Secciones
Síguenos en:
Iván Guarnizo y la historia de cómo encontró al secuestrador de su madre
Documental Del otro lado, de Iván Guarnizo

Beatriz Echeverry, la madre del realizador Iván Guarnizo.

Foto:

Gusano Films, RTVCPlay y Salon Indien Films

Iván Guarnizo y la historia de cómo encontró al secuestrador de su madre

Beatriz Echeverry, la madre del realizador Iván Guarnizo.

El impactante documental 'Del otro lado' revela el viaje emocional que hizo junto a su hermano.

El título de este documental tiene múltiples significados. Con 'Del otro lado', el director Iván Guarnizo va más allá de ponerse en los zapatos de quienes secuestraron a su madre, en abril del 2004. Habla de las voces que estaban al otro lado de la línea cada vez que llamaban a pedirle dinero a su familia por el rescate; son aquellos que privados de la libertad esperaban con ansia la emisión de 'Las voces del secuestro', con la esperanza de escuchar por la radio la voz de un familiar; es la dicotomía entre la ciudad-selva y la noche y el día. Y sí, también está ese hombre que cuidó a doña Beatriz Echeverry mientras permaneció en manos de las extintas Farc.

Hoy, Iván puede hablar del suceso que privó de la libertad a su madre durante casi dos años sin que se le quiebre la voz.

'Del otro lado', el documental que acaba de estrenar en los cines (está disponible en Cali, Medellín y Bogotá), fue su verdadero camino hacia el perdón que no completó solo, sino al lado de su hermano Papeto.

(Le sugerimos: Hollywood sube sueldos de algunos empleados el 62 % para evitar la huelga)

“Esto fue una catarsis familiar, algo inesperadamente bello. La relación con mi hermano se fortaleció, gracias a que por primera vez hablamos de manera profunda y desde tantos ángulos de todo lo que sufrimos”, explica Iván, de 42 años, y que está radicado en Barcelona.

El camino es literal: Iván y Papeto decidieron adentrarse en las selvas del sur de Colombia cuando las Farc recién habían entregado sus armas y empezaron su desmovilización. La decisión respondía a la inquietud de los hermanos por hallar a quienes cuidaron a su mamá durante el secuestro —especialmente al comandante Güerima— y a quienes ‘conocieron’ gracias al detallado diario que ella escribió.

El resultado es un viaje doloroso y de redención en el que los Guarnizo experimentaran las espinas y el amor, y en el que descubrirán la maravillosa fortaleza y el enorme corazón de su madre, que falleció en el 2012, víctima de un cáncer.

Esto fue una catarsis familiar, algo inesperadamente bello

¿Por qué deciden hacer pública, a través del documental, esta catarsis personal?

El cine es la manera que tengo de descifrar el mundo, ha sido mi educación emocional durante muchos años. Empecé a hacer esto de manera natural, empecé a grabar sin saber que iba a usar es material en una película —en el metraje se ven imágenes de la casa de su mamá vacía, durante el cautiverio, y de las declaraciones que dio bajo juramento después de que la liberaron—.

Empecé a hablar de esto en unos grupos de ayuda en Barcelona, y me di cuenta de que no solamente era catártico para mí, sino para los demás. Buscar a ‘Güerima’, fue un proceso que tomó dos o tres años. Y en ese tiempo me di cuenta de que otras personas necesitaban escuchar experiencias como la nuestra.

(Siga leyendo: 'Adorar al diablo tiene sus puntos positivos': Ozzy Osbourne).

Iván y Papeto Guarnizo emprenden un viaje catártico que les deja ver la fortaleza y el enorme corazón que tenía su madre.

Foto:

Gusano Films, RTVCPlay y Salon Indien Films

¿Qué experimenta cada vez que ve el documental o responde preguntas sobre el secuestro de su mamá?

No paro de recordar cosas dolorosas, pero ya no las revivo como una herida abierta. Las recuerdo pero ya no me duelen, aunque sí tengo claro el dolor que viví en ese momento, lo que significó para mi vida. Cuando empecé a resignificar los dolores y, tras todo el proceso, concluí que la película me ayudó a curarme. Antes, cada vez que necesitaba hablar de mi mamá y de su secuestro yo me quebraba, y ahora no. Ella me trajo los diarios de su cautiverio y yo no fui capaz de abrirlos en el 2016, diez años después de que la liberaron. Era un impedimento emocional.

Y es que apenas la liberaron vivimos la euforia sin querer hablar del tema, pero el dolor de un secuestro alarga sus tentáculos por años. Y con el paso del tiempo uno piensa que eso está curado, pero no es así porque no lo había enfrentado, le había puesto tierra encima, pero la herida estaba ahí supurando.

Cuando decido hacer esta película, lo primero que entendí es que debía sumergirme en el dolor, sabía que iba a ser una caja de Pandora, pero esa era la única manera de salir al otro lado. Esa fue la conciencia que tuve, no sabía si iba a perdonar o no, pero entendía que de alguna manera iba a resignificar todo lo vivido: leyendo los diarios de mamá, hablando con mi hermano, yendo al lugar donde la secuestraron, volviendo a ver las imágenes de esa época; volver al origen del dolor fue la única manera de transformarlo.

(No deje de leer: El chef que le cocinó a Fidel Castro y murió como guerrillero en Colombia).

¿Hubo alguna resistencia familiar a filmar la película?

Hay como vertientes al interior: una prima que yo quería que participara se negó porque no ha hablado del tema en 15 años y no quiere hacerlo todavía; una tía que me había recriminado por la película fue al estreno en Bogotá y le sirvió mucho para perdonar, que era algo que no había podido hacer. Sí hubo miembros de la familia en contra, pero no me arrepiento de haber hecho la película.

(Además: El cineasta Denis Villeneuve habla de su relación de 40 años con 'Duna')

Hay momentos en que usted y su hermano vuelven a sentir rabia y odio recorriendo los pasos de su mamá…

Sí. Se despertó el odio en mí cuando supe todo lo que había enfrentado mi mamá allá, lo que había hecho para no enloquecerse; y a mi hermano también le pasó cuando llegamos al sitio donde la secuestraron. Él hizo un camino de ida y vuelta: antes de empezar él creía que ya había perdonado, pero cuando llegó a la orilla del río donde se la llevaron, sintió odio de nuevo, aunque al final se le pasó. Para él fue aleccionador e importante, ir del perdón a la rabia y regresar al perdón.

¿Cómo es hoy su relación con ‘Güerima’?

Tenemos cercanía después del documental. Él vino para el estreno al Biff. Fue interesante porque él y mi hermano lo vieron por primera vez ahí. Yo tenía nervios de cómo serían sus reacciones, si yo había retratado bien el proceso, si había sido justo con ellos, si salían bien representados… para mi tranquilidad, fue satisfactorio. Ahora él vive en el campo e intenta salir adelante como cualquier otro reincorporado.

¿Qué decirles a quienes opinan que 'Del otro lado' es una película más sobre el conflicto?

Esta es una historia que habla más de las relaciones familiares, es una historia de amor que te lleva a entenderlo de una manera amplia. Ojalá la gente que la vea vaya con el corazón abierto para entender que existen distintos tipos de amor. Lo otro es que a pesar de que mi película se enmarca en un hecho del pasado del conflicto armado, creo que piensa en el futuro porque plantea un reconocimiento del otro, se pregunta qué significa reconciliarse.

Una de las escenas más fuertes del documental.

Foto:

Gusano Films, RTVCPlay y Salon Indien Films

¿Cuál es su reacción cuando el secuestrador recuerda con cariño a su mamá?

Creo que ellos vivieron un amor sincero pero para entenderlo hay que ver la película con el corazón abierto, por eso lo decía en la anterior respuesta. Fue muy duro, pero al tiempo reconfortante, porque supe que ella tuvo ese cariño que pensé que no tenía y nos confrontó en cuanto a lo que significa la relación materno filial.

Más noticias

Las peligrosas escenas de 'El chavo del 8' que no utilizaron dobles

¿Qué hacen ahora los actores de la popular serie ‘Dejémonos de vainas’?

‘Pasión de Gavilanes 2’: las primeras imágenes del encuentro del elenco

Abel Rodríguez, la vida del famoso actor de TV colombiana que murió

A propósito de Miss Universe Colombia: ¿están en decadencia los reinados?

SOFÍA GÓMEZ G.
CULTURA
En Twitter: @s0f1c1ta

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.