‘En la actuación, he hecho hasta de Virgen María’

‘En la actuación, he hecho hasta de Virgen María’

Julio César Luna será homenajeado este miércoles por el Círculo Colombiano de Artistas.

Julio César Luna llegó a Colombia a finales de la década de los años 60.

Julio César Luna llegó a Colombia a finales de la década de los años 60.

Foto:

FOTO: ABEL CÁRDENAS. EL TIEMPO

Por: OLGA LUCÍA MARTÍNEZ ANTE
CULTURA
03 de septiembre 2019 , 10:55 p.m.

Básicamente, Julio César Luna se quedó en Colombia porque aquí se curó del asma. Algunos de sus amigos con los que llegó al país, procedente de Argentina, siguieron para Estados Unidos, y otros se devolvieron.

“Fue pisar Colombia y me mejoré, algo milagroso”, dice el argentino Julio César Luna Valotta, de 73 años, que llegó al país a finales de los años 60, donde se ha
desempeñado como actor de cine, teatro y televisión, profesor de actuación, libretista, director, cantante y voz de marcas comerciales.

Por todo lo anterior, recibirá este 4 de septiembre un homenaje en el Círculo Colombiano de Artistas (Cica). “Es un reconocimiento que agradezco, especialmente a la presidenta del Cica, María Eugenia Penagos, que acogió la solicitud de mis amigos y compañeros. Es muy gratificante y lo valoro mucho”, dice.

Julio César Valotta Fernández Luna nació en Córdoba (Argentina), el 17 de febrero de 1946. Es el hijo de Jorge Alberto Valotta y María Celia Fernández-Luna. Ha actuado en producciones como 'Luna, la heredera'; 'Te busco', 'Amor a mil', 'Marido y mujer', 'La mujer del presidente', 'María Bonita', 'Azúcar', 'La hora del vampiro', 'La sombra de un pecado', 'Viaje al pasado', 'Cartas a Beatriz', 'Kandú', 'Dos rostros, una vida', 'El enigma de Diana' y 'Diario de una enfermera', entre otras obras.

Pero tal vez una de sus facetas más importantes ha sido la de director, pues estuvo al frente de éxitos televisivos como 'La potra zaina', 'Gallito Ramírez', 'Tuyo es mi corazón' y 'Pero sigo siendo el rey'.

Esta última producción, de 1984, generó un cambio importante en las series nacionales. “Fue una telenovela que se hizo con los libretos de Marta Bossio y David Sánchez Juliao, con humor negro y una dura crítica. Fue un éxito. Incluso, pocos meses antes de su fallecimiento, Carlos Muñoz (su protagonista) me dijo que con esta serie había quedado claro que una comedia había que hacerla en serio, pues se decían parlamentos como ‘Te vas porque yo quiero que te vayas’ y era como si le salieran a su personaje por primera vez”.

De hecho, Luna se tomó la actuación muy en serio desde niño. El teatro lo descubrió cuando estuvo interno en el colegio Pío IX, de la congregación Don Bosco, en su ciudad natal.

“Hacíamos obras blancas y en una semana santa invité a mis papás a que me vieran en un cuadro religioso. Yo era la Virgen María, por aquello de mi cara angelical, digo yo, y mi papá me preguntó sorprendido: ‘¿Te tocó ese personaje?’. Eso sí, yo lo hice muy serio y en situación”, cuenta.

Además, fue un buen lector desde niño. “El asma me obligaba. Como no podía dormir, me levantaba y me iba a la cocina, prendía el gas y leía. Es una costumbre que no he perdido y el mejor estudio que he tenido”.

A Colombia llegó con cartas de recomendación escritas por varios actores, entre ellos el español José Caparrós. Iban dirigidas a Bernardo Romero Lozano, Santiago García y Manuel Drezner, y al poco tiempo comenzó a trabajar. “Participé en muchas comedias que se montaron en el teatro Colón, e hice parte de los actores que inauguraron el teatro Fundadores de Manizales, con la obra Aquí también moja la lluvia”, dice.

A Argentina regresó por un tiempo, hizo algunos seriados y se devolvió pronto, cuando recibió una carta de Bernardo Romero Pereiro para trabajar en una telenovela en la que hizo dos papeles, interpretando a unos gemelos: 'Dos rostros, una vida'.

Se volvió el galán de la televisión, “pero un galán con formación actoral por sobre todas las cosas y yo siempre quise salirme del formato. Por eso hice todo tipo de papeles. En 'Casa de mamá Leonor' interpreté a un hombre de 40 años teniendo 27”.

De sus trabajos fundamentales también habla. Dos de ellos fueron en teatro: El hombre elefante y Amadeus, con lleno completo en el Colón de Bogotá, “un éxito que quisiera repetir antes de morirme”, dice.

Cuenta que hace poco llevó una propuesta al Ministerio de Cultura, para una obra teatral, y le dijeron que no había presupuesto. “No es justo, un pueblo culto aprende a comer y sale en búsqueda de la felicidad, así debe ser”.

En televisión recuerda al alemán tirano en 'Kandú', una producción que contaba la historia de las minas de oro del Chocó, y también protagonizó 'La vorágine'.

Dice que fue vetado por los canales porque siempre reclamó sus derechos. “Uno lo que firmaba era renunciaciones. Hoy, por lo menos, ya hay unas garantías”.

Esto lo obligó a reiventarse con la música, la locución y las propuestas para empresas. “Me llaman mucho a cantar y a presentar eventos. También, durante 12 años, fui la voz de Avianca, pero con los cambios, una nueva agencia determinó que la aerolínea era mujer y no hombre”, cuenta.

Además, es el papá de Ángelo, que estudia actuación, y Nicolás, que fue fichado por el Deportes Tolima.

Y sobre por qué se bautizó Julio César Luna, y no Valotta, dice tajante: “De niño sufrí mucho matoneo con Valotta-pelota, no iba a aguantar más eso”, comenta divertido.

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.