‘Ningún narcotraficante tiene éxito sin usar la violencia’

‘Ningún narcotraficante tiene éxito sin usar la violencia’

'Fariña' cuenta el origen de la mafia en Galicia y sus alianzas con los carteles de Cali y Medellín.

Nacho Carretero

Carretero es reportero del diario 'El País' y colaborador de la Cadena Ser.

Foto:

Miguel G. De La Fuente

Por: Armando Neira
21 de junio 2020 , 03:24 a.m.

Sito Miñanco es un joven pescador tan diestro para manejar lanchas por las bravas aguas que bañan a Galicia, una comunidad del noreste de España, como ambicioso para jugarse la vida por conseguir plata. Así que se inicia en el contrabando de tabaco, luego en el tráfico de hachís y finalmente en el de la cocaína.

“Voy a ser el Pablo Escobar de España”, dice convencido al ver la lluvia de billetes que le da la ‘fariña’, harina en gallego y manera en la que allí llaman al ilegal polvo blanco. Esta es la historia del libro escrito por el periodista Nacho Carretero y cuya serie homónima se convirtió en un suceso en la televisión ibérica y que ahora, en Colombia, está disponible en la plataforma Netflix.

Carretero (A Coruña, 1981) es reportero del diario ‘El País’ y colaborador de la Cadena Ser.

¿Cómo le parece la versión de su libro llevado a la televisión?

Me parece una serie de un nivel muy alto. En mi opinión, esta serie tiene su mayor mérito en cómo ha logrado captar la atmósfera y la estética de aquella Galicia.

Los paisajes naturales de Galicia son espléndidos, esa costa, ese mar. Allí, en los años 80, surgió el narcotráfico por primera vez en España. ¿Ese fenómeno hubiera sido imposible sin las alianzas con los carteles de Cali y Medellín?

En Galicia los narcotraficantes comenzaron como contrabandistas de tabaco. Así se hicieron poderosos. Y eso llamó la atención de los carteles colombianos cuando decidieron empezar a exportar cocaína a Europa. Esta alianza resultó fundamental para el surgimiento del narcotráfico en Galicia y en España, en general. Y fue tan exitoso que todavía hoy perdura.

¿Por qué fue tan necesaria para ambas partes la unión entre los capos colombianos y los de Galicia?

Los gallegos fueron unos aliados perfectos para los carteles colombianos. Narcotransportistas de enorme efectividad y leales. Cuando las organizaciones colombianas quieren introducir una cantidad grande, suelen confiar en los clanes gallegos, grandes conocedores del mar y de la intrincada costa gallega.

¿Y por qué Galicia?

La tradición de contrabando hizo que en Galicia hubiera una infraestructura ideal para dar el salto al narcotransporte. La costa gallega, enredada y llena de peligros y escondites, es el escenario perfecto para introducir mercancía sin ser visto.

¿Y hoy cómo está el narcotráfico en España?

Más activo que nunca. Nunca en la historia había entrado tanta cocaína y hachís en España, proveniente de Latinoamérica y Marruecos, como ahora. Es un problema que va a más.

Ningún narcotraficante tiene éxito sin usar la violencia. Lo que pasa que a veces es más explícita y otras, más discreta


Uno de los hechos más conmovedores de la serie es cuando las madres salieron a la calle a enfrentar a los capos porque estaban destruyendo las vidas de sus hijos...

Las madres se rebelaron contra el poder de los narcos cuando vieron cómo sus hijos empezaban a morir por culpa de la masiva presencia de las drogas. Fue un acto muy valiente que hizo reaccionar a las autoridades.

¿Cómo valora en la distancia el papel que jugó el juez Baltasar Garzón?

Fue fundamental para hacer comprender a los narcos que no eran inmunes. Hasta que él actuó, los narcos operaban sin ser molestados.

Aquí como allá hay características similares de los capos. Ver a Sito es como un espejo de los Rodríguez Orejuela, en Cali; o Escobar en Medellín. ¿Por qué será?

Por el gusto por el fútbol, al blanqueo de capitales y a una estrategia de dibujarse como un benefactor social.

Los narcos siempre sorprenden. Hubo un episodio insólito. Un capo quiso llevarlo ante la justicia no por lo que usted afirmó de los crímenes que él cometió, sino por cómo lo describió en su vida sexual...

Sí. Un exalcalde de un pueblo de Galicia vinculado a ciertas investigaciones decidió presentar una querella contra mí por citarlo en el libro. Al final la querella acabó en nada, ya que todo lo que cuento en el libro sobre él es rigurosamente cierto y está probado. Así que se desestimó por completo su demanda.

Pero ¿alcanzaron a prohibir su libro?

Antes de que se desestimara la demanda, la jueza decidió aplicar una medida cautelar prohibiendo el libro. Una medida incomprensible que secuestró la publicación durante cinco meses.

Sobre el protagonista, es difícil de creer que Sito Miñanco pudiera llegar a ser el jefe del cartel, soñara con emular a un Escobar, pero en la serie no mata, no hiere a nadie. ¿Realmente fue así?

No. Ningún narcotraficante tiene éxito sin usar la violencia. Lo que pasa que a veces es más explícita y otras, más discreta.

¿Y su captura fue tan cándida? En la práctica, se entregó y comparado con un Escobar que aquí se le fugó desde una cárcel, La Catedral, a un ejército de 4.000 militares...

El volumen de poder y violencia de las organizaciones colombianas y gallegas es incomparable. En Colombia llegaron a poner en riesgo la estabilidad misma del Estado. Aquí nunca ha llegado a ese nivel. Aunque en el ámbito regional, en Galicia, llegó a ser un gran problema.

Hablemos de usted. ¿Qué pasó en su vida después del éxito de la serie? ¿Qué ha escrito desde entonces?

Después de ‘Fariña’ escribí ‘En el corredor de la muerte’, un libro que cuenta la historia de Pablo Ibar, un español condenado a muerte en Estados Unidos que siempre se ha declarado inocente. También de este libro hemos hecho una serie para TV, llamada de la misma forma y protagonizada por Miguel Ángel Silvestre.

Estamos en un momento en que las historias hay que contarlas en muchos formatos y es imposible controlar todos ellos


Usted es joven, pero también un curtido reportero. ¿Qué técnica le enseñó el oficio de periodista para escribir libros?

Ya no soy tan joven, pero gracias. Más que una técnica me dio algunas directrices, como la de ser riguroso y claro, y a la vez intentar escribir de una forma que atraiga al lector, aunque ‘a priori’ no le interese el tema.

Trabaja usted en ‘El País’, en una redacción muy grande. ¿Es mejor así o estar en solitario para escribir?

Se me da mejor llevar a cabo proyectos de forma individual. Pero es verdad que estamos en un momento en que las historias hay que contarlas en muchos formatos y es imposible controlar todos ellos. De ahí la importancia de apoyarse en gente que sí conozca a fondo esas otras narrativas, como puede ser una serie de TV, un pódcast o una novela gráfica.

¿Su trabajo podría llamarse nuevo periodismo español?

No me corresponde a mí inscribir mi trabajo bajo ninguna etiqueta. Lo único que puedo decir es que intento siempre buscar nuevas formas de narrativa para llegar a cuanta más gente mejor. Intento mantener la mente abierta.

¿Cuál técnica usó para construir ‘Fariña’? ¿Tomó los expedientes y los ordenó narrativamente?

Hubo un trabajo de ordenar el material muy laborioso. Sentencias, documentos y hemeroteca de prensa. Una vez organizado, busqué los personajes clave de ese entramado y los entrevisté.

¿Antes de escribir ‘Fariña’ tuvo la ilusión de que su obra tendría tanto éxito? ¿El tema de los narcos sí es tan atractivo en España?

Nunca imaginé que ‘Fariña’ pudiera tener tanto éxito. Desbordó mis mejores previsiones. Desde luego, el tema del narcotráfico resulta muy atractivo a los lectores y espectadores. Estamos hablando de tramas y personajes que parecen sacados de una novela.


Finalmente, hay una situación nueva que es la de que un vasto público cree que se informa mejor por las redes sociales y les cuesta trabajo meterle el diente a un libro extenso...

La inmediatez es un valor muy al alza, sobre todo en la gente joven. Prima más la cantidad que la calidad. Sin embargo, creo que eso no es incompatible con contar historias con profundidad y que todavía hay mucha gente que se interesa y lee historias de este tipo.

ARMANDO NEIRA
Editor de Política de EL TIEMPO

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.