El periodismo de Samper Ospina / El otro lado

El periodismo de Samper Ospina / El otro lado

Hay que atreverse a perder la seriedad del noticiero y ganar nuevos formatos en tiempos digitales.

Daniel Samper y Juan Manuel Santos

El periodista Daniel Samper y el presidente Juan Manuel Santo.

Foto:

Instagram: Daniel Samper Ospina

Por: Ómar Rincón
26 de agosto 2018 , 10:50 p.m.

Se discute, aún, si un ciudadano puede informarse para tomar decisiones vía la televisión. Y la respuesta más común es que no, ya que es imposible formarse una opinión pública, plural y diversa viendo un noticiero de televisión.

La televisión informativa como la conocemos hoy nace con la muerte Lee Harvey Oswald, posible asesino del presidente estadounidense John F. Kennedy, hecho ocurrido el 22 de noviembre de 1963 en Dallas.

Y es que Oswald fue detenido para ser asesinado dos días después. Se dice que fue asesinado por culpa del asedio de las cámaras de televisión y que desde ese día surgió la figura del periodista-'celebrity' como protagonista y se perdieron para siempre el periodismo y la realidad.

Desde ese entonces los noticieros de televisión son más el espectáculo de los presentadores que del periodismo, triunfa la narrativa del 'show'.

Y así no se puede narrar con diversidad de fuentes, dar los datos y producir contexto. Solo queda el protagonismo del periodista. Y peor con el énfasis en el directo y el periodismo sensacionalista. Nada se prepara. Nada se investiga. Nada se contextualiza. La política, el poder, la muerte se narran como si fueran un partido de fútbol.

Así es imposible informar en esa narrativa veloz y fragmentada. Y ante la incompetencia de contar la realidad, tal vez el periodista deba ser la noticia y el show.

Entonces, se crean formatos más de entrevistas como 'Los informantes' o 'Cuatro caminos', pero que siguen siendo el 'show' del periodista sin datos ni contexto.

Ante esto lo que hay que hacer es crear nuevos formatos para contar la realidad y hacerlo con otros tonos y otras narraciones. Y ahí surge el periodismo de humor como una manera de adentrarse mejor en la realidad.

En Colombia lo logró muy bien Jaime Garzón, al que asesinó hace 19 años el poder porque sabe que el humor lo desnuda mejor.

Hoy en televisión hay un intento en 'Vox Populi', de Caracol, pero es más chiste que información. Lo mismo pasa con 'La luciérnaga' o 'El tren de la tarde' en radio. El chiste se “come” la información.

En este contexto, se agradecen los ensayos de caricatura de Daniel Samper Ospina y
su #HolaSoy Danny.
Primero al hacer de 'youtuber' cuenta mejor y con más contexto la realidad.

Pero sus éxitos más rotundos fue la entrevista que hizo al expresidente Santos, donde logró un documento con más realidad y profundidad que el análisis de los medios serios, y ahora, otra vez logró contar el fenómeno de la política cínica haciendo un video reguetonero donde pone en contexto la consulta popular anticorrupción.

Samper Ospina demuestra que se puede hacer otro periodismo: el asunto es atreverse a perder la seriedad y solemnidad del noticiero y ganar nuevos formatos de los tiempos digitales. La re-invención de la televisión informativa no es asunto de escenografía o tecnología, es de formatos y contar en otros modos la realidad.

ÓMAR RINCÓN
Crítico de televisión
Orincon61@hotmail.com

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.