'Terror y galleticas' trae el productor Guillermo del Toro

'Terror y galleticas' trae el productor Guillermo del Toro

El maestro del horror moderno regresa al cine con 'Historias de miedo para contar en la oscuridad'.

AUTOPLAY
Cine de terror antes de Halloween, por Guillermo del Toro I Cultura & EntretenimientoLlega 'Historias de miedo para contar en la oscuridad', producida por Guillermo del Toro y dirigida por André Øvredal.
historias de terror

Diamond Films

Por: Cultura
29 de septiembre 2019 , 01:35 a.m.

Una película con el nombre 'Historias de miedo para contar en la oscuridad' no podría estar más ligada al productor, director y guionista Guillermo del Toro, el mexicano que se ha convertido en un ícono del género de terror y fantasía y quien vuelve recargado –luego de haber recibido el Óscar por 'La forma del agua' en las categorías de mejor película y mejor dirección– con un nuevo filme que contó con la dirección del noruego André Ovredal, pero que reivindica a quienes están por fuera del molde social, reivindica los temores y ofrece un estilo visual y narrativo espeluznante pero a la vez muy seductor, de ahí que tiene todo el sello de Del Toro, quien asumió el rol de productor de esta aventura que acaba de estrenarse en las salas de cine del país.

Y es que los monstruos con aires de antaño, narrativas en las que el miedo respira con tanta vitalidad que parece ganarle la batalla a cualquier explicación razonable y uno que otro aire de ternura juvenil fueron los elementos que sedujeron al mexicano de 54 años para aventurarse a llevar a la pantalla una trama que él conocía desde hace tiempo, cuando se encerraba a leer con emoción una antología literaria de Alvin Schwartz que recogía varios relatos de terror.

“Leí el libro hace mucho tiempo; compré el primero cuando salió, y me encantó, pero nunca lo imaginé como una película, sino que pensé que sería una antología. Creo que las películas de antología son muy difíciles porque no son tan buenas como su mejor historia, pero son tan malas como su peor historia”, recordaba Del Toro en una entrevista de Diamond Films a la que tuvo acceso EL TIEMPO.

Guillermo del Toro

La película está ambientada en 1968

Foto:

Diamond Films

Ese amor por este tipo de relatos lo llevó en el 2000 a comprar el arte original que traía el libro. “Seguía enamorado de él y de las historias; además, todas las navidades, los tres libros formaban parte de los regalos que yo hacía. Se los regalaba a sobrinas y sobrinos aterrorizados”, agregó riéndose. Pero un día recibió una llamada de su agente Robert Newman, quien le preguntó si le interesaba llevar al cine ese libro. Guillermo del Toro no lo dudó ni un segundo y, pese a que en algún momento no tenía claro si iba a producir el proyecto, al final sintió la conexión dentro del universo cinematográfico que él ya había afianzado con películas como 'Cronos', 'El laberinto del fauno', 'El espinazo del diablo', 'Mamá' (que produjo) o 'La forma del agua'.

El paso a la gran pantalla

“Pensé: ‘Maldita sea, tengo que hacerlo’. La idea era desarrollar una sola historia, cosa que me inspiró muchísimo. Con 'El laberinto del fauno' hablé de un libro que se llamaba 'El libro de la encrucijada', que se escribía por sí mismo dependiendo de quién lo abriera. Entonces pensé: ‘Por qué no aplicamos esa idea a la historia, que se centre en un momento y un lugar y un tema que podría funcionar tanto en esa época, como en la actualidad’ ”.

Teniendo claro el panorama, el arco argumental de la película se ubica en la noche de Halloween de 1968, en una pequeña población estadounidense que, a la par con las festividades, representaba de alguna manera la tensión que se vivía en Estados Unidos: cierta inestabilidad política, intolerancia racial y, sobre todo, la necesidad de escapar a todo ese contexto a través de cosas como el cine o los cómics de terror.
De ahí que el relato se configura a partir de un grupo de adolescentes que tienen que resolver un misterio, anudado a extrañas muertes relacionadas con un episodio de antaño que encerraba poder, corrupción y mentiras.

Pero todo bajo el halo de un terror digerible, brutal por momentos, pero no tan escabroso o impresionante que se gesta bajo la intención de acercar a un público juvenil a temores inexplicables, pero a la vez confrontarlo con un poco de crítica social (uno de los jóvenes protagonistas es mexicano y es maltratado por sus orígenes) y mucho suspenso que termina en una sonrisa nerviosa. A todos les gusta asustarse, y eso es lo que pretende Guillermo del Toro con esta película, pero bajo otros términos.

Realmente, ¿por qué cree que a la gente le gusta tanto asustarse?

Creo que todo lo que uno ve en las películas son cosas que no exploras completamente o no experimentas tan plenamente en la vida real. Quiero decir, puedes ver una historia de amor resolverse entre 90 a 120 minutos, nadie pasa por eso. Las películas hacen cosas que permiten eso, y el horror es un género que va de la mano con los tiempos. Cada uno de los horrores de Vietnam es muy específico de la era de Vietnam, el horror de la Guerra Fría es muy específico al miedo de esa época, y así sucesivamente (...).Las películas de terror que se están haciendo ahora son el reflejo de este momento que vivimos.

Con esta película se ratifica su aprecio por los relatos cortos de terror, por el cuento, ¿qué es lo que realmente le atrae de ese estilo de narrativa?

Gracias por decirlo, porque valoro mucho el cuento como una forma, una forma literaria. Creo que tiene una belleza y, por alguna razón, en mi opinión son más fértiles para inspirar películas y usarlos como trampolín. Por otro lado, las novelas son un universo tan cerrado, pero de vez en cuando te topas con una novela que te fascina por completo, con la misma cohesión que un cuento, y te transportan a ese mundo.

'Historias de miedo para contar en la oscuridad' está basada en libros que los padres han estado tratando de quitar de las bibliotecas escolares durante los últimos 40 años. Como artista, ¿qué siente ante eso?

Ciertos padres han estado tratando de eliminarlos de ciertas escuelas. Eso también pasó con el autor Mark Twain y con libros como 'The Catcher in the Rye' ('El guardián del centeno'), solo por nombrar algunos (...). Eso nunca fue un obstáculo. Lo bueno de esto es que estos libros han abarcado tres generaciones. Para mí, leer 'Madame Bovary' o 'Historias de miedo...' debajo de las sábanas con una linterna es lo mismo. El acto del arte y la literatura debe existir entre el libro y el lector.

La película desarrolló una trama a partir de varias historias, ¿qué tan difícil fue elegirlas?

Hicimos un 'American Idol' (bromea) en el que nos metimos en una habitación y cada uno debía nominar su favorita. Así llegamos a 15, y ahora de estas 15, ¿cuáles son las más aterradoras? Entonces bajamos a 10. Y todos perdieron una favorita. Y luego teníamos como 8 o 9, y pensé: ‘Desde el punto de vista de la historia, cuál de estas 9 que todo el mundo parece amar alimenta a cada personaje’.

¿Luego qué vino?

Entonces, si al personaje le preocupan las apariencias, unámoslo con la manchita roja. Si al personaje le preocupa comer bien y no comer nada terrible, vamos a darle el dedo gordo del pie. Si al personaje le preocupan la violencia y la historia de perder a su hermano y ser valiente o no, vamos a darle el espantapájaros (...) y así.

Dado que el material original es amado por los niños, ¿quería crear un horror más cercano y amigable para los niños?

Sí, es gracioso, y gracias por preguntar eso; quiero decir, en primer lugar, eso es lo que me gusta, cuando se mencionó lo de los libros, creo que del mismo modo que los padres los prohibieron, los niños también los buscaban. Creo que para mí, la belleza de esto es: ¿podemos hacer una película de terror familiar? Y he estado haciendo fantasía durante muchos años con la serie animada 'Troll Hunters', para Netflix, para toda la familia, y la idea es lo que llamo una película de terror de leche y galletitas; te sientas en el sofá, con la leche, las galletas, tu padre o tu madre a disfrutarla contigo. Y eso es lo que espero, que las tres generaciones que han leído los libros puedan juntarse en el filme.

¿Qué piensa de los niños protagonistas?

Uno ve una nobleza y una belleza en el espíritu de los personajes de la película. Se trata de niños que personalmente amo, y una de las razones por las que amo el trabajo de André (el director) es porque es muy preciso y elegante con la cámara, pero también hay una sensación de diversión. Es como un codo de horror. No es un miedo existencial, traumático y que altere la vida; no salgo del cine destrozado, pensando que mi vida no vale nada (risas). No es ese lugar oscuro y hostil, es divertido. Es el tipo de terror que pensé que podría ser. La película es el equivalente de una novela para adultos jóvenes, o un libro para adultos jóvenes. Pero si me hubieras dicho que ibas a hacer 'El laberinto del fauno' como para mayores de 13, te habría dicho que no. Porque para mí, la violencia es el combustible de esa película y la violencia de ese mundo hostil. Te dicen que tienes que hacer esto o aquello, incorporas la idea y tratas de no traicionar el material.

¿Por qué decidió ambientar la película en 1968?

Sí, pensé en lo que dijo un profesor en la clase de escritura de guiones cuando yo era un joven estudiante, “dónde, cómo, quién, qué y cuándo, todo cambia la historia”. Piensa en cualquier historia, y dependiendo de la época o del protagonista es completamente diferente. Así que establecerla en 1968/1969, con un niño mexicano y una niña como protagonistas, es diferente de hacerla con un grupo de niños en la década de 1990 o de ubicarla en 1930 en un país europeo; es completamente diferente. Y me llevó un tiempo, y recuerdo una reunión con el estudio en la que uno de los jefes del proyecto preguntó: “¿Por qué no la estableces así o asá?”, y les dije que conmigo, no.

Sabía que los 60 la iban a eliminar, lo supe en 'La forma del agua' y lo sabía en este caso; son dos épocas instintivas que creo que son muy paralelas en muchas cosas. Y también pensaba que era muy importante para los niños que no tuvieran acceso a Instagram o Google o al computador, y decir en 1945, o todas estas cosas que están allí, como enviarse mensajes de texto en medio de una persecución.

Necesitaba una cierta circunstancia en la que lo oral, los cuentos que contamos, se convierten en chismes, en historia.

¿Desde que ganó el Óscar le ha resultado más fácil transmitir su visión?

Siempre pasa; cuando hablabas de límites, una película nunca es ilimitada o no debería serlo. El hecho es que el cine es una asociación con la realidad. Siempre obtendrás un cierto presupuesto para un determinado proyecto. Cuando terminas una película, y tiene éxito, y dicen lo que quieras, y dicen esto, excepto eso (se ríe). Eso es algo con lo que me he encontrado en muchas ocasiones.

Entonces te vuelves muy realista con lo que está dentro de ese rango, tengo bastante rienda suelta. Puedo proteger a André como productor dentro de este rango. Y hablamos sobre eso y dije: “Mira, tenemos tantos días, esta cantidad de dinero”, y estas son las libertades que conlleva. Hacemos esta película por 85 millones de dólares; conlleva muchos compromisos, luego vamos a obtener muchas notas y muchas pruebas malas y muchas otras cosas. Entonces todo es relativo.

¿De niño tenía alguna historia favorita?

Oh, sí, muchas. Nací en 1964, por lo que las transmisiones de televisión terminaban a las 8 o 9, y desde las 9 en adelante había reproducciones de radio. Me recostaba en la cocina en la oscuridad, con la radio, y muchas reproducciones eran de miedo, muchas.

CULTURA
En Twitter: @CulturaET

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.