'The Classics', un festival de cine inolvidable

'The Classics', un festival de cine inolvidable

De la mano de Juan Carvajal, la tercera edición de este evento se realizó en salas de Colombia.

Juan Carvajal.

Juan Carvajal.

Foto:

Archivo EL TIEMPO

Por: Myriam Bautista
12 de diciembre 2019 , 10:02 p.m.

Del 7 al 17 de noviembre algunas salas de cine de Bogotá, Medellín y Cali alojaron la muestra que curó el cineasta Juan Carvajal, que mezcló películas de toda la vida con unas que solo se han visto en Londres, New York o Madrid.

Durante diez días, los espectadores de la tercera edición del festival The Classics, llevado a cabo en las cuatro salas de Cine Colombia en el Centro Comercial Avenida Chile, se volvieron íntimos de Juan Carvajal.

No solo lo veían y lo oían al iniciar cada función, sino que se lo encontraban a la salida con tiempo de sobra para comentar la película y, muchos de ellos, a la entrada, siempre dispuesto a ayudar a quien quisiera oír su sabio consejo.

La figura de Juan Carvajal se volvió presencia amigable en este festival, que ya va por la tercera edición, así como lo hizo en las dos primeras del IndieBo.

¿Quién es él?

Carvajal reside en Nueva York desde hace varios años tantos que casi su segunda lengua es el español y su segunda patria Cali.

En esa ciudad, creció en el Barrio Bella Colombia. En la esquina de su casa estaba el teatro Vargas. Alguna vez su papá lo llevo a matinal y desde ese día se hizo el mejor cliente. Con boleta o sin boleta. Se veía no una sino varias veces esas películas que solamente cambiaban cada quince días y ahí se enganchó al cine de manera definitiva. Haciendo gala de ese apelativo del Caliwood, como se conoce esta ciudad por los Ospina, los Mayolo, los Caicedo, las Patricias y un largo etcétera, él se hizo experto cinéfilo antes de emigrar.

Estudió en Bogotá, en Unitec y se graduó como realizador. Su primer trabajo fue el de director creativo en Satelco. Ideaba juegos interactivos para televisión. Fue muy exitoso. Y le llegó el primer contrato internacional, en el Puerto de Santa María, España.

Entre tanto su familia, como tantas, había emigrado a los Estados Unidos y le insistían que se fuera a vivir con ellos a Nueva York, que allí tendría futuro. El día llegó. Le salió un documental para hacer en Los Ángeles y una vez lo acabo no lo pensó dos veces se fue a la capital del mundo.

Uno de los primeros sitios a los que llegó, no como turista sino buscando posibilidades laborales fue al Lincoln Center. Allí conoció a Richard Peña, un puertoriqueño, programador en una de las salas de cine y se volvió su seguidor incondicional.

Juan Carvajal reside en Nueva York desde hace varios años tantos que casi su segunda lengua es el español y su segunda patria Cali

“Richard fue el director artístico del Festival de Cine de Nueva York por 25 años.
Empecé a vivir muy de cerca todo el tema de programación y de contenidos. Todo lo que veía era fantástico. Me acerqué, también, a otros festivales como los de Tribeca o al Sundance. Y en esas estaba cuando fui a la Universidad de NY, a ver en uno de sus auditorios, uno de los más pequeños, la hermosa cinta Los Colores de la Montaña, del director Carlos Arbeláez. En la sala, sentados había unas cincuenta personas, pero afuera como 300, con ganas de entrar, con deseos enormes de comentarla en paisa, en costeño, en valluno. Entendí, entonces, que todos esos compatriotas buscaban una manera de conectarse con el país, que tanto extrañan y que mucho les duele”.

Nace un festival

Y Juan Carvajal, aficionado como estaba a no perderse festival de cine, y que ya se sentía con la seguridad de programarlos y dirigirlos, no lo pensó dos veces y creó el Festival de cine colombiano. Era el año 2011, y con la ayuda de sus amigos del Festival Tribeca lo puso en marcha. Ya lleva ocho años en ese menester.

Espacio que se ha convertido en una ventana de primer nivel para exhibir el cine nacional, que sigue sin ser visto por las mayorías en su propia casa. El Festival del Cine Colombiano de NY ha crecido, en cambio, tanto que su propio creador no se lo cree.

Entre el cariño que le prodigan los espectadores y el agradecimiento de directores y de productores se mueve Juan Carvajal. El 80 % del público es colombiano y un 20 % norteamericano y del mundo, ese mundo que habita en esa cosmopolita ciudad. Este año el invitado de honor fue Ciro Guerra y exhibieron, entre otras, El abrazo de la Serpiente y Pájaros de Verano. Las entradas se agotaron.

El festival habita el barrio Chelsea, en una casa que tiene tres salas con capacidad para 300 personas. El público compra entradas que cuestan entre 17 a 19 dólares. No queda utilidad porque el arrendamiento de las salas y demás gastos son altos.

“La gente adora el festival. Llevamos directores, actores. Hacemos convocatorias para exhibir cortometrajes con ayuda del Fondo de Proimagenes. Un día cualquiera a las 10 de la mañana todas las salas están llenas. Es demasiado bonito. Va de jueves a domingo. Los estudiantes son el grueso de nuestro público. Las salas donde se hacen las proyecciones son costosísimas. Muchas personas piensan que vivimos del Festival, pero lo que hacemos es bregar todo el año. Es muy duro, pero la gratitud de los participantes compensa. El Festival somos dos personas Ivonne Torres y Juan Carvajal. Considero que los festivales son los últimos bastiones para el buen cine”.

El 80 % del público es colombiano y un 20 % norteamericano y del mundo, ese mundo que habita en esa cosmopolita ciudad

EL IndiBO

Este Festival que se hace solo en Bogotá nació porque Juan Carvajal comenzó a recomendar en sus redes sociales películas que veía y que le entusiasmaban. Pronto quienes lo leían en Bogotá le enviaban mensajes para que dejara de ser tan malvado provocándolos con cintas que seguramente nunca llegarían, así que Juan pensó de nuevo que tenía que fundar un espacio para traer esas cintas.

Se arremangó, como suele hacerlo, y comenzó a pedir ayudas. No consiguió mucho. Pensó, entonces, en la exreina de belleza y actriz Paola Turbay, a quien había invitado a NY.

Ella había quedado muy agradecida y le había repetido que si necesitaba algo de Bogotá ahí estaría. Y llegó ese momento en el 2015. Crearon, entonces, la Fundación IndiBo, con su socia Ivonne y con Paola. El primer festival duró tres días. Con un público que no se podía creer lo que veía. Fueron un par de años más. Pero Juan fue llamado por Felipe Aljure, director general del festival de cine de Cartagena, Ficci, para que, le ayudara en la programación y Juan consideró que no era ético programar para dos eventos similares.

Tercero sin discordia

The Classics lo fundé hace tres años. Estaba en NY en el Lincoln Center viendo el estreno de la única película que dirigió Marlon Brando, 1961, One- Eyed Jacks, restaurada por Martin Scorsece, quien nos contó las entretelas de ese trabajo y esa explicación me formateo. De inmediato me dije quiero llevar estos clásicos restaurados a Bogotá. Compartir eso que veo. Hicimos una alianza con The Film Foundation y abrimos en el IndiBo un apartado con cuatro clásicos, y fue la locura, la gente las acogió y me dije pues el próximo año lo haré solo".

“Le conté mi idea a Munir Fala, Presidente de Cine Colombia que siempre me abre las puertas de sus salas y entonces nació The Classics, Festival de las películas que vivirán por siempre. La primera versión fue la locura y la segunda la temperatura aumentó. Este año hemos tenido apoyos importantes. De Bolonia de la Cineteca Cinema Ritrovato, más el de The Film Foundation. Así como de las embajadas de Francia y de Corea”.

Y arrancaron diez días de cine que coincidieron con la celebración de los Cien años del Cine Coreano, por lo que se exhibió la primera película hecha allí. Una cinta muda que se presentó con marco musical y actrices y actores que narraron en vivo lo que pasaba en la pantalla. Noche mágica de cine con un abrebocas de vino y pasabocas coreanos para quien tenía boleta. No hubo invitación especial.

En The Classics se homenajeó a Gustavo Nieto Roa director de la película colombiana El Taxista Millonario, 1979, filmada en 16 mm y a su actor principal Carlos 'el gordo' Benjumea.

Películas como Lo que el viento se llevó, Los Miserables, 400 golpes, Lawrence de Arabia, Ladrón de bicicletas, Annie Hall y una cascada de títulos conocidos y desconocidos hicieron las delicias de un público siempre agradecido con este banquete. Se exhibieron además cinco cintas coreanas y cuatro japonesas.

“Y aunque la gente le tiene miedo a lo desconocido logramos llenar casi todos los días las salas con películas que la mayoría no había visto ni había oído hablar de ellas. Por eso afirmo que no hay cine antiguo ni nuevo ni sino uno que no hemos visto”, comenta Juan Carvajal con la seguridad que le otorgan esas decenas de años en ese placentero oficio de programar festivales para que especialistas y legos disfruten.

Le conté mi idea a Munir Fala y entonces nació The Classics, Festival de las películas que vivirán por siempre. La primera versión fue la locura y la segunda la temperatura aumentó

De corbatín y de bluyin

Juan Carvajal goza siendo el presentador de una función de gala en la que puede lucir un elegante smoking como parándose cada día a la entrada de las salas de cine, haciendo sentir muy importante a cada persona que llega a comprar su entrada.
El año pasado The Classics exhibió treinta películas en solo dos salas de Cine Colombia y un fin de semana. Este año fueron dos fines de semana, cinco salas y se mostraron 55 películas. La audiencia creció.

En el próximo año se realizará el cuarto festival.

“La idea que tengo es presentar trabajos de profesores en restauración y darle preponderancia a la parte académica, que es una manera de despertar la curiosidad de los jóvenes talentos del cine. Del 2010 para atrás todas las películas se pueden presentar como clásicas”.

En el festival The Classics, que bajo el telón el domingo 17 de noviembre, Juan Carvajal incluyó dos películas recién estrenadas en Estados Unidos: la del inglés Ken Loach, 'Sorry we missed you' y la del estadounidense Terrence Malick, 'A hidden life', dos superproducciones que es muy posible que no se vean en esta tierra en un futuro cercano.

Carvajal asegura que esos dos directores son muy conocidos y queridos por el público bogotano, y añade otros dos nombres para completar un cuarteto que siempre es ganador. El iraní Abas Kiorostami y el ruso Andrei Tarkovski.

En el 2020 uno de los programas imperdibles será comprar boletas para la cuarta edición. Días de cine inolvidables para quien acepte esta invitación.

MYRIAM BAUTISTA

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.