Felicity Huffman, de ‘ama de casa desesperada’, a culpable de fraude

Felicity Huffman, de ‘ama de casa desesperada’, a culpable de fraude

La actriz confesó haber pagado para que su hija ingresara a una universidad de élite de EE. UU.

Felicity Huffman

Felicity Huffman acompañada de su hermano Moore Huffman Jr. a la salida del juicio en el que se declaró culpable de fraude.

Foto:

Reuters

Por: Redacción Domingo
19 de mayo 2019 , 12:20 a.m.

Esta semana, la actriz Felicity Huffman se declaró culpable de conspiración fraudulenta para conseguir una plaza en una de las universidades de élite de Estados Unidos para su hija mayor, Sophia Grace Macy, cuyo padre es el también actor William H. Macy (‘Fargo’, ‘Shameless’). Es la cara más reconocida del mayor escándalo de fraude educativo en la historia del país.

Visiblemente afectada y ante un tribunal federal de Boston, Massachussets, la actriz de 56 años, conocida por su papel de Lynette Scavo en la exitosa serie ‘Amas de casa desesperadas’, reconoció haber pagado 15 mil dólares (cerca de 50 millones de pesos) a una organización benéfica falsa —Key Worldwide Foundation– para que alteraran las respuestas de su hija en las pruebas de acceso en 2017. Un examen de aptitudes académicas conocido por sus siglas en inglés SAT, que, según el resultado, te permite acceder a una u otra institución.

Durante el juicio, Huffman aseguró que su hija no había sido conocedora de los hechos, y, en su defensa, argumentó que su deseo de ayudarla no debería haberle llevado a infringir la ley. “Quiero disculparme con los estudiantes que trabajan arduamente todos los días para ingresar a la universidad y con sus padres que hacen enormes sacrificios para apoyar a sus hijos con honestidad”, decía en un comunicado anterior, en el que también aseguraba que aceptaba la responsabilidad de sus acciones y todas las consecuencias que se derivasen de ellas.

La ganadora de un Globo de Oro a mejor actriz dramática por la película ‘Transamerica’ se enfrenta ahora a una condena reducida de entre 4 y 10 meses de prisión tras haber llegado a un acuerdo de culpabilidad con la Fiscalía. El ente acusador también ha recomendado una multa de 20 mil dólares (algo menos de 66 millones de pesos) y 12 meses de libertad condicional. Será un juez federal quien tendrá la última palabra sobre la pena que recaerá sobre Huffman el próximo 21 de mayo.

Trama millonaria

La también ganadora de un premio Emmy por dar vida al personaje de Scavo está entre las 50 personas imputadas por su participación en la Operación Varsity Blues, un entramado de fraude y sobornos para garantizar la admisión a las mejores universidades de Estados Unidos de hijos de padres adinerados. La elección del nombre por parte del FBI es hasta irónico. Se trata del título de una película en la que un estudiante lucha por ser el mejor jugador de fútbol de su instituto para así poder entrar en la elitista Universidad de Brown. Aquí viene el otro apunte irónico: Brown no forma parte de la lista de universidades implicadas.

Entre los detenidos están padres de familia, entrenadores universitarios, empresarios y la colega de profesión de Huffman, Lori Loughlin (‘Tres por tres’). La actriz y su esposo, el diseñador de moda Mossimo Giannulli, otro de los acusados, pagaron medio millón de dólares (1,6 mil millones de pesos) para que la Universidad del Sur de California admitiera a sus hijas. Ambas fueron aceptadas como parte del equipo de remo, aunque ninguna de las dos es remadora profesional.

Quiero disculparme con los estudiantes que trabajan arduamente todos los días para ingresar a la universidad y con sus padres que hacen enormes sacrificios

En total, el fraude perpetrado por esta red asciende a los 25 millones de dólares, un monto que garantizó desde 2011 la admisión fraudulenta de estudiantes en Yale, Stanford, la Universidad de Texas, Georgetown, la de Wake Forest o la de California en Los Ángeles, entre otras. Instituciones que se han ganado su fama por, supuestamente, aceptar a los mejores alumnos entre los mejores candidatos posibles. Al frente de la trama, William ‘Rick’ Singer, dueño de la compañía Edge College & Career Network, que, por el pago de cantidades de dinero astronómico, garantizaba la admisión de diversas maneras: desde alterar los exámenes y documentos de aptitudes hasta pagar a entrenadores para que validaran las cualidades deportivas de los jóvenes, y así entrar en la universidad a través de los equipos de deporte.

El escándalo ha sacudido a la sociedad estadounidense y ha reabierto el debate sobre la brecha educativa que caracteriza los procesos de admisión de las universidades de élite, que no siempre superan los mejores, sino los que cuentan con suficientes recursos económicos para, o bien, pagar matrículas astronómicas o, como en el caso de Huffman, para modificar los resultados de las pruebas de acceso. De acuerdo con un informe de la Asociación Nacional de Consejería Universitaria (Nacac) de EE. UU. solo el 4 por ciento del total de estudiantes en edad universitaria logran pasar los filtros de las instituciones como Harvard, Princeton o Yale.

REDACCIÓN DOMINGO
EL TIEMPO

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.