Benjamín Echazarreta: un director de fotografía sin fronteras

Benjamín Echazarreta: un director de fotografía sin fronteras

El director de fotografía de ‘Una mujer fantástica’, es ahora parte de la Academia de Hollywood.

Benjamín Echazarreta, director de fotografía

Benjamín Echazarreta, 43 años, ha trabajado en tres largometrajes con el director chileno ganador del Óscar Sebastián Lelio.

Foto:

Cortesía El Mercurio (Chile) - GDA

Por: Ernesto Garratt Viñes - El Mercurio (Chile) - GDA
26 de agosto 2018 , 09:28 p.m.

La primera vez que escuché el nombre de Benjamín Echazarreta (43 años) fue cuando el fallecido director de cine francés René Féret lo elogió como su director de fotografía en la cinta ‘Nannerl, la hermana de Mozart’, sobre la desconocida y talentosa hermana de Amadeus Mozart. Se trató de una película con varias virtudes, como una fotografía deslumbrante, y que ‘The New York Times’ tildó de “preciosa”.

“El encargado de la luz es un chileno: Benjamín Echazarreta –me decía René Féret en 2011 sobre el trabajo de este compatriota–. Hice mis tres últimas películas con él. Es excelente. Es un gran amigo, es como un hijo para mí”.

Ahora al teléfono desde Hong Kong, el director de fotografía chileno Benjamín Echazarreta, parte del equipo de la ganadora del Óscar ‘Una mujer fantástica’ y nombre recién sumado a los integrantes de la Academia de Hollywood, recuerda su paso por la cinematografía francesa de la mano de René Féret. Un cineasta que lo acogió en su casa productora hace justo diez años.

“Viajé en los años 2000 a Francia para empezar a trabajar allá. Y ahí filmé cuatro películas de René Féret: él fue una de las personas que me dieron mi primera oportunidad como director de fotografía en Francia”, dice Echazarreta sobre una colaboración que comenzó con la cinta de bajo presupuesto ‘Comme une étoile dans la nuit’ (2008) y se agrandó hasta ‘Nannerl, la hermana de Mozart’, en 2010; esta última, una ambiciosa cinta de época que llevó al chileno a hacerse cargo de la fotografía dentro del majestuoso Palacio de Versalles.

“Fue un bonito rodaje, René trabajaba con su familia. Los referentes de la película eran muy clásicos, como ‘Barry Lyndon’. Los decorados, espectaculares. Para mí fue superimportante este trabajo porque era la primera película que me permitía acceder a una fotografía, así, grande, con muchas luces y aparataje. Me estaban ofreciendo la posibilidad de lograr algo visualmente contundente”, dice.

Destino fortuito

Benjamín Echazarreta habla con un dejo de acento francés, y eso se debe a que es franco-chileno: nacido en París (Francia) en 1975, el hijo del artista visual chileno Alfredo Echazarreta llegó a vivir a Chile a los 14 años. Su padre, además de la pintura y el grabado, le transmitió su afición por la fotografía. Así comenzó a revelar con él y a, según la vieja escuela, ampliar fotos en papel, en un laboratorio ubicado en su taller.

“Él me enseñó todo el proceso fotoquímico, que a él le fascinaba... mi padre es un gran grabador, entonces la impresión a través del químico es algo que lo apasiona”, asegura.

Entró a la Escuela de Cine de Chile sin tener mucha idea de su vocación como director de fotografía, más bien lo hizo para seguir el ejemplo de un amigo que le propuso estudiar allí cuando ya era un joven egresado de la Alianza Francesa. Pero el cine siempre fue parte importante de su vida. Su padrastro era el productor italiano Carlo Bettin, que trabajó con Gonzalo Justiniano en ‘Amnesia’ y desde muy pequeño fue parte de los sets.

“Estuve un par de veces en el set de ‘Amnesia’ y en Francia fui extra en algunas películas en las cuales trabajaba mi padrastro, así que tempranamente descubrí en qué consistía este universo”, dice este artista de la luz y la cámara para quien, no obstante las señales de la vida, estudiar cine y elegir la dirección de fotografía fue un accidente afortunado. Una fortuna que comenzó hace 22 años de manera oficial, haciendo la foto del primer cortometraje del ahora ganador del Óscar Sebastián Lelio, ‘Cuatro’. “Hacer la foto fue algo inesperado para mí, ya que empecé haciendo sonido en la escuela y en algún momento, Sebastián Lelio me dijo: ‘oye, ¿por qué no haces la foto de mi corto?’ Y me lo tomé muy a pecho y muerto de susto porque, claro, en ese momento igual se filmaba a ciegas, solo con intuición, y el enfoque era difícil; ver los contrastes era difícil en el visor de esas cámaras de 16 mm. Entonces me asesoré y fui a ver al director de fotografía Joan Littín”.

Estuve un par de veces en el set de ‘Amnesia’ y en Francia fui extra en algunas películas en las cuales trabajaba mi padrastro, así que tempranamente descubrí en qué consistía este universo

Lo llamó y le pidió consejos, algunos de los cuales aplicó en el corto ‘Cuatro’. Recuerda Lelio: “Con Benjamín hemos venido trabajando desde la Escuela de Cine, donde nos conocimos y estudiamos. Crecimos juntos y ha sido un viaje de hermandad y co-creación muy inspirador. Él siempre se ha caracterizado por ser un esteta y un cinéfilo”.

Los maestros de la luz

Benjamín Echazarreta ha trabajado en tres largometrajes con Sebastián Lelio, ‘Navidad’ (2009), ‘Gloria’ (2013) y ‘Una mujer fantástica’ (2017). “Yo siempre le tuve mucha fe a ese hombre, siempre le tuve mucha fe –dice el director de fotografía sobre Lelio. Para mí fue un gran mentor. Incluso me sigue abriendo los ojos en la cinematografía”. Y fue en 2013 cuando Benjamín Echazarreta sintió que el medio chileno abría los ojos para ver de lo que él era capaz en la película de Lelio, ‘Gloria’. “Para mí también fue un ‘hit’ ‘Gloria’, y en parte creo también que dentro del cine chileno me puso en un lugar; yo no existía antes de eso, y después de ‘Gloria’ la gente empezó a considerar mi trabajo”.

Las imágenes del Instagram de Benjamín Echazarreta parecen la exposición de una galería de arte. Muchas son fotografías de su propia autoría y en las más recientes se pueden ver locaciones asiáticas de su actual rodaje en Hong Kong: ‘Luz’, de la cineasta Flora Lau. También hay un homenaje en su Instagram al director de fotografía recientemente fallecido Robby Müller, quien, dice Benjamín, fue un referente, junto a Sebastián Lelio, para darles luces acerca de cómo sería el ahora celebrado ‘look’ de ‘Una mujer fantástica’.

“Películas con fotografía de Robby Müller como ‘El amigo americano’ y ‘París, Texas’, ambas de Wim Wenders, fueron cruciales para mí. Yo hice una carpeta completa de ‘Una mujer fantástica’ donde las tres cuartas partes de las fotos son de ‘París, Texas’, sobre todo el trabajo del color. Yo estaba supercomplicado a la hora de cómo asumir un color, de decir ‘OK, trabajemos uno y que sea uno arbitrario’. Y de esa forma fui mirando lo que había hecho Robby Müller y cómo él ponía un rojo o un verde arbitrariamente. Me ayudó muchísimo a decir en ese momento ‘OK, asumamos algo que pueda ser incoherente, pero que pueda ser visualmente fuerte’, como la escena del sauna de ‘Una mujer fantástica’ que tiene esos bruscos cambios de tonos.

Benjamín Echazarreta hace una pausa y recuerda a otro director de fotografía magistral, Giuseppe Lanci, quien trabajó en la legendaria cinta ‘Nostalgia’ de Andrei Tarkovski y a quien pudo conocer en persona como parte del equipo de rodaje de ‘Tierra del Fuego’, de Miguel Littín, filmada en la Patagonia chilena en 1999.

Cuando Joan Littín, hijo de Miguel, conoció a Echazarreta, lo invitó a ser parte del ‘crew’ de este filme que ya es una leyenda porque allí se estaban fogueando quienes iban a ser grandes nombres del cine local: los jóvenes Pablo Larraín, Cristian Jiménez, Andrés Waissbluth y el director de fotografía Sergio Armstrong. Y claro, el propio Echazarreta.

“Éramos varios que estuvimos en esa película, que nos forjó y nos mostró los caminos que había que tomar –recuerda Benjamín Echazarreta–. Yo era el ‘louder’ y cargaba estos ‘chassis’ de mil pies con películas de 35 de mil pies que apenas me cabían en la mano”.

Con la sensibilidad femenina

La vida le ha cambiado a Benjamín Echazarreta desde que ‘Una mujer fantástica’ ganó el Óscar. Dice que se ha movido por distintas partes del mundo filmando lo que resume bajo las actividades de un itinerario de “películas dirigidas por mujeres o protagonizadas por personajes femeninos fuertes y decididos”.

En Buenos Aires, por ejemplo, rodó este año ‘Dry Martina’, lo nuevo del director chileno José Manuel ‘Che’ Sandoval, la historia de una diva de la canción noventera en busca un sentido para su vida.

Benjamín es un director de fotografía con un liderazgo marcado. Fue un aprendizaje haber trabajado con él porque su manera de ver la fotografía creo que mejoró la manera como yo veo las películas –dice ‘Che’ Sandoval–. Quiero decir, su visión hizo crecer el estilo de mi cine”.

En México, Benjamín Echazarreta rodó el filme ‘Luciérnagas’, de la directora iraní Bani Khoshnoudi, sobre un joven gay de Irán que rehace su vida en Veracruz.

Y ahora estoy en Hong Kong filmando esta película china que nace a raíz de ‘Una mujer fantástica’, después del Óscar. Esto ha sido bien espectacular. Me llamaron para hacer esta película de un presupuesto bien grande, una coproducción francesa y china con Isabelle Huppert”, detalla.

Se ha movido por el mundo filmando lo que resume bajo las actividades de un itinerario de películas dirigidas por mujeres o protagonizadas por personajes femeninos fuertes y decididos

La directora de ‘Luz’, Flora Lau (cuya previa cinta ‘Bends’ estuvo en ‘Una cierta mirada’ en Cannes), lo invitó a este proyecto que lo tiene ocupado filmando en China, en Hong Kong, y que lo hará recalar prontamente en París para rodar con Isabelle Huppert.

También rodó hace poco en Santiago de Chile la cinta musical de la directora María Paz González, con el título tentativo ‘Todas vuelven’, protagonizada por la estrella peruana Magali Solier (‘La teta asustada’).

“He trabajado con mujeres últimamente... Creo que tiene que ver con ‘Una mujer fantástica’: o filmo con cineastas mujeres o filmo a protagonistas mujeres, me ha tocado harto eso”, afirma.

¿Y qué le pareció la invitación a participar en la Academia de Hollywood?

Me alegré en su momento, pero no sé qué significa realmente. Es un bonito reconocimiento de parte de la Academia gringa y sin duda puede ser una puerta abierta para ir a trabajar allá. Pero en estos momentos estoy superenfocado en esta película que estoy haciendo. Me imagino que en Chile representará algo más, pero ahora, estando tan lejos, he recibido los saludos de mi madre, de mi padre, buena onda. Lo bueno es que uno sigue trabajando y sigue en lo mismo; las problemáticas son las mismas donde estés, y los premios que hayas ganado, o sea, a la hora de filmar esto no significa nada, realmente nada, porque los problemas los tienes que seguir resolviendo. Lo del Óscar me ha permitido estar acá, pero no me ha permitido trabajar mejor; incluso te diría que me ha dado más trabajo que otra cosa y más cabeceo que otra cosa... pero bien, son buenos problemas”.

ERNESTO GARRATT VIÑES
EL MERCURIO (Chile) - GDA
En Twitter: @ElMErcurio_cl

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.