Los De la Mora que llevamos en el corazón

Los De la Mora que llevamos en el corazón

Desde este 18 de octubre está disponible en Netflix la segunda temporada de 'La casa de las Flores'.

Aislinn Derbez y Manolo Caro (centro), en la grabación.

Aislinn Derbez y Manolo Caro (centro), en la grabación.

Foto:

Netflix

Por: Olga Lucía Martínez Ante
17 de octubre 2019 , 07:08 p.m.

Podría pensarse que el mexicano Manolo Caro, creador de la serie La Casa de las Flores, ha dado en la vida los mismos saltos –la mayoría al vacío– de sus personajes en la serie.

Pero no. Este arquitecto del TEC de Monterrey (México), que igual se viste de todos los colores o se pone una pinta negra de pies a cabeza, ha llevado sus estudios a sus creaciones: la enseñanza de la adecuación de los espacios que aprendió en su carrera lo pone como “una narrativa de vivir ese espacio”.

Entonces, los De la Mora y el resto de gente que los rodea en La Casa de las Flores son una suerte de espacios que se complementan: por unos entra el sol, otros son de descanso, los de más allá para la fiesta.

En el centro, un Manolo Caro que ahora vive en España, donde adelanta otros proyectos, pero que antes dejó construida esta segunda temporada de la serie, que desde hoy se puede ver en Netflix.

Caro es un buen conversador. Detrás de él hay muchas flores, de todos los colores y aromas, ya un poco ajetreadas por las luces de las cámaras que lo graban a él y a las actrices Cecilia Suárez (Paulina de la Mora) y Mariana Treviño (Jenny Quetzal), que aparece en esta temporada.

“Yo sí veo en la serie una reinvención de la telenovela, pero con más avances pues les da paso a temas de actualidad, que nos competen como sociedad. Hacemos un melodrama más de este momento, pero siendo fieles a lo que nos dio tanto éxito”, comenta.

Y ahora, para ratificar que esta familia no solo es especial sino manejada por las mujeres, Aislinn Derbez (Elena de la Mora), dice que la producción ratifica que “ellas –abuelas, madres, tías– son el pilar, las que además tapan las cosas, ponen el orden para que no se derrumben ni se caigan las familias”.

La joven, que fue madre hace poco, cuenta que aprovechó el receso para dedicarse a su hija, mientras Cecilia Suárez afirma que no solo descansó ella, “sino que dejé descansar a mi personaje”.

En este regreso, ya sin Verónica Castro, lo que causó preguntas y quejas de parte de los seguidores de la serie, tendrá a una Paulina de la Mora más empoderada, prácticamente cabeza de esta especial familia. “Perder la mamá reconfigura. Paulina debe saber quién es ella ahora sin Virginia de la Mora”, dice Suárez.

Yo sí veo en la serie una reinvención de la telenovela, pero con más avances pues les da paso a temas de actualidad, que nos competen como sociedad

Pero, acorde con la producción y sus ires y venires, para Juan Pablo Medina (Diego Olivera), rey del enredo y del amor, el simple hecho de oír hablar de una segunda temporada le causó “ansiedad cuando no nos decían nada de los libretos, pero al momento de tenerlos en mi mano ver lo bien que bajaron el balón, y que Diego tendrá un camino fuerte y definitivo”, dice.

Y su pareja, Julián de la Mora (Darío Yazbek Bernal), agrega, sin pose de divo, cualidad de su caracterización, que no perderá su personaje ese espíritu de “dámelo todo”.
Fiel a su mundo millennial, por supuesto que creció en una casa en la que se veían telenovelas como Esmeralda, La usurpadora y Marimar, “pero no hay manera de que yo vea una telenovela de 230 capítulos”.

Esta nueva temporada de La Casa de las Flores tiene, además, escena grabadas en un motel, música de Pimpinela que Caro decidió meter luego de una fiesta de matrimonio, cuando con unos amigos se fue a su apartamento, empezó a seleccionar canciones para un after party y se atravesó el dúo argentino; excesos generales y nuevos caminos que incluyen hasta contaminantes propuestas de nueva era.

Pero más que nada, incluye mexicanidad moderna, dándoles voz a minorías que han esperado ser oídas

Pero más que nada, incluye mexicanidad moderna, “dándoles voz a minorías que han esperado ser oídas. La Casa de las Flores no es la historia de una colonia (barrio), hace parte del mundo, eso fue lo que logramos. Lo que yo pensé que era de nicho tomó otro camino”, dice Caro.

El aroma de muchas flores de varios colores invade el espacio, como la familia De la Mora ha vuelto para invadir a sus seguidores.

OLGA LUCÍA MARTÍNEZ ANTE
CULTURA
Por invitación de Netflix

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.