El director Lars von Trier vuelve a provocar con ‘La casa de Jack’

El director Lars von Trier vuelve a provocar con ‘La casa de Jack’

El realizador regresa al centro de la controversia, esta vez con una cinta sobre un asesino serial.

Película ‘La casa de Jack’

Matt Dillon (con un hábito púrpura) es el protagonista de esta historia, en la que también está Uma Thurman.

Foto:

Cortesía Golem

Por: Ernesto Garratt Viñes - El Mercurio (Chile) - GDA
27 de abril 2019 , 11:02 p.m.

En persona, Lars von Trier no para de temblar. Su cabeza se mueve en una notoria vibración sin control aparente, lo mismo que sus manos: agitándose en una oscilación intermitente. ¿La razón? Los efectos confesados del exceso de alcohol, como ha señalado abiertamente este artista de 62 años. Tembloroso y físicamente disminuido, estamos frente a una persona apagada. Esa es la primera impresión con que uno queda, y así será a lo largo de esta charla en la que los dedos de sus manos, donde se leen las palabras tatuadas ‘Fuck’ (dedos de la mano derecha) y ‘Yeah’ (dedos de la mano izquierda), también vibran en lo que parece ser una debilitada pero aún abierta provocación a la corrección.

Polemista profesional, este hombre que está acostumbrado a levantar controversias, y de las grandes, desde el inicio de su carrera –con filmes como ‘Los idiotas’, ‘Bailarina en la oscuridad’, ganadora de la Palma de Oro en Cannes, o las más recientes ‘Anticristo’ y ‘Ninfomaníaca’, más una batería, todas ellas, de bofetadas a la moral y las buenas costumbres–, ahora explica las razones para rodar la insolente ‘La casa de Jack’ –que se estrena el jueves en Colombia–, con Matt Dillon, Uma Thurman y Bruno Ganz, entre otros: una arremetida de incorrección política, en tiempos del #Metoo, sobre un asesino en serie, interpretado por Dillon, que a lo largo de los años se ensaña especialmente contra víctimas femeninas.

Este obsesivo criminal llamado Jack, con una mentalidad perfeccionista, es para muchos críticos de cine una especie de insano ‘alter ego’ de un artista. De alguien como el mismo Lars von Trier. “Sí, podría ser una película sobre un artista, no un muy buen artista, pero es alguien que lleva las cosas al límite. Podría estar de acuerdo en que matar a 64 personas, la cifra de víctimas de mi protagonista, podría ser una obra de arte, ¿por qué no?”, responde el mismo director, y agrega entre risas: “El arte es difícil de definir, pero, en serio, obviamente no asesinaría a nadie”.

‘Persona non grata’

Hay que tener las antenas bien paradas y saber distinguir la broma del discurso serio. Porque es a causa de esa zona gris que Lars von Trier se ha metido en las patas de los caballos. Hace siete años fue declarado ‘persona non grata’ en el Festival de Cannes por hacerse el chistoso en una conferencia de prensa donde, mientras hablaba de su película ‘Melancolía’, cayó en desgracia. En 2011 dijo comprender a Hitler, que lo podía ver sentado en su búnker al final y que hasta simpatizaba con él. Sus comentarios hicieron arder Troya y el Festival lo expulsó. Pero en mayo vino el perdonazo de Cannes y Von Trier volvió al foco mundial. “Mi problema es que no creo que realmente haya algo que perdonar”, dijo.

En su lecho de muerte, la madre de Lars von Trier le habría dicho que su verdadero padre no era el hombre que siempre pensó era su progenitor, sino un ciudadano alemán. Ese descubrimiento, explica, lo llevó a hacer una broma mal interpretada en Cannes y además no muy bien expresada debido a su poco fluido inglés, con harto acento y nada de docto. “Mi madre era una mujer fuertemente feminista y creo que de alguna manera nos transmitió la culpa de ser hombres”, explica, para ejemplificar la razón por la que siempre, o casi siempre más bien, ha filmado títulos protagonizados por mujeres. “Sí, me he sentido culpable de ser hombre”, dice sobre su fijación por protagónicos femeninos como una manera de hacer una inconsciente discriminación positiva en su cuerpo de trabajo. Pero la tendencia está cambiando en ‘La casa de Jack’.

La palabra ‘misoginia’ se ha repetido entre algunos detractores y más entre aquellos que abandonaron la sala en festivales como Cannes, frente a las fuertísimas secuencias de ‘gore’ o efectos especiales sangrientos de ‘La casa de Jack’. Pero para Von Trier se trata de una manera de correr las barreras de lo aceptable en materia de arte y provocación; y una forma de lograr su objetivo, o hacerlo más tolerable al menos, es apelar a un especial sentido del humor.

Por ejemplo, hay una secuencia donde Jack sale una y otra vez de una escena del crimen porque tiene TOC (trastorno obsesivo-compulsivo) y quiere dejar las cosas en determinado orden, y por culpa de esa obsesión compulsiva es incapaz de abandonar rápido el lugar donde cometió su fechoría. “Es muy divertida esa secuencia, pero también dolorosa porque sufro de TOC y sé que es realmente penoso”, confiesa el director. “Quizás no sea tan malo, pero lo es si al final regresas cinco veces por la noche al mismo lugar porque las cosas que te obsesionan no estaban en el lugar correcto”, añade.

Al final, la autorreferencia funciona como un irreverente espejo, ya sea a los propios trastornos mentales del director como a su propia obra. De hecho, hay un ruidoso segmento de la película donde aparecen en calidad de breves clips pasadas cintas suyas, como ‘Melancolía’ o ‘Anticristo’, como si este filme para personas con un criterio muy formado fuera una despedida final.

Mi madre era una mujer fuertemente feminista y creo que de alguna manera nos transmitió la culpa de ser hombres

Filme posdepresión

“Sí, bueno, hacer películas es lo único que puede relajarme, porque ahora me estoy recuperando de una depresión, por lo que trabajar es bueno, pero esta vez fue muy difícil filmar”, resume un momento después sobre el hecho de realizar ‘La casa de Jack’, un viaje por una montaña rusa de emociones que ya le pone la etiqueta de polémico a un tipo que ya era polémico. Y, pues sí. Y Matt Dillon y Bruno Ganz, explica el realizador, estuvieron a la altura de esta arriesgada aventura.

“La parte de Matt fue difícil de elegir, pero Matt era libre y dijo: ‘Puedo hacerlo’. Lo que fue genial, eso es lo que quieres aquí. Aunque creo que lo liberé un poco más de lo habitual gracias a la técnica que utilizo... ya sabes, les doy mucha libertad a mis actores”, dice.

La película tiene esta línea: “¿Por qué siempre es culpa de los hombres?”. ¿Será que es un comentario acerca del debate actual sobre los hombres en la industria cinematográfica? Él responde: “No. Desafortunadamente, el guion fue hecho antes de eso”. De hecho, detalla que él mismo escribió esta historia rápido como una forma de recaudar dinero para su compañía de cine, Zentropa.

Lars von Trier dice que cree en la libertad de expresión, cueste lo que cueste. No se intimida porque lo vayan a tildar de tal o cual cosa, más en estos tiempos de justicieros en redes sociales: “Me preocupa mucho la corrección política. Creo que la corrección política es muy peligrosa. Eliminar las palabras del lenguaje, como negro o lo que sea, me resulta una caída para la democracia. En Dinamarca, por ejemplo, no es contra la ley ser un nazi, y creo que eso es algo fantástico, creo en la libertad de expresión”.

ERNESTO GARRATT VIÑES
EL MERCURIO (Chile) - GDA

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sal de la rutina

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.