‘The Servant’ y la fórmula secreta del ‘streaming’

‘The Servant’ y la fórmula secreta del ‘streaming’

Night Shyamalan, director de ‘Sexto sentido’, está detrás de la recién lanzada serie de Apple Tv+.

Elenco de ‘The Servant’

La serie se estrenó en la plataforma Apple TV+ el jueves 28 de noviembre y cuenta con 6 episodios de media hora cada uno.

Foto:

Apple TV+

Por: Claudia Sandoval Gómez
03 de diciembre 2019 , 12:10 p.m.

Night Shyamalan tiene una misión: descifrar por qué alguien se puede sentar a ver 6 horas seguidas de una serie, pero dos horas y media de una película le parece demasiado tiempo.

“Todos nos quejamos de que sería muy larga, pero nos sentamos el doble o el triple en el sofá. ¿Es simplemente porque tienes voluntad de decisión y puedes decir ‘ahora quiero ver el episodio 3’? o ¿es algo en la arquitectura de la narración que está ayudando?”, cuestiona.

Al director de ‘Sexto sentido’ y ‘Glass’ le interesa la sicología de lo que en inglés se conoce como ‘binge watching’, porque acaba de estrenar ‘The Servant’, una nueva serie de suspenso en el recién lanzado servicio de ‘streaming’ de Apple: Apple TV+.

La producción, protagonizada por Lauren Ambrose (‘Six feet under’), Nell Tiger Free (‘Game of thrones’) y Toby Kebbell (‘El planeta de los simios’), llega en un momento en que el mercado del ‘streaming’ se encuentra casi abrumado con ofertas. El reinado de Netflix, el pionero del sector con 140 millones de suscriptores a nivel global, está amenazado con los servicios de contenido en línea de las grandes empresas de entretenimiento como Disney +, AT&T TV Now, Amazon Prime Video, Hulu, HBO Now, CBS All Access y, en abril de 2020, Peacock –de Universal–, por mencionar algunos.

La firma de investigación VynZ Research estima que el mercado del ‘streaming’ ascenderá a 687.200 millones de dólares en 2024.

Lea también : Disney enciende la competencia mundial por el ‘streaming’

En un mercado con un potencial de saturación tan alto es fundamental encontrar la fórmula que lo hará sobresalir dentro de la multitud, y un formato corto parece ser una de las herramientas de Shyamalan. La primera temporada de ‘The Servant’, un ‘thriller’ psicológico sobre una pareja que pierde a su bebé y encuentra en un muñeco a su semejanza la forma de hacerle frente a la pérdida, consta de 10 episodios de media hora.

“Cuando haces una historia en un formato largo, te agota. Pero, sin problema, puedo lograr que veas tres episodios de 30 minutos. No lo entiendo, estoy tratando de aprender, porque es súper valioso”, dice.

Shyamalan, quien es productor de la serie, se pregunta si la compartimentación es parte del truco. “Cuando leo un libro de 800 páginas, me lleva mucho más tiempo que dos libros de 400 páginas cada uno. Esos los leo volando, pero ¿800 páginas?, uff”.

Es algo que quiere saber pronto, porque lo considera una herramienta muy valiosa en la guerra por la audiencia. Además del formato, otra estrategia que está aplicando para destacarse entre la lluvia de opciones que tienen los usuarios es tratar de no ser un espectáculo pasajero. “Cuento con hacer los ingredientes extremadamente excelentes… la velocidad con la que muevo la cámara, en ese momento, en ese ángulo, fue cuidadosamente pensada y el espectador sentirá eso intrínsecamente, de modo que cuando ve 500 ofertas notará que una de ellas tiene ese tipo de integridad y se detendrá a ver”. En otras palabras, Shyamalan quiere ser el ‘sushi’ del ‘streaming’.

El productor y director de 49 años también está contando con su habilidad para crear el nivel y la forma correcta de tensión, consciente de que la gente que ve contenido en línea en casa hace múltiples tareas a la vez: tiene el teléfono, el computador, calienta la comida en el microondas y está viendo el ‘show’.

“No le estoy diciendo que el 100 % de ella es buena o mala, o cuál es la resolución. No hay música en este momento para decirle qué pasa”, dice. Shyamalan ha forjado toda una carrera basada en esos principios de narrativa visual, en la que lo sobrenatural y los giros inesperados se desarrollan sobre el trasfondo del drama humano. “Estoy contando en que el silencio, la quietud, la forma distinta de capturar la imagen es lo que va a cortar a través de toda la oferta”, afirma.

Tener la libertad de jugar con todos estos elementos hizo que la asociación con Apple fuera un sueño hecho realidad, literalmente. Luego de trabajar con Tony Basgallop, el escritor y creador de la serie, en los guiones de los tres primeros episodios, se dieron a la tarea de vender el proyecto. “Volé a Los Ángeles y nos reunimos con todo el mundo… Y tuvimos mucha suerte de que la respuesta fue fantástica, pero secretamente quería que fuera Apple, incluso antes de que Apple estuviera listo para su servicio de ‘streaming’ ”, confiesa. ¿La razón? Shyamalan quería ayudar a definir un proveedor de contenido. “Solía decirlo como un chiste... Si Apple alguna vez hiciera contenido, esa es la compañía con la quisiera trabajar”, asegura.

A lo largo de su carrera ha tenido muchos casos en materia de proyectos de televisión y por una razón u otra no llegaron a concretarse. En este caso hubo muchos interesados, pero al final sintió que la compañía más afín era la creadora del iPhone.

“Su sistema de valor, el minimalismo, las líneas limpias, su creatividad debajo de todos estos artilugios representan un sistema de valor que tiene sentido para mí y está alineado conmigo”, dice. Y lo que más le llama la atención es que muchos tratarán de descifrar qué quiere decir un ‘show’ de Apple y él podrá ser parte de esa definición.

“No sé si esto hubiera sucedido si nos hubiéramos asociado con alguien más, pero me dejaron pagar por el ‘show’, poseerlo, hacerlo en Filadelfia, la relación es algo como: ‘Hey, confiamos en ti. Ve y haz este programa en este tono extraño’ ”, afirma.

Basgallop también considera que estaban hechos el uno para el otro. “Cuando les vendimos el 'show' sabíamos que eventualmente lanzarían el servicio, pero no exactamente cuándo. Fue como que nosotros confiamos en que lo iban a lanzar y ellos confiaron en que nosotros les daríamos lo que estaban buscando”, dice.

Cuando haces una historia en un formato largo, te agota. Pero, sin problema, puedo lograr que veas tres episodios de 30 minutos. No lo entiendo, estoy tratando de aprender, porque es súper valioso

Hubo algo de nerviosismo por lo desconocido, porque cuando empezaron la asociación no había nada definido, pero de algo sí estaban seguros: “Cuando trabajas con Apple, sabes que vas a tener ojos mirando”.

La serie se estrenó el pasado 28 de noviembre a nivel global, el día en que se celebra Acción de Gracias en Estados Unidos, el mercado más grande de Apple, y consta de 10 episodios. La idea es hacer 6 temporadas y completar 60 episodios, un número que sigue teniendo un significado muy importante para Shyamalan. “Si tenemos la suerte de llegar allá, eso sería genial; pero allí es a donde vamos… Es factible, aunque es una tarea herculina”, asegura.

El desafío, reconoce, es tratar de que las cosas que se les ocurran no vuelvan a pasarles la factura: “Porque si hicimos esto, no podemos hacer aquello...”. Y se pregunta: “¿Cuántas series son geniales desde el primer episodio hasta el último?, podemos contar 10… aunque no estoy seguro de que podamos”.

Por lo pronto, espera que el estreno atraiga las suficiente audiencia como para garantizar una segunda temporada. “Ya veremos”, dice.

CLAUDIA SANDOVAL GÓMEZ
Especial para EL TIEMPO
Nueva york

Una serie que cautivará

En el centro de la historia está una pareja, Dorothy y Sean, devastada por la muerte de su bebé, un evento que la madre no acepta y que la lleva a hacer de su hogar el escenario perfecto de la negación.

Es entonces cuando entra en escena Leanne, contratada como niñera de un niño que ya no está, contribuyendo a esta confusión hasta el punto de llevarla mucho más lejos de lo que nadie podría haber imaginado.

Mientras avanza lentamente la trama, la serie logra mantener al espectador en vilo con su tensión subyacente y sus personajes a veces inquietantes, a veces tranquilizadores.

“Traté de encontrar un equilibrio entre ser espeluznante, perturbadora y, a la vez, accesible”, dijo Nell Tiger Free, quien encarna a Leanne. “Porque quieres (...) sentir algo por ella”.

Otro elemento distintivo es que todo transcurre en una casa de una ciudad de Filadelfia –de donde proviene el director–, evocando al teatro. “Yo tengo más la impresión de estar en un escenario que en un set de filmación”, dice Toby Kebbell, quien interpreta al esposo, Sean.

AFP

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.