Ficción y literatura se rinden ante las historias de personas trans

Ficción y literatura se rinden ante las historias de personas trans

Cada vez son más frecuentes las apuestas que retratan vidas de este colectivo silenciado por años. 

Serie ‘Pose’

La serie ‘Pose’, del director Ryan Murphy, se estrenará en Colombia el 5 de octubre a través de Fox Premium. La mayoría del elenco son transexuales.

Foto:

Cortesía Fox

Por: Fabiana Scherer Seguir - La Nación (Argentina) - GDA
23 de septiembre 2018 , 09:32 p.m.

“Siempre fui alguien distinto en el curso y nunca encontré mi lugar. A medida que íbamos creciendo me sentía cada vez más lejos de ustedes. Me señalaron, me veían como una chica rara y yo me iba encerrando cada vez más. Siempre necesitan encasillarme en algún lugar, pero yo no encajo en ningún lado. Quiero pedirles algo, que seguramente genere más burlas que antes, pero ese ya no es mi problema. Ese es un tema de cada uno de ustedes. 

Ya no me importa que se rían de mí, que me insulten, no me importa. Yo estoy seguro de mí mismo y no quiero pretender más. Quiero que sepan que soy Juan y así me gustaría que me llamen”, pidió Juani, a quien da vida la actriz Maite Lanata, frente a sus compañeros de clase en una de las escenas más movilizadoras de la telecomedia argentina ‘100 días para enamorarse’.

La telenovela, estrenada en mayo de este año, ha marcado un quiebre en la televisión local argentina con la escena de la decisión de Juani, pues se atreve a tratar la sexualidad transgénero en horario ‘prime time’ y a partir de la historia de una niña de una familia de clase media que se siente varón. De esta manera, la televisión argentina empieza a hablar de este tema que se trata cada vez más en las pantallas del mundo.

Y es que ya son varias las series y películas que tratan el tema transgénero. En Colombia resalta, por ejemplo, el documental ‘Señorita María, la falda de la montaña’. Otro caso es la serie de Ryan Murphy, Pose, que explora el auge de la escena ‘ballroom’ neoyorquina (literalmente, salón de baile) una competencia de baile ‘drag’ surgida en Nueva York en los años 30. La particularidad de ‘Pose’ es que tiene el elenco de actores transgénero más amplio de la historia de la televisión estadounidense (MJ Rodríguez, Indya Moore, Dominique Jackson, Hailie Sahar y Angelica Ross).

“Quería humanizar a la comunidad trans, y pensé que era el momento de hacerlo”, aseguró Murphy en una entrevista publicada en ‘The Hollywood Report’. Sin dudas, él es uno de los productores y creadores más destacados de la industria y es clave a la hora de hablar de inclusión en la televisión estadounidense. A lo largo de sus diferentes proyectos, los transgéneros y transexuales ganaron protagonismo, solo basta echar un vistazo a la comedia negra ‘Nip/Tuck’ (Famke Janssen era una transgénero operada) y la superexitosa ‘Glee’ (Unique era un adolescente afroamericano que quería ser mujer y la entrenadora Shannon se presentaba convertida en Sheldon).

Y es que ya son varias las series y películas que tratan el tema transgénero. En Colombia resalta, por ejemplo, el documental ‘Señorita María, la falda de la montaña’

La televisión es un medio tan poderoso que ahora es el momento de poner estas historias y estos personajes para recordarle a la gente que todos somos iguales y que todos estamos luchando por las mismas cosas: tener sueños y ser amado”, explicó Murphy, quien busca humanizar a la comunidad, especialmente ahora que está bajo la administración del presidente Donald Trump. “Siento que este presidente y esta administración nos han retrasado 20 años”.

Bajo esta tendencia, plataformas como Netflix y Amazon se hicieron eco en este terreno con propuestas encabezadas por las combativas hermanas Wachowski, Lana y Lilly, quienes alcanzaron el reconocimiento mundial con ‘Matrix’, que dirigieron cuando todavía eran Andy y Larry. Con ‘Sense 8’, las Wachowski dieron luz a uno de los personajes trans más populares de la televisión: Nomi, interpretada por la actriz también transexual Jamie Clayton.

En ‘Orange is the New Black’, otro de los sucesos de los últimos años, la actriz Laverne Cox (que interpreta a la reclusa también transgénero Sophia Burset) se convirtió en la primera actriz trans nominada a un Emmy y la primera en lograr una tapa en la revista ‘Time’.

Otra de las series de alto reconocimiento es ‘Transparent’, pero, en este caso, la multipremiada ficción está protagonizada por Jeffrey Tambor, actor ‘cisgénero’ (término que se utiliza para describir personas cuya identidad de género y género asignado al nacer coinciden) que se alzó con un Globo de Oro y dos Emmy.

“Soy un orgulloso hombre trans, doctora Bailey. Me gusta que la gente me conozca antes de que descubran mi historial médico”, así se presentó Casey, interpretado por Alex Blue Davis, actor transgénero, en la temporada número 14 de ‘Grey’s Anatomy’, la popular serie de médicos.

Cambio de mentalidad

El cine, a lo largo de su historia, ha ofrecido una gran lista de personajes cuyos parámetros y abordajes con el tiempo fueron cambiando. Pensemos en ‘Glen o Glenda’ (1953), que suponía ser una ‘biopic’ de Christine Jorgensen, la primera mujer transexual en aceptar su condición públicamente, que Ed Wood retrató en un film que fracasó y que hoy es considerado un título de culto dirigido por el peor director de cine jamás visto.

No hay duda de que la participación de la chilena Daniela Vega, quien se convirtió en la primera actriz transexual en participar en la presentación de la gala de los Óscar, sirve de ejemplo para el cambio que está atravesando Hollywood. La actriz, protagonista de ‘Una mujer fantástica’, mejor película extranjera 2018, es defensora de los derechos de actores trans, quienes buscan derribar de una vez por todas que se utilicen actores cis en roles trans.

El argumento es que esta clásica tendencia no hace más que perpetuar la idea de que las transexuales y transgéneros son hombres con peluca, maquillaje y vestidos de mujer.

Una de las últimas polémicas tuvo en el centro de discusión a Scarlett Johannson. Desde que anunció su protagónico en la película ‘Rub & Tug’, donde sería la encargada de interpretar a un hombre transgénero, le llovieron numerosas críticas.

Pese a las primeras reacciones de la actriz, que defendía su posición de seguir adelante, la oleada de críticas finalmente hizo que abandonara el proyecto y de paso reflexionara sobre el tema: “Nuestra comprensión cultural de las personas transgénero continúa avanzando y he aprendido mucho de la comunidad desde que hice mi primera declaración sobre mi casting y me di cuenta de que era insensible. Tengo una gran admiración y amor por la comunidad trans y agradezco que la conversación sobre la inclusión en Hollywood continúe –explicó en un comunicado–. Aunque me hubiera encantado la oportunidad de dar vida a la historia de Dante (Tex Gill, un hombre transgénero nacido como Lois Jean Gill, que regenteaba una red de salones de masajes en Pittsburgh) y su transición, entiendo por qué muchos pueden sentir que debería ser interpretado por una persona transgénero y estoy agradecida de formar parte de este debate controversial. Ha desencadenado una conversación más amplia sobre la diversidad en el cine”.

En ‘Orange is the New Black’, otro de los sucesos de los últimos años, la actriz Laverne Cox se convirtió en la primera actriz trans nominada a un Emmy

En Argentina se estrenó este año ‘Marilyn’, la película de Martín Rodríguez Redondo, inspirada en hechos reales que se presentó en el ‘Bafici’ y que ya cosechó varios premios en diferentes festivales. La historia se centra en Marcos, un peón de campo de 17 años que descubre su sexualidad en un ambiente hostil. Apodado Marilyn por otros adolescentes del pueblo, es objeto de deseo y discriminación.

“Afortunadamente, la diferencia de los sexos es más profunda. Los trajes no son otra cosa que símbolos de algo escondido muy adentro”, escribió Virginia Woolf en ‘Orlando’ (1928), la obra en la que se cuestionó sobre las diferencias entre hombres y mujeres y cuyo personaje puede ser considerado el primer transexual protagónico de un clásico de la literatura moderna.

El tiempo también hizo que la literatura fuera incorporando en sus relatos personajes transgénero con abordajes bien diferentes. Como símbolo de inclusión, la literatura juvenil e infantil se animó a dar pruebas de los cambios sociales con títulos que buscan derribar tabúes.

Un excelente ejemplo es ‘Si yo fuera tu chica’ (‘#Numeral’), la novela de Meredith Russo. La autora empezó a vivir su identidad como mujer trans en 2003. La historia cuenta parte de su recorrido personal y lo hace a través de la protagonista, Amanda Hardly, una chica transgénero que se muda a un pueblo de Tennessee donde afronta los desafíos de la identidad de género y la búsqueda del amor.

Russo es una activista que escribió para ‘The New York Times’ una columna celebrada sobre el uso de los baños de las personas trans y de la nueva ley sobre uso de baños públicos.

En el artículo titulado Qué se siente usar el baño equivocado, señaló: “Me dirigí al baño de hombres, donde esperé a que se desocupara el único cubículo existente. Pensé en hacerlo estilo punk-rock: levantarme la falda y usar el urinario, y a cualquier hombre que me mirara raro decirle ‘fuck you’. Pero no, hay que ser más dócil en la Tierra que una mujer que acaba de hacer su transición”.

Por su parte, Alex Gino, activista transgénero, aborda el tema del conflicto de género de forma directa en una novela para niños. George es la historia de un niño de 10 años que sencillamente se siente una niña. ‘The New York Times’ destacó que George llegó para ocupar un lugar vacío, en cuanto a literatura con personajes transgénero se refiere, destinado a chicos.

“Los niños merecen y necesitan historias para poder contar con herramientas, para que puedan averiguar quiénes son y puedan comprender mejor a las personas que los rodean –comentó el autor en una nota publicada en La Nación–. En 10, 20 años tendremos una generación de niños que cuando se encuentren con alguien que identifican como trans, tal vez George estará en el fondo de sus mentes y los ayudará a ser capaz de ver a esa persona como un ser humano más completo”.

‘Señorita María’, el punto colombiano

En marzo de 2017, el Festival de Cine de Cartagena (Ficci) terminó edición con la proyección del documental ‘Señorita María, la falda de la montaña’ en las pantallas de la ciudad amurallada. La historia relata la vida de un campesino que creció sintiéndose mujer y que durante toda su vida, transcurrida en el pueblo de Boavita, Boyacá, sintió el rechazo, hasta que el director Rubén Mendoza la vio en la carretera y la hizo la protagonista de la cinta. En total, 90 minutos que conmovieron a Cartagena durante sus cuatro funciones.

FABIANA SCHERER SEGUIR
LA NACIÓN (Argentina) - GDA

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.