Los gigantes del ‘streaming’ también le sacan jugo a la nostalgia

Los gigantes del ‘streaming’ también le sacan jugo a la nostalgia

La serie más vista en Netflix es una producción que la NBC dejó de transmitir hace seis años.

The Office

Personajes de la serie ‘The Office’, la más vista en Netflix. Protagonizada por Steve Carell, su último capítulo se grabó en mayo de 2013.

Foto:

NBC

Por: Thomas Urbain - AFP
09 de noviembre 2019 , 09:20 p.m.

¿Cuánto cree que pagan las plataformas de streaming para que usted pueda ver series clásicas de televisión como Friends, la versión estadounidense de The Office o The Big Bang Theory? Cientos y cientos de millones de dólares. Si pensaba que el fenómeno de Betty la fea era estrictamente colombiano, estaba muy lejos de la realidad.

La nostalgia da plata. Tanta que en torno a ella se cocina una multimillonaria batalla por derechos de reproducción. Y es que a medida que las plataformas de streaming luchan a brazo partido contra sus nuevos rivales para atraer audiencia, las series clásicas de televisión se han ido convirtiendo en la joya de la corona.

“Es una guerra cuerpo a cuerpo”, dice Dominic Caristi, profesor de comunicaciones en la Ball State University. Netflix realizó 140 producciones propias en 2018, pero la serie más vista en su plataforma fue The Office, de la cadena tradicional NBC y que dejo de emitirse hace seis años.

Según el sistema de audiencias Nielsen, Friends sigue a The Office y supera con creces cualquiera de las producciones del gigante del streaming. Pero en 2021, Netflix tendrá que ceder los derechos del gerente de Dunder Mifflin, Michael Scott (Steve Carell), y su equipo, cuando la serie se mude a la plataforma de video de NBC-Universal, un acuerdo que costará alrededor de 500 millones de dólares en cinco años.

Netflix también debe renunciar, a partir de 2020, a Friends, que viajará a la plataforma HBO Max, de WarnerMedia, a cambio de 425 millones de dólares durante cinco años.

Y hay informaciones sobre la voluntad de HBO Max de hacerse con los derechos de las comedias The Big Bang Theory y Two and a Half Men por una cifra que podría rondar los 1.500 millones de dólares.

Cuando Netflix entró en el negocio de la televisión a la carta, allá por 2010, las cadenas de televisión y los estudios de producción mantuvieron una política de usar la plataforma como la tercera opción para sacar rendimiento a algunas de sus producciones: primero, la emisión original; después, sus repeticiones y luego Netflix.
Fue una manera fácil de sacar rendimiento a sus inversiones.

Pero con casi 160 millones de suscriptores, Netflix es una amenaza directa para los actores tradicionales de la industria de la televisión, que ahora lanzan sus contraataques.

“La gente quiere una experiencia que puedan compartir”, señala Caristi. “En los años dorados de la televisión hablábamos de esas producciones sobre las que la gente charlaba al día siguiente en el trabajo”, explica.

Netflix también debe renunciar, a partir de 2020, a Friends, que viajará a la plataforma HBO Max, de WarnerMedia, a cambio de 425 millones de dólares durante cinco años

Afán de exclusividad

A partir de noviembre, Apple y Disney se embarcarán en sus propias aventuras en televisión. WarnerMedia y NBCUniversal lo harán el año próximo. Y todas han gastado miles de millones de dólares para producir y adquirir contenido que pueda competir con la vasta oferta de Netflix.

“Compartir activos como ese no es un buen modelo para compartir, creo que deberían ser exclusivos”, dijo en febrero Kevin Reilly, quien dirige HBO Max para WarnerMedia, sobre la compra de los derechos de Friends.

Disney está adoptando la misma estrategia para Disney +, en cuyo catálogo contará con todas las películas de superhéroes de Marvel, los clásicos animados de Pixar y las películas de Star Wars. Algunas de estas están ahora en otras plataformas.

“Creo que Netflix va a notar el efecto”, vaticina Caristi. “Seguirá siendo el número uno, al menos por un tiempo, pero va a perder mercado”. Nadie cree que las series clásicas de los años 1990 sean capaces por sí mismas de atraer suscriptores a las nuevas plataformas, pero para Caristi, les ayudan “a asegurarse de que haya suficiente contenido que interese”. Y nada es tan valioso como una comedia, ni siquiera los recientes éxitos de la televisión, como Breaking Bad o Mad Men, son tan potentes.

“Como muchas otras cosas en esta industria, una vez que un productor pueda presentar una comedia innovadora en una plataforma de streaming, los demás seguirán”, predice Coen.

La gran batalla que se avecina en el streaming podría ganarse o perderse en este terreno. Pronto lo sabremos.

THOMAS URBAIN
AFP
NUEVA YORK

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.