Rubén Blades, el padre de la salsa intelectual

Rubén Blades, el padre de la salsa intelectual

El polifacético artista, que cumplió 70 años, lleva más de medio siglo en los escenarios.

Rubén Blades, cantante panameño

El cantautor panameño, que nació el 16 de julio de 1948, publicó su primer álbum en 1970.

Foto:

Jacqueline Romano / FilmMagic

08 de septiembre 2018 , 10:03 p.m.

Rubén Blades acaba de celebrar su cumpleaños número 70 inmerso en una gira que lo llevará por una veintena de ciudades europeas y latinoamericanas. También está trabajando en un álbum que fusiona el rock y el ‘reggae’, escribiendo un libro y preparando su participación en la nueva temporada de ‘Fear the Walking Dead’, la precuela de la exitosa serie de televisión sobre zombis. Es incombustible. “Siempre quedará algo por iniciar, algo por corregir, por mejorar. El tiempo siempre representa una oportunidad para la acción, y envejecer es una consecuencia del triunfo sobre la muerte. La edad no debe asustar, nos debe alegrar. Con salud, todo es posible. Mientras me resulte posible hacerlo, continuaré aprendiendo y aportando”, comenta el Poeta de la Salsa sobre el aniversario.

Su cumpleaños también lo celebrará con el estreno en cines –este jueves en Colombia– del documental ‘Yo no me llamo Rubén Blades’, que acompaña al músico en un recorrido por su carrera de 50 años.

“En un tono íntimo, la película propone una oportunidad única de conocer al artista, su música y las historias detrás de ella. A través de sus propios testimonios y los de protagonistas de su mundo, conoceremos la obra de este polifacético artista y sus razones para querer dejarlo todo y comenzar de nuevo”, dice Cine Colombia en la reseña sobre el estreno de la cinta.

“Sus letras han traspasado fronteras físicas y han llegado hasta Europa, pero también han cruzado fronteras generacionales. Están en la mente de al menos tres generaciones de latinos y forman parte de nuestra idiosincrasia”, subraya el director de cine Abner Benaim, autor del documental, que se pasará en el canal HBO el año próximo.

‘Cronista de la música’

El cineasta, que para rodar su película acompañó al artista durante dos años, por distintos países, considera que su éxito radica en “el sentido de justicia de sus letras”, en su compromiso político y en haber sabido reflejar las distintas realidades latinoamericanas, lo que le ha valido sobrenombres como el Poeta de la Salsa o el Padre de la salsa intelectual. A Blades también le gusta recordar que el nobel Gabriel García Márquez lo llamaba “cronista de la música”.

“Es un intelectual, una persona muy leída e íntegra, que ha mantenido siempre una misma línea ideológica y que ha sido coherente con lo que ha defendido. Él suele decir que los comunistas lo han acusado de ser de derechas y que los de derechas lo han llamado siempre comunista. Creo que cuando a alguien le pasa eso es que está haciendo las cosas bien”, explica Benaim.

Su cumpleaños también lo celebrará con el estreno en cines –este jueves en Colombia– del documental ‘Yo no me llamo Rubén Blades’, que acompaña al músico en un recorrido por su carrera de 50 años

Nacido el 16 de julio de 1948 en el barrio de San Felipe, el casco histórico de la capital panameña, y en el seno de una familia multicultural, Rubén Blades es una de las leyendas vivas de la música latinoamericana y uno de los mejores embajadores de Panamá.

“Está a la altura de Roberto ‘Mano de Piedra’ Durán (el boxeador panameño considerado el mejor peso ligero de todos los tiempos). Lo conocen allá donde va. Es difícil igualar una carrera como la suya”, afirma el músico istmeño Roberto Delgado, cuya orquesta acompaña a Blades desde hace más de una década en sus giras internacionales.

Ha grabado una veintena de álbumes, ha hecho colaboraciones con estrellas como Sting y Paul Simon, ha intervenido en decenas de películas y series de televisión, se ha atrevido con ritmos como el tango –a priori tan antagónico a la salsa– y ha compuesto temas como ‘Pedro Navaja’, ‘Siembra’, ‘Buscando América’ y ‘Patria’.

En las estanterías de su casa ya no hay espacio para tanto premio: tiene 17 Grammys (entre anglos y latinos), así como un sinfín de otros reconocimientos. En la última edición de los Grammy Latinos arrasó con ‘Salsa Big Band’ y se alzó con tres galardones, entre ellos el de mejor álbum del año.

Rubén sigue cantando no porque lo necesite económicamente, sino porque lo necesita emocionalmente. Es lo que lo llena y lo va a seguir haciendo hasta que Dios le dé salud. Además, debo decir que su voz está mejor que cuando empezó a cantar y eso que casi no se la cuida. Ni siquiera calienta antes de un concierto, es algo natural, un don que tienen muy pocos. Lo único que hace durante las giras es retirarse a su cuarto a descansar después de cada concierto. El descanso es sagrado para él”, cuenta su director de orquesta.

Blades creció en plena dictadura militar panameña (1968-1989) y, después de licenciarse en derecho en la Universidad de Panamá, en 1974, y de hacer sus primeros pinitos en la música panameña, puso rumbo a Nueva York (Estados Unidos), donde trabajó como mensajero en la discográfica Fania Records. Allí conoció al gran Willie Colón, con quien se alió durante años y sacó joyas como ‘Metiendo mano’ y ‘Maestra vida’.

Su compromiso político superó el universo de las notas musicales y en 1994 se presentó como candidato a la presidencia de Panamá por su propio partido, Papa Egoró

La tarea política

Entre sus canciones con mayor carga política se encuentran ‘El padre Antonio y su monaguillo’, sobre el asesinato del arzobispo Óscar Romero, de El Salvador, a manos del régimen militar de derecha que gobernaba ese país, y ‘Desaparecidos’, que alude a las miles de desapariciones forzosas que se dieron durante la dictadura del general Augusto Pinochet en Chile.

Su compromiso político superó el universo de las notas musicales y en 1994 se presentó como candidato a la presidencia de Panamá por su propio partido, Papa Egoró, con el que quedó en tercer lugar con cerca del 20% de los votos. Diez años después, apoyó la candidatura de Martín Torrijos; cuando este se convirtió en presidente, lo nombró ministro de Turismo, cargo que ocupó hasta el 2009.

Casi una década después, el artista evita contestar directamente a la pregunta de si tiene intenciones de volver a la política, teniendo en cuenta la situación actual de Panamá, “un país portátil con héroes falsificados, ideales hipotecados y total mediocridad”, según lo definió en ‘País portátil’, uno de sus temas más recientes.

En el correo electrónico que envía a esta reportera, Blades se limita a indicar que “todos debemos participar en la vida pública si queremos construir una mejor sociedad, pero mientras los partidos que existen hoy sean los encargados de crear leyes y de aplicarlas, el país va hacia el desastre”.

En unos meses, cuando se definan las candidaturas presidenciales de cara a los comicios de mayo del 2019, saldremos de dudas y veremos si el máximo exponente de la salsa intelectual cuelga sus icónicas maracas y decide saltar de nuevo al ruedo electoral.

MARÍA M. MUR
EFE Reportajes
En Twitter: @mmartinezmur

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.