Candelaria: cuando el amor revive así, de esa manera

Candelaria: cuando el amor revive así, de esa manera

La película de Jhonny Hendrix Hinestroza es un tributo a sentimientos dormidos que despiertan.

Cuando el amor revive así de esa manera

Los actores cubanos Verónica Lynn y Alden Knight interpretan a Candelaria y Víctor Hugo, en una emotiva historia de amor.

Foto:

Cinecolor

04 de septiembre 2018 , 12:04 a.m.

Hace seis años, el director chocoano Jhonny Hendrix Hinestroza escuchó una historia acerca de dos adultos mayores que asumieron juntos las duras y las maduras en Cuba. Fue en una época (la década de los 90) en la que la revolución de Fidel Castro se apretaba el cinturón y la gente sobrevivía como podía.

¿Quién decide quedarse con uno cuando no se tiene nada?

“Fue durante el estreno de 'Chocó', mi primer largometraje. La historia me pareció bellísima y desde ese momento pensé que era perfecta para convertirla en una película”, recuerda. Por eso, siguió ese ritual de anotar en un papelito un pequeño resumen de lo que estaban narrando.

“Voy a hacer esa película”, les dijo a quienes le ofrecieron esa revelación de aguante y sacrificio. Ese fue el principio de 'Candelaria', su tercera película como director (la segunda fue 'Saudó: laberinto de almas'), aunque él la llama su verdadera ópera prima, puesto que sintió que todos los elementos estaban en el punto adecuado para armar una narrativa hermosa y profunda. Mientras escuchaba más detalles de esa pareja que perdió hasta la ropa para poder comer, Hinestroza no dejaba de maravillarse.

“Casi que de una les pregunté: ¿cómo era rodar en Cuba? (…) Era como un primer paso para una acelerada preproducción de un filme”, recuerda.

Él sentía una belleza especial en esa trama dolorosa, pero aún no la tenía tan clara. Eso vendría con el tiempo. “Luego hice una sinopsis de la historia, que fue guardada en el baúl de las cosas pendientes. “Por cosas de la vida, yo mismo sufrí los embates del amor y, de pronto, eso me hizo pensar de nuevo en aquel relato y en ese sentimiento”, explica el cineasta, de 42 años.

El dolor de una relación rota impulsó su deseo de rodar de nuevo y de sacar ese papelito de su encierro. Pero Candelaria no fue solo el producto de una experiencia personal, sino de otra reflexión.

“¿Cómo dos viejitos lograron soportar un periodo de escasez de alimentos? Es decir, eran dos viejitos que perdieron casi todo. No tuvieron hijos, pero se cuidaban el uno al otro y se apoyaban en un ambiente de carencias”, se preguntó el director, mientras trataba de sanar su corazón. “Cómo es posible que teniendo todo, alguien podía dejarme. Luego del dolor y la catarsis vino el otro cuestionamiento: ¿Quién decide quedarse con uno cuando no se tiene nada? (…) Ese tendría que ser el amor verdadero”, bajo esa última premisa armó el guion.

“Realmente cuando a vos te rompen el corazón es cuando más humano sos. Uno empieza a pensar: ¿qué fue lo que hice? ¿Cómo lo puedo corregir?”, reflexiona.
Pero su viaje fue más allá al ver también la vejez desde una perspectiva diferente.
Candelaria es una señora de casi 80 años, que refleja siempre una fortaleza inmensa.

Canta y a pesar de no tener mucho, en sus ojos siempre hay un brillo de esperanza. Su esposo, Víctor Hugo, es recio y posesivo, y parece haber caído en los brazos de la rutina. Sin embargo, todo cambia cuando aparece en sus vidas una cámara de video, lo que detona emociones dormidas y le da un nuevo aire a la convivencia.

La película me sanó; después de ella soy otro ser humano. Al equipo y a mí nos hizo ver el amor de manera distinta y esa idea de llegar a viejo con alguien que te ame

“Cuándo diablos dejé de verte”, le dice el hombre a su pareja, mientras la graba.

Todo pasa en una Cuba compleja y en la que el deterioro reviste una extraña belleza. La pareja camina por unas escenografías urbanas golpeadas por el tiempo, pero que siguen destilando encanto, como les sucede a los protagonistas, a quienes el tiempo también los ha golpeado y transformado.

“Es como una analogía en la que el final es el principio. Creo que Cuba, a pesar de su envejecimiento, pareciera estar buscando renovarse, en consonancia con lo que experimentan los protagonistas de la película”, recalca el director.

“Claro, Candelaria es como Cuba, pues revela fortaleza (…) Es una mujer a quien la vida la maltrata, las circunstancias y el paso cronológico de los años, pero hay algo que hace que saque fuerza y asuma lo que le depara la vida cada día”, reconoce la actriz Verónica Lynn, que estelariza el filme.

En su opinión, las grietas son como las arrugas, representan la evidencia del paso del tiempo, pero a la vez son el telón que envuelve muchas batallas ganadas y perdidas.
Meterse en los personajes

Cuando Lynn leyó el guion que le pasó Hinestroza, le dijo algo contundente: “Lo más hermoso de tu historia es que rasguñas en algo que a la gente no le gusta mirar y yo te lo pongo así: Los árboles normalmente tienen arrugas, son toscos y descascarados, pero a las personas les parecen hermosos, ¿por qué yo no puedo ser hermosa?”.

El comentario de una de las intérpretes más reconocidas del teatro, el cine, la radio y la televisión cubanas fue una señal positiva de lo que quería conseguir el director con su protagonista.

Pero él quiso asegurarse y por eso en uno de sus primeros encuentros le preguntó:

–Verónica, ¿cantás?

–No, pero como fruta (respondió riéndose).

–Verónica, ¿te has desnudado?

–Nunca, pero siempre hay una primera vez.

–¿Alguna vez has tenido un romance con un negro?

–No, pero no me puedo morir sin hacerlo.

El repentismo de esas respuestas borró cualquier duda: La historia ya tenía a la Candelaria indicada.

Para el papel de Víctor Hugo, el realizador colombiano ya tenía al actor Jesús Therry. Luego de una intensa búsqueda, el carisma de Therry embrujó al realizador colombiano, pero el protagonista falleció 15 días antes de comenzar a rodar la película.

“Pasé tres días deprimido, había logrado una gran conexión con él y hasta le escribí poemas para recordarlo, pero luego supe que tenía que volver al trabajo de encontrar la pareja de Candelaria”.

Buscó a un actor negro, pero no hallaba al indicado. Alguien le habló de Alden Knight, pero le advirtieron que era complicado, que vivía lejos y que no hacía casting.

Eso no importó, y al final Knight vivía cerca de donde el equipo de filmación se encontraba; era un buen tipo y un intérprete con mucha experiencia. Todo comenzó a encajar de nuevo. “Era el Víctor Hugo que tenía que llegar”, recordaba la protagonista.

Verónica Lynn y Alden Knight ya habían trabajado juntos, pero fue en Candelaria donde lograron que aflorara esa química especial que funciona de maravilla frente a la pantalla grande. “En los ensayos se me salieron las lágrimas varias veces, todo era tan natural y bello que no había manera de que no se llevara a cabo”, explica el artífice del filme, que tuvo que lidiar con muchos retos al rodar en La Habana.

“Fue como filmar por primera vez (…) El pueblo cubano fue muy amable y tuvo una muy buena conexión con el equipo de rodaje. Ahora, Verónica y Alden son los mejores amigos y tiene un cariño muy fuerte por esta producción”, agrega el director.
El aplauso sonoro del público durante su debut en el Festival de Venecia el año pasado afianzó ese sentimiento. “Ellos estaban ahí y lloraron de alegría”, rememora Hinestroza. Además, Candelaria ganó el premio a la Mejor Dirección de la sección Venice Days de ese encuentro cinematográfico.

Cuando el amor revive así de esa manera

Jhonny Hendrix Hinestroza (con la cámara en la mano), durante el rodaje de ‘Candelaria’ en La Habana (Cuba). Es su tercera película, después de ‘Chocó’ y ‘Saudó’.

Foto:

Cortesía Aldo Dalmazzo

Ahora ya me siento un director de verdad

Regalo y nuevo comienzo

“Este fue el mejor regalo que nos has podido dar de toda nuestra vida”, le dijeron los protagonistas a Hinestroza.

“Es la mejor película que hemos hecho”, recalcaron. “Fue un crecimiento, hacer una obra que guste, sea interesante y que haga pensar es algo hermoso, como también el hecho de que no se hizo con pretensiones, fue algo mas orgánica”, reconoce la actriz.
Lo mismo pensó el realizador chocoano, que desde esa experiencia reconoce que sus otras aventuras cinematográficas en la silla de dirección han sido experimentos o ensayos.

“Antes estaba aprendiendo (con Chocó y Saudó: laberinto de almas). Candelaria es mi ópera prima, pues con ella sentí el porqué y el para qué de las decisiones que tomaba en el rodaje. Ahora ya me siento un director de verdad”, puntualiza.

Además, la película consiguió tocar otras fibras. “La película me sanó; después de ella soy otro ser humano. Al equipo y a mí nos hizo ver el amor de manera distinta y esa idea de llegar a viejo con alguien que te ame”, concluye.

Jhonny Hendrix Hinestroza espera que el impacto emocional que deja su historia, con toques de humor, drama y mucha dignidad alrededor de un amor otoñal que juega a la ternura, toque al público colombiano, como ya lo hizo en Francia (donde estuvo nueve semanas en cartelera), Alemania (siete semanas), Argentina (cinco semanas) o en Austria, donde un teatro de ballet fue el escenario en el que 800 personas suspiraron con la aventura sentimental de una pareja cuyo tercer acto de su vida tiene un nuevo soplo de amor.

“Lo que más me gustó es que es una pareja tan sencilla y, si tú quieres, a veces con una ingenuidad y unos conflictos que no son tremebundos, sino cotidianos, cercanos y, de pronto, sentir que están vivos, eso es lindísimo", remata la actriz Verónica Lynn.

ANDRÉS HOYOS VARGAS
CULTURA Y ENTRETENIMIENTO
Twitter:  @AndresHoy1

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.