Secciones
Síguenos en:
¿Donald Trump merece ganar el premio Óscar?
Trump

Trump en la recordada escena de la película 'Mi pobre angelito 2', filmada en un pasillo del Hotel Plaza, propiedad del magnate.

Foto:

Instagram realdonaldtrump

¿Donald Trump merece ganar el premio Óscar?

Ha compartido el set con Woody Allen y Will Smith. ¿Sus debates son parte de una gran actuación?

Donald Trump es el héroe de Patrick Bateman en American Psycho (1991), de Bret Easton Ellis, la novela de un yuppie de Wall Street que en sus ratos libres se dedica a descuartizar a sus amigos y a las prostitutas que encuentra en su camino. Un año más tarde, en 1992, protagonizaría una escena inolvidable en Mi pobre angelito 2.

Trump es un animal audiovisual; un verdadero personaje de ficción. En el último siglo solo pueden competir con su figura Richard Nixon y J. F. Kennedy. En El irlandés, de Martin Scorsese, sus protagonistas dejan en el aire la hipótesis de que el asesinato de Kennedy fue un ajuste de cuentas de la mafia. Hay cientos de teorías conspirativas y su presencia en la historia del cine tuvo una huella más picante: fue amante de Marilyn Monroe

Los Simpson se burlan de los primeros 100 días de Trump como presidente

Donald Trump como personaje de 'Los Simpson'.

Foto:

FOX

Nixon es el gran villano del cine. El Watergate tiene todavía unos 100 filmes por delante e –incluso– es el protagonista de la gran distopía del cómic, el cine y ahora la TV: Watchmen. El también exmandatario Ronald Reagan fue actor, pero sus películas terminaron en un discreto olvido y no hay docenas directores o escritores de ficción revisando su vida. Su sombra –acaso– aparece en filmes como Mátalos suavemente y American Psycho.

La dinastía Bush fue protagonista de Fahrenheit 9/11, el documental de Michael Moore, pero el que terminó en la gran pantalla como gran nombre en un filme de varios millones de dólares de presupuesto fue Dick Cheney en Vice.

(Le sugerimos: Entrevista con Christian Bale 'Dick Cheney era brillante para manipular las dinámicas gubernamentales')

Trump aparece en Los Simpson y en La nana. Fue dueño de Miss Universo. Tuvo su propio reality (El aprendiz, 2004, con varios récords de audiencia) y su frase más célebre fue: '¡Estás despedido!'

Pero Trump…Trump es distinto; no solo sus "actos históricos" –como su reciente actuación en la pandemia– son los que lo tienen en la memoria colectiva. Trump aparece en Los Simpson y en The Nanny (La niñera). Fue dueño de Miss Universo. Tuvo su propio reality (El aprendiz, 2004, con varios récords de audiencia) y su frase más célebre fue: “¡Estás despedido!” Sus debates presidenciales televisivos –como el de la noche del martes 29 de septiembre– son calificados de vergonzosos, pero nunca queda claro si ganó o perdió.

El actual presidente de los Estados Unidos apareció en varias series durante las décadas de 1980 y 1990, Los Jefferson en 1981, Sex and the City, De repente, Susan, Spin City: una loca alcaldía, o junto a Will Smith en El príncipe del rap.


(Vea: La escena en la que Donald Trump apareció en El príncipe del rap)

Se reinterpretó en cameos breves en las películas Across the Sea of Time (1995), Studio 54 (1998), Cómo triunfar en Wall Street (1997), Zoolander, con Ben Stiller en 1999, o de la mano de Woody Allen en Celebrity (1998). Incluso, dejó de ser Trump para convertirse en el padre de Waldo, el odioso ricachón del barrio en Una pandilla de pillos (1994) .

Pero su escena cumbre es cuando aparece con una gabardina negra, en un pasillo del Hotel Plaza (su hotel), y le indica al pequeño Kevin McCallister donde queda el vestíbulo en Mi pobre angelito 2.

Trump –en su incesante juego de imagen– les pedía a los productores que le dieran un papel, por mínimo que fuera, a cambio del préstamo de sus propiedades. Su ego –incluso– lo tuvo al lado de Al Pacino en Perfume de mujer, en la que tuvieron que escribir una escena para él, pero la secuencia acabó fuera del montaje final, según una confesión del actor Chris O'Donnell.

La lista de documentales sobre él también es extensa, o los libros en los que hablan de sus dedos gordos, como “Trump. Ensayo sobre la imbecilidad”, del filósofo Aaron James, en el que la frase de promoción es de Stephen King: “Trump es un imbécil sin idea de cómo funciona un gobierno”.

Recientemente, estalló un escándalo al conocerse que el gobierno estadounidense intentó bloquear el estreno de “Nación de inmigrantes”, el documental de Netflix que se salió en agosto. “No le gustó le que se veía” comentaron sus directores Christina Clusiau y Shaul Schwarz, respecto a la imagen del presidente en el documental, en los que se plantea delitos graves en uno de los apartados más controvertidos de su administración, como la separación injustificada de familias, la detención de inmigrantes sin razón o la ralentización de sus procesos judiciales.

El mandatario ha sido el eje de otras producciones documentales: Fahrenheit 11/9 (no confundir con 9/11, del 2004), en el que Michael Moore desnuda al magnate y su forma de enriquecerse y hacer política; El cuarto poder, una producción de Movistar+; o Dirty Money, de Netflix. Y seguro se harán más documentales. Y más películas. Y se escribirán más libros 

Y tal vez Donald Trump gane el Óscar.

Encuentre más notas de cine de Cultura y Entretenimiento

Redacción Cultura
En Twitter: @CulturaET

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.