Racismos de pantalla / El otro lado

Racismos de pantalla / El otro lado

Somos una nación afro para hacernos los bellos, pero que se blanquea por farándula.

Ómar Rincón, Crítico de televisión

Ómar Rincón, Crítico de televisión.

Foto:

César Sánchez Carreño

Por: Ómar Rincón
14 de julio 2019 , 10:50 p.m.

Colombia es afro, más del 10 por ciento de ciudadanos se reconocen como tal y por encima del 30 por ciento de colombianos hacen parte de su herencia. Lo afro nos pone bien en el mundo de las músicas, los deportes, las comidas, los saberes y las culturas. Sin embargo, no ha llegado a la televisión.

Cada vez que queremos mostrarnos con alegría y gozadera recurrimos a lo afro. Somos Pacífico, somos Caribe, somos Palenque, somos esa Colombia vital; pero cuando se trata de exposición en las pantallas de la TV desaparecen como sujetos y solo son imágenes sin voz ni sentido.

En noticias han llegado las mejores presentadoras del país, como son Ilia Calderón y Mábel Lara. Presencia, contundencia, credibilidad. Pero no hay mucho más. Pocos son periodistas-reporteros afro, y, es más, no son ni siquiera noticia.

En ficción, poco o nada, Karent Hinestroza fue brillante en la serie 'La mamá del 10'. Demostró tal versatilidad y potencia en escena que se ganó la pantalla. Pero no hay mucho más que mostrar. Y si aparecen, siempre es en papeles secundarios, de chistositos o en el lugar de lo exótico.

En los chistes tampoco están. No aparecen. Solo son parte de la burla y el chistecito bobo de los cuentachistes mestizos. O sea, los afro sirven para burlarse, para dizque hacer humor.

En deportes es donde lo afro triunfa, pero los periodistas, narradores y comentaristas son blanqueados; los que opinan son blanquitos vergonzantes. En música triunfa el sabor de lo afro, pero los DJ y locutores de emisoras son blanquitos.

Y así son los protagonismos mediáticos de la comunidad afro en Colombia: poca representación en propia voz y estética, mucho racismo de mesticitos y zambos blanqueados. Somos una nación afro para hacernos los bellos, pero que se blanquea por farándula.

Y ahora, por fin, llegaron afros a la publicidad. JGB, el tarrito rojo, que lleva 90 años, puso a una mujer afro y a su hijo como protagonistas de un comercial.

Pero lo estereotípico está en que la mamá es de pelo bien afro y su hijo también, esos pelos hermosos, perfectos, y con rasgos a lo blanquito. O sea, entran a la pantalla, pero por la vía ‘reconocida’ y ‘blanqueada’ como 'cool' por los racistas blanqueados que se creen blancos y niegan sus colorcitos indios y afro.

Y fuera de Colombia hay polémica porque una joven cantante negra interpretará a la Sirenita en el nuevo proyecto de Disney. Las redes digitales arden en racismo. Las sirenas no pueden ser negras. Y es que en las redes es posible ser racista sin culpa.

Todo este cuento para decir que a la TV colombiana le faltan rostros, estéticas, formas afro en pantalla. Que si nuestra televisión quiere poner más diversidad y más colombias en pantalla, debería comenzar por poner mas rostros, estéticas y relatos afro. Y lo mismo con los indígenas y sus modos de narrar y enunciar. Ya va siendo hora de dejar el racismo de pantalla.

ÓMAR RINCÓN 
Crítico de televisión
orincon61@hotmail.com

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.