Secciones
Síguenos en:
Eddie Redmayne le 'pone la cara' a la brutalidad policial
AUTOPLAY
Eddie Redmayne habla de su rol en 'The Trial of the Chicago 7'Jueza ordena libertad inmediata de Álvaro Uribe Vélez. La decisión se tomó en el marco de un proceso por falsos testigos.
Eddie Redmayne habla de su rol en 'The Trial of the Chicago 7'

Niko Tavernise / Netflix

Eddie Redmayne le 'pone la cara' a la brutalidad policial

Protagoniza ‘El juicio de los 7 de Chicago’, película de Netflix que revive un escándalo de 1969.

Caos, protestas violentas, gases, gritos y brutalidad policial. Un coctel que no es extraño en Colombia fue el que se preparó en Chicago, durante el verano de 1968. “A finales de los sesenta, parecía que todos los conflictos en Estados Unidos se destilaron y luego se manifestaron en la sala de audiencias del juicio por Conspiración de Chicago”.

Esta frase es del historiador Jon Wiener (profesor emérito en la Universidad de Irvine) y refleja el significado histórico de un juicio que en 1969 repasó los disturbios ocurridos durante la Convención Demócrata, un año antes, y que medio siglo después siguen sacudiendo a la sociedad estadounidense.

Y quizás sacudirán nuestras conciencias desde el próximo viernes 16 de octubre, cuando se estrene en Colombia la película de Netflix 'El juicio de los 7 de Chicago', protagonizada por estrellas de Hollywood de la talla de Eddie Redmayne, Sacha Baron Cohen y Joseph Gordon-Levitt.

Justamente, el mencionado profesor Wiener escribió un libro que se reeditó en vísperas del estreno cinematográfico: 'Conspiración en las calles. El extraordinario juicio de los 7 de Chicago'. El texto llegó a manos de Eddie Redmayne, el actor que ganó el Óscar por 'La teoría del todo', y este lo leyó poco antes de filmar la película.

(Lea también: El encanto de Charlie Chaplin conquistó la virtualidad)

“Busqué el libro llamado 'Conspiración en las calles' –confirma Eddie Redmayne en entrevista con EL TIEMPO–, que es una mezcla con una descripción de lo que sucedió en Chicago en ese año y también tiene extractos de las transcripciones del juicio. Y luego hice una inmersión en YouTube, las grabaciones del juicio mismo, revisé los discursos de Tom Hayden cuando habló del tema en varios lugares, lo vi con Jane Fonda, y busqué fotografías para conocer los trajes, la ropa que usaba, traté de sumergirme en todo ello. Y al final, lo hice todo a un lado y traté de ceñirme a lo que decía el guion”.

Tom Hayden, el personaje de Redmayne, fue uno de los sindicados por los delitos de conspiración e incitación a los tumultos. Había sido líder estudiantil y un ferviente opositor a la guerra de Vietnam, actividad que unos años después lo llevó a conocer a la actriz Jane Fonda, con quien se casó en 1973.

En las protestas de 1968, Hayden descolló por su elocuencia, su radical condena a la guerra y sus continuas alusiones a dos líderes asesinados en ese mismo año: Martin Luther King y Robert Kennedy. Hayden también fue acusado de desencadenar la reacción policial, que terminó con cientos de heridos, otros tantos detenidos y una rabiosa polarización que se manifestó en el juicio: cualquier parecido con nuestra actualidad no es mera coincidencia.

Todo este material incandescente atrajo la atención de Redmayne, un actor que conoce los riesgos de los personajes polémicos desde que fue nominado al Óscar por su papel de transexual en 'La chica danesa'. Así que no dudó cuando recibió en Marruecos el guion que le envió Aaron Sorkin, quien es también el director de El juicio de los 7 de Chicago (y ha probado las mieles de ganar un Óscar).

“Fue interesante trabajar para alguien que es un héroe –prosigue Redmayne–. Realmente admiro todo el trabajo de Aaron (Sorkin), pero, a veces, cuando amas tanto el trabajo de alguien no necesariamente quieres verte a ti mismo en él, porque no quieres ser el que lo arruine. Dicho eso, jamás lo habría rechazado, era una perspectiva muy excitante. Él es una persona dichosa con quien trabajar, tiene un gran sentido del humor y al mismo tiempo es increíblemente riguroso. Es como un director de orquesta, a veces se sienta tras el monitor y cierra los ojos para escuchar la música de las palabras. Disfruté mucho trabajar con él”. 

(Le puede interesar: Robert de Niro deja la mafia para convertirse en un abuelo gruñón)

El espejo del pasado

Lo que no sabía Redmayne es que el guion había sido una larga condena para Sorkin. Hace 13 años, Steven Spielberg lo invitó a su casa para proponerle el argumento, y Sorkin solo atinó a responder: “Por mucho tiempo he querido escribir una película sobre el juicio de Chicago”. Pero tan pronto salió de la casa de Spielberg tuvo que llamar a su padre a preguntarle por ese hecho histórico, porque no tenía ni idea del mismo.

Después de despachar media docena de libros, varias entrevistas y la transcripción completa del juicio, Sorkin se atrevió a escribir un guion, el cual finalizó justo cuando se declaró la huelga de guionistas de 2007: el proyecto quedó enterrado, tal y como habían sepultado los cargos contra los agentes señalados de brutalidad policial.

Tuvieron que pasar una década completa y una sucesión de guiones exitosos ('Charlie Wilson’s War', 'The West Wing', 'La red social' y 'Steve Jobs', entre otros), para que Sorkin retomara 'El juicio de los 7 de Chicago' y se decidiera a dirigirla también.
Encontró oportuno el momento por la similitud de los debates presidenciales de estos años con lo que ocurrió durante la elección presidencial de 1968, en la que el candidato republicano (Richard Nixon) venció por estrecho margen al demócrata (Hubert Humphrey).

(Lea además: Matt Damon, 50 años de un tipo normal en Hollywood)

“Espero que la gente vea lo que yo entendí en el guion –dice Redmayne–. Desde que filmamos la película, el guion se ha vuelto cada vez más vigente. Necesitamos volver a mirar nuestra historia. Quizás hayamos evolucionado en algunas cosas, pero seriamente no hemos evolucionado en otras. Debemos mirar la retórica que están usando hoy los políticos y relacionarla con la forma como fue usada esa misma retórica en 1968. Y ver en dónde terminó cada uno (Nixon tuvo que renunciar seis años después). Juzgar cómo votar hoy, algo que no nos han enseñado”.

En cuanto a los Estados Unidos, y en realidad en todo el mundo, el papel de la Policía es crear una sensación de seguridad. Pero otra cosa parece estar sucediendo

El espejo de la historia no es solamente aplicable a las carreras presidenciales de hace 50 años, sino también a la represión policial, que sigue bajo el escrutinio de la opinión pública. Redmayne nació en Londres en la década de 1980, cuando la policía británica era señalada por reprimir violentamente las protestas de los mineros, pero sus reflexiones sobre los excesos de los cuerpos de seguridad son válidas en cualquier época y lugar.

“En cuanto a los Estados Unidos –agrega–, y en realidad en todo el mundo, el papel de la Policía es crear una sensación de seguridad. Pero otra cosa parece estar sucediendo. Y ciertamente, el revuelo del movimiento Black Lives Matter (Las vidas de los negros importan) se ha dado porque una y otra vez las personas afroamericanas son tratadas de manera diferente por la Policía, y de ahí proviene la indignación. Recientemente escuché una discusión muy interesante sobre el papel de la Policía, que, como dije, debería ser el de la seguridad. Pero también hay una sensación de queja, tienes que hacer lo que te dicen. Y, a veces, las quejas se han convertido en un debate más importante que el de la seguridad”.

JULIO CÉSAR GUZMÁN
Editor de la Mesa Visual
En Twitter: @julguz

Otros temas que puede leer: 
Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.