Linero, un cura atrapado en la ‘selva de las redes sociales’

Linero, un cura atrapado en la ‘selva de las redes sociales’

El sacerdote ha dicho que ha vivido días 'trepidantes' tras anunciar su retiro sacerdotal. Análisis.

El padre Alberto Linero nació en Santa Marta hace 49 años.

El padre Alberto Linero nació en Santa Marta hace 49 años.

Foto:

César Melgarejo. EL TIEMPO

Por: Armando Neira
08 de septiembre 2018 , 10:36 p.m.

En cuestión de clics, el padre Alberto José Linero Gómez pasó de ser una de las más exitosas figuras mediáticas del país a objeto de burlas en las redes sociales. De hecho, fue tendencia en Twitter hasta que la joven Daneidy Barrera Rojas, ‘Epa Colombia’, que escupió a un policía por un parte de tránsito, lo bajó del trono.

La situación de Linero se explica por una combinación de factores: el impacto social por un cura que abandona esa forma de vida, en teoría sagrada; el rol protagónico de él tanto en los nuevos medios como en los tradicionales y el incierto y, en ocasiones, temible universo de las redes sociales.

En efecto, Linero goza de altísima visibilidad simultánea en radio, prensa y televisión. Tanto que el agudo crítico y docente universitario Omar Rincón dice: “Un cabezazo sería ponerlo de presentador en un noticiero y seguro disparía el 'rating' ”.
¿A qué se debe ese carisma? “Así como el papa Francisco le puso alegría a la Iglesia, el padre Linero le puso bacanería caribe a Jesús. Y lo pudo hacer porque jugó en la cancha de la televisión y dribló a la solemnidad de la Iglesia para meter el gol del hablar desde la intimidad y como la gente del común. Linero puso a Jesús a ser cotidiano, a parecerse a los pecadores que somos, y lo hizo donde somos más sencillos y emocionales, en la televisión”, argumenta Rincón.

La estrecha relación del cura –nacido hace 49 años en Santa Marta, pero barranquillero de corazón– con los medios quedó en evidencia, incluso, hasta para divulgar su nueva opción de vida. El país conoció de la dispensa para ‘colgar los hábitos’ al superior general de la Comunidad Eudista, en Roma, en una entrevista al diario 'El Heraldo' el miércoles pasado.

Vivir otra vida

La noticia, en primera plana, estaba ambientada con párrafos del vallenato 'Me rindo majestad', de Adolfo Pacheco: “Voy a vivir la vida de otra manera / Voy a seguir quemándola de otro modo / Para cuando envejezca antes que muera / No viva solo, no viva solo”, citados por el propio Linero.

El diario de curramba informó además que esa es la casa del padre desde hace casi 12 años y destacó que allí escribe una columna sabatina. La exclusiva fue alojada en la amable sección de entretenimiento, un espacio similar al que él ha copado con brillo en los canales RCN y Caracol.

Después de las noticias duras y de deporte, transmite sus mensajes con una dosis de buena energía. “Al padre Linero le dieron la televisión y la supo hacer suya para encantar con lo espiritual caribe: un dios gozoso, sabroso, que se parece a uno”, añade Rincón.

Linero se mueve como pez en el agua en otros escenarios públicos. Ha sido vicepresidente nacional de la emisora Minuto de Dios y su cuenta de Twitter, @PLinero, tiene casi tres millones de seguidores.

Desde hace varios meses es analista en Blu Radio, en su programa de mayor audiencia 'Mañanas Blu'. Allí su director, Néstor Morales, lo entrevistó en una charla que fue tendencia en Twitter. Un hecho singular en el que uno de los miembros de panel se convierte en noticia.

“No me voy por un problema afectivo o sexual, sino existencial”, se lee en uno de los varios titulares que la emisora le ha dedicado al tema en su página web. Además, el padre Linero es un habitual de las lista de los libros más vendidos. Así, 'El man está vivo' ocupó, en varias ocasiones, el privilegiado primer puesto. Igual pasó con una media docena de títulos en su vertiginosa carrera de escritor. Una estrella en el firmamento mediático.

¿Colombia laica?

Pero ¿semejante tornado por un religioso en un país que en teoría es laico? “Aunque se afirma la idea de una sociedad cada vez más secularizada, en la práctica los latinoamericanos otorgamos un lugar privilegiado a los temas en los cuales está presente la variable religiosa”, dice Jenny Andrea Santamaría, quien cursa un doctorado en Teología en la Universidad Javeriana.

Las acciones y discursos de los líderes religiosos son relevantes para un gran porcentaje. Aquí, l as creencias y prácticas religiosas, siguen incidiendo significativamente en los debates sociales

“Las acciones y discursos de los líderes religiosos son relevantes para un gran porcentaje. Aquí, l as creencias y prácticas religiosas, siguen incidiendo significativamente en los debates sociales”, agrega.

Este caso, sin embargo, derivó en una avalancha de memes, en su mayoría con connotaciones sexuales. Varias piezas no fueron creadas por tuiteros que se agazapan en el anonimato sino inspirados en reconocidos medios que ilustraron la información con el rostro de Linero y mujeres en insinuantes poses.

“Si no son personas las que se burlan, sino periodistas o medios los que se equivocan, tergiversan o falsean la realidad, la situación es más delicada aún, porque la gente suele creer en los medios, menos que antes, pero creen. Por lo tanto, insinuar que un padre ha colgado los hábitos por una mujer es inadmisible”, reflexiona Renata Cabrales, estratega y consultora de medios y coordinadora del proyecto Convivencias en red, del Centro Gabo.

“La gente olvida que tras un perfil de Twitter hay una persona que siente, tiene sueños y metas. El padre Linero tomó la decisión más difícil de su vida. Y es en esos momentos cuando las redes deberían ser usadas con un fin positivo”, solicita ella.

El padre, por su parte, confiesa que desde su anuncio ha vivido “unos días trepidantes”, y aunque comprende la dificultad de reinventarse y darle un giro a la existencia cuando se es una figura pública, esta es mayor en la frenética e inquietante era de las redes sociales. “He recibido todo tipo de mensajes, desde los más tiernos e inspiradores hasta las críticas y deformaciones de la realidad más locas”, dice.

Por eso, advierte que si bien las redes son un instrumento fantástico de comunicación, teme, como lo experimentó él en carne propia, que tanta interacción sin control, sin respeto, ausentes de la verdad terminen transformando las redes sociales en “selvas, en las que los nuevos salvajes se agreden; manicomios en los que la gran variedad de voces no permiten un mensaje sólido sino el ruido que a todos les hace daño”.

Daño que, según él confesó en Blu Radio, lo tiene muy afectado. “¡Pues, cierre la cuenta de Twitter!”, ironizó al aire uno de sus propios compañeros de mesa de trabajo.
Pero, en realidad, ¿qué es lo que busca el padre cuando canta que no quiere vivir en soledad? Su sueño fue interpretado por muchos como si fuera en búsqueda de una mujer para vivir en pareja. “Error, error, error cuando la gente cree que uno se va de la iglesia por una mujercita”, dice el padre Carlos Novoa S. J., doctor en Ética y profesor de la Javeriana.

Para él, la soledad es una cuestión de matices y no existe una fórmula simplista ante esta. “Conozco parejas con 15 y hasta 20 años de casados que comparten la misma cama pero que no se comunican, viven ausentes y pasan años sin siquiera tener una relación sexual”.

¿Qué lección le quedó de todo esto al padre Linero? “Ser más prudente al hablar”, dice. “Mantener la boca callá”, sentencia con su cálido acento caribe.

ARMANDO NEIRA
Editor de Cultura
En Twitter: @armandoneira

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.