'Nunca me he imaginado haciendo películas solo': Ethan Coen

'Nunca me he imaginado haciendo películas solo': Ethan Coen

El director, la estrella del Festival de Cine de Cartagena, habla sobre el trabajo con su hermano.

Ethan Coen

Ethan Coen es tres años menor que su hermano Joel. Juntos, han hecho cine desde 1984.

Foto:

Yomaira Grandett / EL TIEMPO

Por: Sofía Gómez G.*
12 de marzo 2019 , 07:00 p.m.

Ethan Coen lanza una frase como si fuera uno de sus vaqueros en la gran pantalla, salido de su más reciente película –'The Ballad of Buster Scruggs'– o de la cinta de 2010 'True Grit'. “Estoy listo, disparen cuando quieran”, le dice al grupo de periodistas que lo rodean.

Es extraño entrevistar solamente a uno de los hermanos Coen, que más que un apellido es una marca en la industria cinematográfica mundial. Ethan está en representación de los dos, pues Joel tenía un compromiso con su esposa –la actriz Frances McDormand-, que está en un rodaje en París.

“Es una lástima que no haya podido venir a Cartagena, pero pasamos mucho tiempo juntos trabajando, así que está bien que esté allá”, cuenta el menor de los hermanos.

Guionista, director, productor, editor –pero “jamás actor, nunca lo haría”, dice–, Ethan es el invitado principal a la 59.ª edición del festival de cine de la Heroica, donde recibió un homenaje en el teatro Adolfo Mejía, entabló una charla con el público y se proyectan dos de los títulos más reconocidos de su filmografía: 'Fargo' y 'Sin lugar para los débiles' ('No Country for Old Men').

Sus respuestas son contundentes. Tal vez por eso ha sido considerado un tipo gruñón y hasta hostil. “No estoy interesado en producir algo que no vaya a dirigir”. “No sé por qué estudié filosofía y escribo poemas, no hay una explicación”. “No sé nada de cine latinoamericano”: son algunas muestras de esa honestidad que dejó en Cartagena.

Ganadores de cuatro premios Óscar, los hijos de una pareja de docentes de ascendencia judía son famosos por sus historias delirantes, plenas de personajes retorcidos o caricaturescos que enfrentan situaciones que van de la risa a la tragedia en un pestañear.

“Con mi hermano no tenemos labores específicas, nos intercambios las tareas, no sé cómo describirlo, simplemente no tenemos roles, es algo muy informal; nos sentamos a escribir los guiones, los discutimos, las ideas van en todas las direcciones”, cuenta Ethan acerca del proceso creativo que ha dado frutos tan reconocidos como 'El gran Lebowski', 'Raising Arizona', 'El hombre que nunca estuvo', 'Quemar después de leer', 'Un hombre serio', 'Miller’s Crossing' y 'Sangre fácil'.

A continuación, algunos extractos de la charla que Ethan Coen sostuvo con los medios en la Heroica, entre los que se encontraba EL TIEMPO.

Hermanos Coen

Joel e Ethan Coen, en el estreno de su más reciente película en el Festival de Venecia de 2018.

Foto:

GettyImages

¿Cómo es su relación con las películas que produjeron años atrás?

Después de un punto, ese donde terminas la película y hasta el que has llegado con mucho esfuerzo, procuramos no mirar hacia atrás, sobre todo porque pasaste muchísimo tiempo trabajando en la historia: meses de preproducción, semanas de rodaje, luego la edición… para nosotros, hacer un filme es un proceso que puede durar al menos dos años y medio.

Así que cuando lo finalizas, por Dios, no quieres pensar más en ello. Me gusta la idea de dejar ir los pensamientos que me ocuparon la cabeza por más de dos años.

¿Cuál es su sentimiento respecto a plataformas como Netflix?

Hay dos cosas: primero, pasas mucho tiempo trabajando en una película, en los aspectos técnicos que quieres que se proyecten de la mejor manera posible, lo cual significa en una sala de cine; pero, y ahí viene lo segundo, nuestra más reciente película ('La balada de Buster Scruggs') no la hubiéramos podido hacer sin apoyo de los servicios de streaming; fue financiada por Annapurna y vendida a Netflix, que está haciendo buenas historias. No me puedo quejar, sería un hipócrita porque Netflix está apoyando muy buenas películas que de otra manera no se harían ni se verían.

¿Cuál es la clave para mantener su independencia?


Trabajar barato (se ríe). Sí, hacer películas de poco presupuesto ayuda. Queremos tener toda la independencia, el control de la historia y que nadie nos diga qué hacer. Hemos podido disfrutar de esa libertad de esa manera y cuando los grandes estudios se interesan en financiar nuestras películas, no nos llama la atención porque a ellos les encanta saber todo, quién lo hará y cómo lo harás.

Es curioso, pero una suerte de inercia de esa libertad es lo que nos ha jalonado hacia el futuro, porque de verdad que no hemos tenido que luchar por financiar nuestras películas, excepto por las dos primeras.

No me puedo quejar, sería un hipócrita porque Netflix está apoyando muy buenas películas

¿Piensan en el público al momento de desarrollar un proyecto?

Para ser honesto, jamás pensamos en la audiencia… no del todo. No pensamos en términos de que vamos a hacer una película específica para un gusto o para un público. No es una cosa calculada, simplemente no trabajamos de esa forma.
Ahora, lo que sí es real es que eres consciente de que la clase de filme que haces no será masivo y posiblemente costará mucho dinero. Pero eso es algo que sucede en los cálculos de producción y no en los términos de que a la gente le guste o no la película.

¿Tiene algún referente del cine latinoamericano?


Comercialmente hablando es muy difícil ver cine latinoamericano en Estados Unidos, es muy limitada la exposición de lo que se produce acá. La noche inaugural del festival tuve la oportunidad de ver por primera vez en mi vida una película colombiana ('Niña errante', de Rubén Mendoza). Y tuve que venir hasta acá para verla.
Ahora podemos hablar de la gran exposición que han tenido los tres famosos directores mexicanos que están haciendo cine en Hollywood (Alfonso Cuarón, Alejandro González Iñárritu y Guillermo del Toro). Y eso debido a que muchas de sus películas son en lengua inglesa.

Aquí hay que hablar de Roma, a propósito de Cuarón...

A mí me gustó la historia. Es grandioso cuando hay mucho ruido alrededor de una película y esta se lo merece.

Tal como Roma, La balada de Buster Scruggs nació en Netflix.

Así es. Duramos mucho tiempo dándole forma a ese proyecto. Escribimos el primer acto cuando conocimos al actor protagonista, hace como 20 años, y propusimos una recreación del vaquero. Que en principio iba a ser un corto.

De hecho, los capítulos los fuimos concibiendo en un orden distinto al que se ve en la película. Los primeros dos o tres los hicimos por pura diversión; cuando supimos que teníamos la oportunidad de hacerlos, pensamos: ‘No hay una conexión para poner todo esto junto, pero se ve bien así’. Entonces decidimos escribir un par más para hacer el largometraje. Tuvimos toda la libertad del caso.

¿Volvería a hacer un wéstern?

En cuanto a la producción, es muy difícil este género y ya lo habíamos experimentado con True Grit: son historias llenas de exteriores; estás a merced del clima, y es delirante a veces lidiar con eso, además de que tienes animales en el set, donde casi que todo se convierte en un problema. Es curioso porque tienes un paisaje increíble, caballos lindos y acción, pero la producción puede ser realmente frustrante.

De ese universo de personajes increíbles que han creado, ¿tiene alguno favorito?

No, porque, como dije antes, al acabar la película dejo de pensar en eso. Y en ellos.

¿Ni para irse de fiesta?


Bueno, saldría con el personaje de John Turturro en El gran Lebowski (Jesus Quintana, un latino excéntrico que habla en tercera persona).

¿Ha considerado hacer cine sin su hermano?


Nunca me he imaginado haciendo películas solo, podría, pero no. Empecé haciéndolas con Joel desde que éramos niños. En mi cabeza, hacer cine es hacerlo con mi hermano.

SOFÍA GÓMEZ G.
Cultura y Entretenimiento
*Cartagena (por invitación del Festival de cine de Cartagena)
En Twitter: @s0f1c1ta

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sal de la rutina

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.