Secciones
Síguenos en:
Gloria Valencia de Castaño: su biografía por su hija y su nieta
Gloria Valencia de Castaño

Gloria Valencia de Castaño fue uno de los sellos de la televisión, la radio y la cultura del país.

Foto:

Abel Cárdenas. Archivo EL TIEMPO

Gloria Valencia de Castaño: su biografía por su hija y su nieta

Gloria Valencia de Castaño fue uno de los sellos de la televisión, la radio y la cultura del país.

El libro 'Gloria en colores' revive las mejores historias de la 'primera dama de la televisión'.

Todos los días, a las 5 a. m., en las planicies del Tolima, Valeriana Valencia, bisabuela de Gloria Valencia de Castaño, tomaba leche tibia con un generoso chorro de aguardiente.

La tradición fue pasando por varias generaciones de mujeres de esta estirpe, las hizo fuertes para el campo, y con el espíritu sensible a lo que les dijera la naturaleza, fueron visionarias y feministas en el mundo de hombres del siglo pasado y el antepasado.

La abuela Eloísa se encargó de que su nieta Gloria, la mayor, aprendiera los olores del campo con los ojos tapados para que supiera distinguirlos. Y en las noches la cubría con una manta y la sacaba a los campos para contarle las historias de la Madre Monte y el Mohán.

Mientras tanto, Mercedes, la madre, cosía ropa hermosa para las ibaguereñas. De los retazos les hacía vestidos a sus hijos. Y de esos mismos retazos, según uno de los pasajes del libro 'Gloria en colores', sobre la vida y la obra de ‘la primera dama de la televisión colombiana’, le hizo a Gloria Valencia una muñeca.

La economía del hogar de cuatro hijos de una madre soltera no permitía comprar una muñeca. Así que doña Mercedes tomó una tela negra, del sobrante del traje de una viuda elegante de Ibagué, e hizo la muñeca adornada con dos botones como ojos y una sonrisa con hilos rojos. La niña la adoptó y la amó. Le puso María Moñitos y fue feliz sin renegar de su color.

(Tal vez quiera leer: Murió Guillermo Murray, actor de 'La hija del mariachi')

Por eso y todo lo que se conoce en sus páginas, 'Gloria en colores' es el legado de este gran ser, la vida de un sello de la radio, la televisión y la cotidianidad de su época, un homenaje a esas mujeres que fueron sus ancestros y que hoy llegan hasta su hija Pilar Castaño y su nieta María López, las encargadas de narrar esta historia.

Porque detrás de todo lo que Gloria Valencia aprendió en su infancia está lo que logró en su vida: la mujer que entrevistó a grandes personajes, como Jorge Luis Borges, Esmeralda Arboleda, Ernesto Sábato, Eduardo Carranza y Álvaro Mutis, entre muchos otros.

Y que, además, presentaba un programa infantil, 'Feliz cumpleaños Ramo'. “Ese fue uno de sus logros. Hablamos de épocas donde no pasaba nada. Hoy hay distracción. En ese momento, la distracción era cantar “Feliz cumpleaños amiguito te desea ponqué Ramo...”, dice Pilar Castaño.

Gloria Valencia de Castaño, Pilar Castaño y María López.

Foto:

Dora Franco

(Le puede interesar: La historia detrás del sombrero vueltiao y la mochila de ‘Encanto’)

A cuatro manos y muchos sentimientos construyeron el libro. Y a los lectores les entregaron un valor agregado: la vida de una familia.

“Mi abuela tuvo un rol muy importante en mi crianza, en esa cotidianidad de su faceta humana, de su calidad humana. La señora que era la primera dama de la televisión era, en su casa, una mujer sencilla, una campesina humilde que nos enseñó que el amor lo podía todo. Crecí en los potreros del Tolima amando la naturaleza, ordeñando las vacas por la mañana, antes de desayunar”, dice María López.

Pilar Castaño agrega que se trataba de una mujer multifacética. “Viniendo de donde vino, de sus orígenes rurales, se convirtió en alguien universal. Por sus lecturas logró transportarse a otros lugares, tuvo una gran disciplina en el trabajo y fue una investigadora de su oficio. Mamá era una verdadera lectora de todo lo bueno y también amaba las revistas. A casa llegaba Elle, desde París, con sus historias de la moda y de mujeres como Françoise Giroud, que fue ministra de cultura de Francia; la escritora Françoise Sagan y tantas otras, y a través de ellas me enseñó a conocer los distintos mundos. Sin hablar de su universo feminista, a través de personajes como María Currea y Esmeralda Arboleda. Realmente, hizo un apostolado en muchos aspectos, incluidas las comunicaciones y las humanidades”.

Viniendo de donde vino, de sus orígenes rurales, se convirtió en alguien universal

Y a lo anterior se agrega el impacto a “al menos dos generaciones”, como dice María López. “Porque cuando no existían Discovery ni NatGeo, los canales del medioambiente, llegó Naturalia”, dice.

Tiene esa historia muy bien aprendida: “Fue en 1974, dos años después de la primera Cumbre de la Tierra, cuando se reunieron personajes importantes a entender qué estaba pasando con el planeta, con los mares, con las especies en peligro”.

Pilar la sigue: “Gloria y Álvaro (Castaño, su padre), llegan a donde Fernando Gómez Agudelo, en RTI, y le dicen: ‘Viejito, tenemos un programa de ecología’. ‘¿De eco qué?’ fue su respuesta”.

Y retoma María: “Con esa fórmula, el abuelo hacía los libretos y la abuela dirigía, juntos conseguían videos en las embajadas, que se volvieron sus aliadas, y se gestó esta historia de este programa de televisión”.

Porque además, el universo de Gloria Valencia de Castaño no se puede completar sin el de Álvaro Castaño Castillo, su esposo.

(Lea además: Laura Acuña: ‘Mis hijos no saben que tienen mamá famosa’)

“Los dos nos mostraron la naturaleza que no conocíamos. Ella militó hasta el último minuto como jurado del premio Amway de periodismo ambiental. Las generaciones de hoy, tan defensoras del medioamente, la hubieran amado”.

El mayor valor de esta mamá y abuela, según su hija, “es que fue una gran autodidacta. En sus inicios hacía grandes esfuerzos para poder comprar libros y educarse para salir adelante. Por eso respetó tanto al prójimo, por su propia lucha”.

Su nieta la define como “una catedral, un mujeronón que no dejó de soñar en dejar huella en el país, en acercar a la cultura, al medio ambiente. Es un privilegio y una gran responsabilidad de quienes llevamos su legado trabajar todos los días y no dejar de ser mujeres en la totalidad de palabra: como esposas, hijas, profesionales, madres. No encasillarnos porque tenemos la capacidad de crecer”.

Editorial Planeta 376 páginas $ 59.000

Foto:

Archivo particular

En su memoria, María López, abogada con especialización en Derechos Humanos y activista ambiental, tiene multitud de recuerdos que le mantienen viva a su abuela. “Pero hay uno especial: ella me entrenaba para mis declamaciones de poesía del colegio, actividades en las que yo recitaba los poemas de Pablo Neruda, que me hacía repetir una otra vez hasta que, como decía, la voz me saliera de las entrañas”.

Su ausencia, agrega, es presencia, “porque estuvo hasta en las tusas de los primeros novios y me decía que uno sentía el amor era en el colon. Si no, no era amor”.

Para recopilar las entrevistas que trae el libro con código QR, Pilar Castaño y María López, fueron a Caracol y hablaron con Camila Builes, directora de la HJCK, la emisora que crearon sus padres a mediados del siglo XX y que ahora es de Caracol Televisión. Ella les ayudó a buscar los archivos y les puso unos audífonos.

“Y ahí estaba la voz de mamá leyendo Platero y yo, y empezamos a llorar como dos magdalenas, sin parar. Afloraron muchos sentimientos y ratificamos la responsabilidad que teníamos con este libro: que fuera entrañable, hacerlo con todo el amor en cada párrafo, cada foto, para dejarle a las nuevas generaciones que no la conocieron sus quijotadas y peripecias en la vida de la cultura, para decirles que todo es posible”.

Hasta seguir cantando en cada celebración el Feliz cumpleaños Ramo, como se hace en las casas de los descendientes de las mujeres Valencia, recordando a las que tomaban leche tibia con aguardiente para tener un espíritu guerrero que va pasando de generación en generación.

OLGA LUCÍA MARTÍNEZ ANTE
CULTURA
EL TIEMPO

Otros temas que pueden interesarle:
Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.