‘Confinados’, la comedia que hace RCN por teletrabajo

‘Confinados’, la comedia que hace RCN por teletrabajo

Se estrenó el pasado domingo y ya se grabó el tercer capítulo. Una apuesta en los nuevos tiempos.

Sebastián Carvajal es uno de los actores de la serie, que tiene participantes que viven en otras ciudades y poblaciones.

Sebastián Carvajal es uno de los actores de la serie, que tiene participantes que viven en otras ciudades y poblaciones.

Foto:

Cortesía: canal RCN

Por: Cultura 
30 de mayo 2020 , 09:16 p.m.

Hay actores en Girardot, Medellín, Bogotá, La Calera y uno en una finca en La Vega, que debe ir hasta esta población para tener señal, hablar y enviar lo que graba.

Pero hasta ahora todo se ha podido: organizar, planear, grabar, producirse, maquillarse, ensayar y actuar. “El pasado jueves en la noche terminamos de hacer el tercer capítulo y me gustó mucho el resultado, hemos avanzado cantidades”, dice Lucho Sierra, director de la comedia Confinados, del canal RCN, que se estrenó el 24 de mayo, una propuesta audiovisual en tiempos de emergencia.

Se buscó que fuera una comedia, porque el objetivo es divertir. Y para los libretos fueron convocados Juan Andrés Granados (La Ronca de Oro, Pa’quererte, La selección), Héctor Moncada (Los Reyes, Las detectivas y el Víctor, Las Vegas y Pobres Rico) y Juan Manuel Cáceres (Vuelo secreto, Me llaman Lolita, Los Reyes, entre muchas otras) y Ana María Pérez, como productora ejecutiva.

“Este ha sido un trabajo de mucha disciplina y nuevo para todos”, agrega Sierra, que ha dirigido, entre otras, Enfermeras, La venganza de Analía, María Magdalena y La Gloria de Lucho.

Para él, este aprendizaje ha sido grato. “Uno está acostumbrado al set, con mucha gente, un equipo grande, además de los actores, donde te rodean los jefes de cada departamento y su gente. Pero con Confinados se hace todo de forma más compacta, con unas seis personas, para que la comunicación sea mucho más fácil”.

Es así como hay director de arte, fotógrafo, productor, asistente de dirección y director entre otros. “Montamos planes, organizamos, desglosamos... Hay que tener muy en cuenta la continuidad, que si uno de los personajes salió de la cocina con un destorinillador, pues no tiene mucho sentido; que si el celular de ayer era negro y ahora aparece uno rojo, por qué... Debemos estar muy concentrados”, dice.

Confinados cuenta una historia de pandemia. Protagonizada por Variel Sánchez y Estefanía Godoy, pareja en la vida real, fue necesario encontrar unos estelares así porque los necesitaban viviendo en la misma casa.

Sánchez es el Negro Contreras, con negocios de trago en Sanandresito que, por la pandemia, debe cerrar. Sin tener donde vivir, consigue arrendar un apartamento de propiedad de Valentina (Godoy), que se lo administra una amiga mientras ella estudia en España, pero nostálgica de Colombia, antes de que cierren los vuelos regresa y descubre que tiene un inquilino. Y aunque le pide que se vaya, su propia cuarentena, por haber llegado de Europa, obliga a que el Negro, que puede estar infectado si ella lo está, se quede.

También actúan Zulma Rey, Ernesto Ballén, Juliana Galvis, Sebastián Carvajal y Andrés Suárez, y cada semana hay actores invitados.

“Como es tan difícil que personas extrañas entren a las casas, nos hemos ajustado con los recursos de cada uno y se han enviado algunos, como luces, trípodes, teléfono, para mejorar los procesos”, sigue Sierra.

El director tiene conversaciones con los actores para las escenas, ellos las arman, se graban y se las envían. Se repiten si es necesario, pero también hablan mucho sobre los recursos de cada uno en su espacio y cómo pueden ayudar.

“Como quien conoce su casa, hay muchas ideas para trabajar”, dice Sierra, quien a veces debe esperar las escenas por largo tiempo, pero “ansioso de ver cómo van quedando”.

El trabajo de posproducción también es juicioso. “Es el mismo de un proyecto normal: se coloriza, se le ponen los estándares de sonido, la definición, se mejora y se corrige lo que sea necesario. “Por supuesto es más largo que el normal, pero está el concepto”.

A la hora de grabar y como en cualquier estudio, todos los actores deben estar ya listos: maquillados y vestidos, y con el libreto aprendido, así como con el micrófono puesto.

“Estamos ejercitando este músculo de la creatividad, que la distancia entre todos nos obliga, pues el margen de error es alto. En el estudio todos nos vemos, nos hablamos de cerca, aquí la comunicación es más difícil”, agrega.

Feliz por haber aceptado este reto, sabe que su exigencia personal cada día es más alta. Y dice que hay que repensar la industria con lo que está pasando. “Por mucho tiempo no podrá haber grandes equipos en un estudio, tenemos que aprender a trabajar con grupos pequeños, de máximo diez, que graben en espacios abiertos, para reactivar una industria que debe seguir”, dice.

Agrega que en estos días ha aprendido el arte de tener paciencia, de esperar a que llegue lo grabado. “Habrá aplauso o crítica, pero lo interesante es hacer parte de esta apuesta, con una incertidumbre alta y aun así, promover la industria nacional, haciendo parte de la reactivación y sacando a flote el talento de un país”.

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.