema educativo con la misma presión. 

Foto:

Cineplex

Por: Cultura y entretenimiento
09 de julio 2019 , 11:10 p.m.

Un médico francés apasionado por el cine termina haciendo una trilogía sobre su oficio: las dos primeras entregas abarcan el significado de ejercer la medicina y los retos que implica; pero en la película de cierre, se enfoca más en un sistema educativo que aprieta a los estudiantes, no solo desde el punto de vista económico, sino que los somete a una selección voraz que acaba en colapsos nerviosos y hasta en intentos de suicidio.

El responsable de las tres producciones es el galeno Thomas Lilti, que acaba de cerrar su ciclo cinematográfico con Primer año, que se encuentra en las principales salas de cine del país, tras estrenar En un lugar de Francia (2016) y Después de Hipócrates (2014).

“Durante mucho tiempo quise hacer una película sobre la universidad, sobre la energía de los estudiantes en el trabajo. Tenía en mente una visión muy cinematográfica de lo que podía ser una película al respecto. Debía llamarse Panthéon-Sorbonne. Pero estábamos lejos de la medicina”, cuenta Lilti en una entrevista a la que tuvo acceso EL TIEMPO, acerca de la génesis de Primer año.

El filme aborda el estrés y la decepción a los que se ven sometidos los estudiantes del primer año de medicina que deben presentar unas exigentes pruebas si quieren continuar en la universidad pública. Es un relato emotivo, que plasma los estilos muy diferentes de dos aspirantes: uno que proviene de una familia de médicos, de buena condición económica, en la que un chico relajado va por primera vez a presentar el examen y se choca con una realidad cruda, y el otro, de clase media, que está al borde de la neurosis si no lo aprueba en su tercera oportunidad. Hay que destacar la maestría de Lilti tanto en el guion como en la edición del filme para ir más allá de un drama lejano y lograr sumergir al espectador casi en un thriller de 92 minutos: estamos hablando de casi 3.500 aspirantes para 300.

¿Cómo nació esta película?

Durante los conversatorios con el público, me preguntaban mi opinión sobre las razones de la falta de médicos en la provincia. Después de hacer un recorrido llegué a una conclusión: tal vez el problema no sean los médicos jóvenes, sino el sistema que los capacita y escoge. Ahí, de repente, sentí que algo se había desbloqueado para contar una historia. Sé lo que funciona y lo que no funciona desde la perspectiva de los estudios de Medicina. Y tengo la intuición de que lo que experimenté, como estudiante, puede ser un síntoma de un problema mayor.

Entonces, ¿la historia va más allá de unos exámenes rigurosos para enfocarse en criticar el sistema educativo?

A diferencia de mis dos películas anteriores, Primer año no es una película sobre la práctica de la medicina. Lo que me interesa aquí es la juventud y cómo el sistema no hace algo para ayudarlos y mejorarlos. Quería contar la violencia que enfrentan en estas grandes competiciones que determinan toda su vida.

Específicamente, habla de la competencia desmedida...

El primer año de medicina es completamente loco, donde vivimos unas pocas horas en un centro de exámenes. La medicina no es, en esta película, un pretexto, sino un contexto, una puerta de entrada que debería permitir a la audiencia comprender el propósito de los personajes.

Una forma de hablar de esta hipercompetencia en la que nuestro tiempo nos obliga a vivir. Apenas estamos saliendo de la escuela secundaria y ya el sistema de educación superior nos pone en competencia, nos clasifica. ¿Cuándo encontramos eso normal? ¿Este sistema realmente funciona? A través de esta película, quise hacer una declaración y plantear estos temas.

Más que una película de aprendizaje, es una película política…

Supongo que son ambos. ¡Incluso me gusta! Siento que todas mis películas son políticas, en el sentido que observo a la gente a mi alrededor. Ellos son los que me dan ganas de escribir. Por supuesto, cuando uno se parte de la realidad para escribir, reaparece la cuestión política. Tienes que elegir tu lado. Así que hago películas políticas contando historias sobre nuestro tiempo.

Sin embargo, no es panfletaria.

El tema de tomar una posición nunca es el punto de partida. Primer año no es una película de tesis. No utilizamos personajes y argumentos para martillar un mensaje: depende del espectador leer la película como desee.

Por ejemplo, también es una película sobre la amistad; incluso, una historia sobre la juventud y ese momento en que uno se convierte en adulto. Todos estos temas interactúan con ese cuestionamiento político y mi visión de un sistema que no funciona. La idea de que mi personaje encuentre al final una forma de piratear ese orden establecido, me atrae. Su viaje personal se convierte casi en un viaje político.

CULTURA Y ENTRETENIMIENTO
Twitter: @CulturaET

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sal de la rutina

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.