‘Así nos ven’, una serie que retrata la desigualdad racial en EE. UU.

‘Así nos ven’, una serie que retrata la desigualdad racial en EE. UU.

Cinco jóvenes condenados injustamente. Una dura mirada a deficiencias judiciales frente a minorías.

Serie 'Así nos ven'

La miniserie, de cuatro capítulos, es también una mirada a la vulnerabilidad de los jóvenes ante un sistema que los estigmatiza.

Foto:

Cortesía Netflix

Por: Milagros Amondaray - La Nación (Argentina) - GDA
06 de julio 2019 , 11:31 p.m.

Si bien el talento de la realizadora Ava DuVernay ya se vislumbraba en ‘Selma’ –la película ‘biopic’ correcta sobre Martin Luther King Jr., aunque algo sobrevalorada– y, especialmente, en su documental nominado al Óscar, ‘Enmienda 13’, es con ‘Así nos ven’ (‘When They See Us’, título original) donde se consolida.

La miniserie de cuatro capítulos que la directora concibió para Netflix es una experiencia dura pero necesaria, una mirada al engranaje judicial de los Estados Unidos, a la impericia en las investigaciones policiales deliberadamente apresuradas y funcionales a la opresión de las minorías, y a la vulnerabilidad de los jóvenes que no cuentan con las herramientas para defenderse ante un sistema que los estigmatiza y los condena.

Los adolescentes Kevin Richardson (Asante Blackk), Antron McCray (Caleel Harris), Yusef Salaam (Ethan Herisse), Korey Wise (Jharrel Jerome) y Raymond Santana (Marquis Rodríguez) estuvieron el 19 de abril de 1989 en un sector del Central Park de Nueva York. En otro sector del parque, Trisha Meili (Alexandra Templer), una banquera que había salido a correr, era brutalmente atacada y abusada sexualmente, episodio que la dejó 11 días en coma y con secuelas irreversibles.

En el afán de resolver el caso con rapidez para tranquilizar a una ciudad cuyo índice de criminalidad era alarmante, la fiscal Linda Fairstein (Felicity Huffman, en una interpretación escalofriante, similar a la que brindó en la segunda temporada de ‘American Crime’) presiona a su equipo para que interrogue a todos los jóvenes que estuvieron en el lugar de los hechos, directiva brindada con un mensaje subyacente: apuntar a los afroamericanos, violar los protocolos y fabricar evidencia en su contra. Los cinco, que entonces tenían entre 14 y 16 años, cuatro de ellos afroamericanos y un latino, fueron detenidos porque la policía sospechaba que eran parte de un grupo que atacaba a transeúntes en ese parque.

Después de más de 30 horas de interrogatorios surgieron confusas y contradictorias confesiones, que luego retiraron. Pese a que no existía evidencia física en su contra –de hecho, el ADN de la escena analizado antes del juicio no correspondía a ninguno de ellos–, los jóvenes fueron encontrados culpables y sentenciados.

La petición de Trump

De esta forma, quienes luego pasarían a ser denominados los ‘cinco del Central Park’ fueron hostigados, golpeados, sometidos a un interrogatorio inaudito, sin adultos presentes, alejados de sus familias y forzados a confesar bajo amenaza.

En 2002, un asesino y violador serial llamado Matías Reyes, que ya estaba encarcelado por otros crímenes, confesó su culpabilidad en el caso de Central Park, y los cinco, ya adultos y fuera de prisión, fueron exonerados. Sin embargo, hay algunos, incluyendo al presidente Donald Trump –que en 1989 pagó avisos de página completa en periódicos neoyorquinos exigiendo el regreso de la pena de muerte para los acusados solo dos semanas después de su arresto–, que siguen sin reconocer que cometieron un error.

La manipulación pasa a ser, de este modo, uno de los ejes centrales de los dos primeros episodios, en los que vemos cómo la justicia y los medios despojan a los acusados de identidad –para contrarrestarlo, DuVernay pone el foco en la cotidianidad de los cinco con sus respectivas familias–, para ser tratados como una manada salvaje para la que Trump –como ya dijimos– pedía por entonces la pena de muerte.

Pero las abundantes críticas al actual presidente de los Estados Unidos distrae ocasionalmente a la cineasta de lo que es el fuerte de su miniserie (perfecto complemento del documental ‘The Central Park Five’), que es aquello que genera los episodios más devastadores: la pérdida de la inocencia.

Con una progresión narrativa similar al filme Los hijos de la calle de Barry Levinson, y con planos que DuVernay parece haber heredado de Barry Jenkins (‘Luz de luna’), Así nos ven se reserva el último capítulo para Korey Wise, el único acusado mayor de edad que, al ser trasladado a una prisión para adultos, y no a un centro de detención juvenil como el resto, es tratado de manera infrahumana.

Jharrel Jerome, como ya podíamos prever con la película de Jenkins, es una promesa que aquí avasalla con una actuación indeleble. DuVernay lo sabe, y por eso le dedica desde secuencias oníricas que no resultan disonantes hasta ‘flashbacks’ donde su miniserie también alude a otras problemáticas, como la identidad de género, la venta de drogas como vía para salir de la pobreza, y otra clase de brutalidad: la mirada familiar.

Un dato no menos importante es que la miniserie es producida por Robert de Niro y Oprah Winfrey, y que en medio de la oleada de recuentos de crímenes reales en formato de ficción que han aterrizado en el cine y la TV en los últimos años, ‘Así nos ven’ es una apuesta diferente. La serie no busca reinvestigar un caso, pese a que hay mucho que repasar en él, ni ser un símbolo de las falencias del sistema judicial estadounidense, aunque se trata de una de las condenas injustas más infames de la historia reciente.

La producción busca humanizar y devolver la identidad a cinco jóvenes que estuvieron tras las rejas por un crimen que no cometieron, cuyos nombres e historias habían quedado olvidados ante el chocante giro que tomó su caso.

Desde ya, y debido a sus buenas calificaciones en los portales especializados, ‘Así nos ven’ se presenta como una fuerte rival por el Emmy de ‘Chernobyl’, la serie de HBO sobre la catástrofe nuclear en Ucrania.

Polémica con la fiscal que acusó a los jóvenes

Desde que se estrenó ‘Así nos ven’, las redes se llenaron de críticas a Linda Fairstein, exfiscal que acusó a los ‘cinco de Central Park’, quien se pronunció y en un artículo de opinión para ‘The Wall Street Journal’ dijo que la serie está “llena de distorsiones y falsedades”, al punto de ser “una invención total”. Menciona que si bien los cinco fueron exonerados de los cargos por violación sexual, “eso no los exoneró de otros crímenes cometidos”. Sobre estas declaraciones, Ava DuVernay, directora de la serie, se pronunció: “(Fairstein) es parte de un sistema que no está roto, sino que fue construido de este modo. Fue construido para oprimir, para controlar”, dijo.

MILAGROS AMONDARAY
LA NACIÓN (Argentina) - GDA

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sal de la rutina

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.