Crecer a los golpes / Séptimo arte

Crecer a los golpes / Séptimo arte

El actor Jonah Hill debuta como director y guionista con la cinta ‘En los 90’. Análisis.

Película ‘En los 90’

Imagen promocional de la película ‘En los 90’ (‘Mid90s’).

Foto:

Archivo particular

Por: Juan Carlos González A.
27 de julio 2019 , 11:40 p.m.

Jonah Hill, el actor californiano de ‘El juego de la fortuna’ (2011) y de ‘El lobo de Wall Street’ (2013), debutó como director y guionista con ‘En los 90’ (‘Mid90s’), una película sobre sus vivencias como adolescente en Los Ángeles.

No se trata de una historia autobiográfica, pero sí se inspira en el medio en el que vivió y que lo apasionó: el de los monopatines (‘skateboards’) y la cultura callejera alrededor de esa práctica.

Esta es la historia de dos familias: una formal y una informal. Para la primera, Hill contó con tres actores: Katherine Waterston, Lucas Hedges y Sunny Suljic, que interpretan a una madre y a sus hijos Ian y Stevie; para la segunda recurrió a patinadores sin experiencia actoral alguna, buscando la autenticidad y el realismo que unos actores profesionales no iban a darle. La película hace protagonista a Stevie, un adolescente de trece años que es el puente entre ambas familias.

Una madre que lo ignora y un hermano mayor que lo victimiza son motivos más que suficientes para que Stevie busque un sucedáneo a su familia, y va a encontrarlo en un clan urbano de patinadores organizados informalmente alrededor de una tienda de patinetas.

Los tímidos intentos de Stevie para volverse parte de ese grupo –donde todos son mayores que él– van dando lugar a sucesivos ritos de paso que lo van entrando, literalmente a golpes, a la adolescencia.

Buscando emular la aproximación hiperrealista de ‘Kids’ (1995) y ubicando la historia en la misma época, Hill logra transmitirnos una sensación muy genuina de tiempo y lugar: ‘En los 90’ luce, se escucha y se experimenta como si fuera una cápsula del pasado, de un momento que Jonah Hill vivió y que ahora quiere traer de regreso convertido en una ficción adosada a los códigos del genero del ‘coming-of-age’, de ese aprendizaje empírico que implica madurar, pero que como filme aporta nuevas lecturas y lecciones.

Más allá de la metáfora obvia del monopatín y lo que implica dominarlo dándose contra el suelo una y otra vez, la película apela al espíritu de grupo, a la solidaridad entre pares imperfectos pero incapaces de juzgarse el uno al otro. Están llenos de máculas en el cuerpo y en el espíritu, pero se tienen entre sí. Y eso a veces es más que suficiente.

JUAN CARLOS GONZÁLEZ A.
Especial para EL TIEMPO
jc.gonzalez@une.net.co

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.