Argentinos dentro y fuera / Opinión

Argentinos dentro y fuera / Opinión

Dos películas que tejen diversos dramas a partir de situaciones tan cotidianas como experimentales.

Película Nadie nos mira

Escena de 'Nadie nos mira', de la argentina Julia Solomonoff.

Foto:

Mad Love Producciones

14 de julio 2018 , 10:46 p.m.

En la primera de estas películas, ambas con participación colombiana, la realizadora Julia Solomonoff recrea la descalabrada estadía neoyorquina de un actor porteño que busca oportunidades en suelo extranjero.

Entre audiciones para televisión y diversos oficios, Nico se desenvuelve como niñero contratado por una familia conocida que le tiende la mano. Gracias a su tenacidad logra sobrevivir, aparenta que le está yendo bien y no deja de tener algunos deslices afectivos. Se recrean aventuras y quehaceres cotidianos grabados con el correr de las estaciones para apartarse de aquellas versiones del rebusque y la fascinación delincuencial de quienes son discriminados o desplazados por pobreza y violencia.

De día, frecuenta el Central Park y alterna juegos infantiles con mamás hispanas; de noche se relaja en bares gay y pasa por efímeras relaciones bisexuales en escenas que fluyen con naturalidad y captan lo que significa vivir fuera de casa. Guillermo Pfening interpreta con méritos al muchacho de clase media alta que trabaja en seriados latinos y es pareja de un compatriota suyo radicado en Miami.

Con un tratamiento de imágenes frescas y desinhibidas, dos lecciones saltan a la vista: quien siendo estrella en su país pasa inadvertido en tierra extraña y las versátiles tendencias sexuales de su protagonista, en busca de placer y desahogo afectivo, que obedecen a sus consecutivos roles de género sin importar si se es activo o pasivo.

La realizadora Julia Solomonoff recrea la descalabrada estadía neoyorquina de un actor porteño que busca oportunidades en suelo extranjero

Para la segunda cinta en referencia (‘Adiós, entusiasmo’), el bogotano Vladimir Durán Ventura presenta una propuesta escénica experimental: pasatiempos habituales de una familia disfuncional en una casa de barrio en Buenos Aires. Son ciertas vivencias sucedidas durante un par de horas del grupo integrado por tres niñas, un hermanito menor y la madre encerrada en su habitación. Esta última no deja de hablar, siempre está fuera de cuadro y nunca la veremos físicamente como tal.

Domina el punto de vista de quien observa todo a través de una rendija horizontal. Ellos cantan y dialogan, juegan y bromean, bajo las recriminaciones o gritos incoherentes de la mamá. Varias dudas pueden surgir en el transcurso de la proyección sobre quién es la mujer allí recluida, el porqué de semejante actitud demencial y… ¿qué hacen allegados y visitantes para persuadirla a salir? Aunque los parlamentos anteriores se desenvuelven con naturalidad, el experimento deja entrever las particularidades emocionales de su autor para someternos como espectadores a ser testigos de una desdramatización acrecentada por una cámara manual que impide apreciar plenamente sus rostros en primeros planos.

MAURICIO LAURENS
maulaurens@yahoo.es

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.