Secciones
Síguenos en:
Empieza el Ciclo Rosa: ¿Qué tanto sabe del cine LGBTI?
Pelicula Brokeback Mountain

'Brokeback Mountain', el amor entre dos vaqueros fue llevado a la pantalla de la mano del director Ang Lee.

Foto: Archivo EL TIEMPO

Foto:

Archivo particular

Empieza el Ciclo Rosa: ¿Qué tanto sabe del cine LGBTI?

A partir de su edición 19, recordamos las mil batallas de estas producciones y sus creadores.

Rainer Werner Fassbinder y Pier Paolo Pasolini fueron abanderados de los personajes marginales en el cine: los rechazados, los abusados y los gais que escondieron sus pasiones durante las décadas de 1950 y 1960. Pero Pasolini fue asesinado.

Pedro Almodóvar, en cambio, ha logrado que nadie cuestione sus personajes sin parecer un troglodita, y un director heterosexual –Ang Lee– rompió todos paradigmas con un éxito de taquilla y tres Óscar con la historia de amor de dos vaqueros en Brokeback Mountain (Secreto en la montaña).

Sin embargo, tuvo que correr mucho cine debajo del puente para que nadie se escandalizara con el cine queer o que, por lo menos, no mataran a nadie. La primera producción LGBTI de la que se tiene registro es de 1919: Anders als die Andern, de Richard Oswald, que se conoció en español como Diferente a los demás. El romance de un violinista con uno de sus alumnos, el chantaje del que es víctima por esa escandalosa relación, que lo lleva a un trágico desenlace, “continúa siendo muy vigente no solamente por su temática; la forma como son representadas las relaciones en la pantalla les sigue hablando a las audiencias hoy”, comenta Jan-Christopher Horak, director de archivo del Departamento de Cine y Televisión de Ucla (Universidad de California de Los Ángeles), que rescató el material y lo restauró.

La producción vio la luz gracias al breve levantamiento de la censura de los contenidos audiovisuales por el gobierno demócrata en Alemania. “Los cineastas aprovecharon para rodar películas de temas que habían sido tabú hasta ese momento”, dice.

Fue un momento glorioso que marcó el inicio del cinema queer con una aceptación masiva. Aunque con algo de mesura, podemos decir que los espacios actuales para este tipo de producciones van en aumento, no solamente en los festivales y las muestras especializados –como el 19.º Ciclo Rosa, que arranca este 21 de octubre alternando la virtualidad con las funciones presenciales que serán en la Cinemateca de Bogotá-, sino en las salas comerciales. Moonlight, Carol, Brokeback Mountain, Happy Together, La vida de Adèle, A Single Man, Green Book, La mala educación, Call me by Your Name, Filadelfia, Una mujer fantástica, Fresa y chocolate, Begginers, Bohemian Rhapshody, Los muchachos no lloran, Todo sobre mi madre o Harvey Milk son un puñado de títulos que han pasado por las carteleras con más gloria que problemas públicos o vergüenza.

No vamos a negar que todavía hay una lucha, pero siento que a veces es más por ser negro que por ser gay, al menos en Estados Unidos

“El público no es una masa uniforme, todo lo contrario: la humanidad es cada vez más diversa. Viendo cine hay personas que exploran vidas diferentes a las propias. También hay un público que quiere más de lo mismo, y hay gente que se escandaliza porque descubre que la humanidad no es lo que le han dicho que tiene que ser... pero sí, en las pantallas cada vez hay más espacio para el cine queer”, comenta Julián David Correa, exdirector de Cinematografía del Ministerio de Cultura y de la Cinemateca de Bogotá, desde la que lideró la creación del Ciclo Rosa hace casi dos décadas, de la mano del Goethe Institut, el Centro Colombo Americano de Medellín y el Instituto Pensar de la Universidad Javeriana.

Su relación con el cinema queer es de años: en el 2014 fue jurado del Teddy Award en el Festival de Cine de Berlín, que premia desde 1987 las producciones LGBTI. “Fue un aprendizaje en todo sentido. En lo cinematográfico corroboré que en cualquier parte del mundo y en relación con cualquier tema hay cines mediocres y oportunistas, hay filmes que solo son relevantes como documento antropológico, y también hay obras maestras”, dice Correa.

Película chilena Una mujer fantástica

La chilena 'Una mujer fantástica', ganadora del Óscar a mejor cinta extranjera.

Foto:

Babilla Ciné

*****

Tal como ardieron en el fuego las copias de Diferente a los demás en manos de los nazis cuando Hitler ascendió al poder, en el cine gay se habla de discriminación y de censura, y en la peor de sus expresiones: la autocensura.

Surgen, entonces, las preguntas: ¿qué tan aceptados son los gais en grandes mecas del cine como Hollywood? ¿Qué tanta variedad de personajes les ofrecen? Aunque las artes –y entre ellas el cine– han sido incluyentes con esta población, detrás de las cámaras se habla de discriminación y homofobia.

La historia del actor Matt Bomer y su fallida selección como Christian Grey, el personaje central de Cincuenta sombras de Grey, evoca uno de los casos más sonados de homofobia. Bomer fue descalificado para el papel por ser abiertamente gay. “La película requiere un actor al que le gusten las mujeres”, escribió en su cuenta de Twitter Easton Ellis, el célebre autor de American Psycho, que también es homosexual (su argumento era que Bomer debía hacer un papel gay). El escándalo trascendió a una petición en línea firmada por 90.000 personas que pedían que apareciera en la saga sin importar su orientación sexual (algo que al final no sucedió).

“Muchos cinéfilos latinoamericanos todavía sienten escozor cuando se les habla de películas de temática homosexual. Lo interesante es que el miedo a la diversidad se manifiesta, incluso, y con mayor fuerza entre el público gay”, opina el realizador mexicano Julián Hernández, autor de Por encima del abismo de la desesperación.

Lo interesante es que el miedo a la diversidad se manifiesta, incluso, y con mayor fuerza entre el público gay

*****

La lucha por ‘normalizar’ estas producciones ha sido de logros y frustraciones. Muchos títulos han cosechado reconocimientos como los premios Bafta, Globos de Oro o los Óscar –por ejemplo, Tom Hanks se hizo con una de sus estatuillas al interpretar a un abogado seropositivo en Filadelfia–. La lista de representantes del cine LGBTI es “larga, apasionante y estéticamente diversa –opina Correa–: los alemanes Fassbinder y Rosa von Praunheim; el británico e inmenso Derek Jarman; los mexicanos Jaime Humberto Hermosillo y Julián Hernández; el canadiense Bruce LaBruce; la estadounidense Barbara Hammer (que trajimos a un Ciclo Rosa) y el italiano Pasolini”, cuyo terrible asesinato pareció un crimen de odio por su sexualidad, pero que ante la oficialidad se encasilló como un hecho político (al considerarlo comunista y contestatario).

Aquí aparece la figura de Marlon Riggs, historiador y periodista estadounidense que legó en su obra cinematográfica las batallas contra el racismo, la homofobia y el sida en una década de cambios –en 1980–. Él se encargó de proyectar su propia vida en películas como Ethnic Notions, Tongues Untied, Color Adjustment y Black is... Black Ain’t, todas estructuras audiovisuales experimentales, en la que mezcló géneros y formatos. Por primera vez, sus películas se proyectarán en el Ciclo Rosa.

(Consulte la programación completa del Ciclo Rosa 2020)

“Siento que en estos tiempos hay un pensamiento progresista porque de alguna manera se han cambiado leyes para favorecer la homosexualidad. No vamos a negar que todavía hay una lucha, pero siento que a veces es más por ser negro que por ser gay, al menos en Estados Unidos”, opina el estadounidense Cornelius Moore, activista y propietario de la distribuidora California Newsreel, especializada en cine queer.

“Nos complace muchísimo llegar al público con una agenda poderosa de películas y actividades para todxs. Este Ciclo hace parte de las acciones del Idartes para acercar a toda la ciudadanía, a través de las artes, a preguntas y reflexiones sobre nuestra sociedad”, señala Paula Villegas, directora de la cinemateca de la capital.

Así como hay buen número de realizadores heterosexuales aproximándose al universo gay, el caso de Lee o en Colombia de Luis Ospina, con Nuestra película (el documental sobre los últimos días del artista Lorenzo Jaramillo), también hay creadores abiertamente homosexuales que no han abordado el tema como Joel Schumacher o Roland Emmerich, que enfocaron sus carreras en el cine de acción.

Bohemian Rhapsody

'Bohemian Rhapsody', la vida de Freddie Mercury, vocalista de Queen.

Foto:

Fox Movies

“El cine queer y los LGBTI en la pantalla han sido escasos, y solo ahora se ve esa amplia diversidad identitaria y sexual a través de todo tipo de filmes. Ha evolucionado, pero también ha evolucionado la humanidad: por fin hay mucha gente que entiende que la diversidad no se tolera, que se debe celebrar: la diversidad es la fortaleza de la especie humana”, asegura Correa.

El realizador y productor brasileño Daniel Ribeiro, autor de la serie de HBO Todxs Nosotrxs, dice que a veces el apoyo para el cine escasea, “eso dificulta su realización sin la ayuda gubernamental. Y si es de temática LGBTI o de derechos humanos, parece que tiene una resistencia mayor”.

Los nazis no pudieron quemar todas las copias de Diferente a los demás. Solo se salvó una, y fue suficiente para que se convirtiera en un símbolo. “El título original del filme era Parágrafo 175 porque ese era el inciso en la ley alemana que prohibía la homosexualidad. Es triste saber que después del estreno y los aplausos que acogió este filme, fuera el motivo para que el comité gubernamental alemán restableciera la censura –expone el director de archivo de Ucla–. Con su restauración esperamos fortalecer la cultura gay y que este legado audiovisual nos sobreviva”.

Más noticias de cine en Cultura

SOFÍA GÓMEZ G.
CULTURA
En Twitter: @s0f1c1ta

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.