‘Al filo de la democracia’, el documental que no le gustó a Bolsonaro

‘Al filo de la democracia’, el documental que no le gustó a Bolsonaro

Muestra las heridas de una democracia en peligro. Está en Netflix y fue seleccionado para los Óscar.

Dilma Rousseff

Dilma Rousseff, el día de su posesión, en el 2011, con su vicepresidente Michel Temer. La exmandataria estuvo salpicada por el caso de ‘lava jato’.

Foto:

Geraldo Magela. AFP

Por: Gloria Helena Rey
02 de febrero 2020 , 10:26 p.m.

Sin haberlo visto, el presidente brasileño Jair Bolsonaro calificó como “una porquería” y una ficción a ‘Democracia em Vertigem’ (en portugués) o ‘Al filo de la democracia’ (en español), de la directora brasileña Petra Costa, mientras que la Academia lo elegía para el Óscar al mejor largometraje documental de 2019.

“Ficción... A quienes les gusta la comida de los buitres (les parecerá) un buen filme”, dijo Bolsonaro a periodistas al salir de su residencia en Brasilia, a mediados de enero.

Ministros de su gabinete también intentaron descalificarlo, al igual que integrantes del Partido Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), que no sale bien librado; mientras que el ‘New York Times’ lo consideraba uno de los 10 mejores documentales de 2019 y la crítica mundial se desbordaba en reseñas y elogios desde que la pieza se exhibió en el Festival de Sundance, hace un año.

‘Al filo de la democracia’ es una historia contada desde lo personal, y la directora Costa resume en su historia de vida y familiar las polarizaciones de su país: es hija de dos militantes exiliados de izquierda y nieta de uno de los fundadores de la poderosa constructora multinacional Andrade Gutierrez, que, como Odebrecht, se vio enlodada en la famosa investigación por corrupción conocida como ‘lava jato’, que salpicó a Colombia y a otros 9 países de América Latina.

(Le puede interesar: Así se grabaron estas icónicas películas nominadas a los premios Óscar)

El sociólogo brasileño Emir Sader afirma que ‘Al filo de la democracia’ lo que hace es actualizar “la discusión sobre ese momento crucial de la historia brasileña que ha significado la ruptura de la democracia y ha desatado el período político actual, marcado por todo tipo de retrocesos, en términos económicos, sociales, políticos, culturales y de soberanía externa”.

“En una época en que la extrema derecha se está extendiendo como una epidemia, esperamos que este documental pueda ayudar a entender que es crucial proteger nuestras democracias. ¡Viva el cine brasileño!”, tuiteó Costa, cuando supo que su trabajo había sido nominado para el Óscar de este año.

Cuatro de los cinco documentales seleccionados por la Academia para los Óscar que entregará el próximo 9 de febrero abordan temas como la guerra de Siria, la globalización, la crisis brasileña y el colapso de las abejas, mientras que la excepción temática fue la norteamericana ‘Free solo’, que narra la hazaña de Alex Honnold, que escaló solitario el acantilado El Capitán, la reconocida formación rocosa del parque nacional Yosemite, en la cordillera Sierra Nevada de California, hace dos años.

Historia política

‘Al filo de la democracia’ se focaliza y narra en primera persona la llegada de la izquierda al poder, con el ascenso del obrero metalúrgico Luiz Inácio Lula da Silva en 2003, sus logros y reconocimiento mundial durante sus dos gobiernos, su posterior detención y encarcelamiento, al igual que la gestión y destitución de su sucesora, la expresidenta Dilma Rousseff (2011-2016).

Son dos horas durante las que directora y guionista también retroceden a 1979, cuando Lula era líder sindical y la presidencia de Brasil la encabezaba el último gobierno militar del general João Baptista Figueiredo (1979-1985). Asimismo, reproduce momentos de las multitudinarias manifestaciones por las elecciones directas en 1984 y sigue con la elección de Fernando Collor de Mello (1990-1992), primer presidente popularmente electo, después de 21 años de dictadura, pero destituido del cargo después, por un ‘impeachment’.

También proyecta otros instantes de la reciente historia brasileña, como la crisis política, económica y social, las multitudinarias protestas y manifestaciones que precedieron la victoria y asunción de la presidencia del excapitán de extrema derecha y actual presidente Jair Messias Bolsonaro desde enero de 2019.

En una época en que la extrema derecha se está extendiendo como una epidemia, esperamos que este documental pueda ayudar a entender que es crucial proteger nuestras democracias

‘Al filo de la democracia’, armado, en consecuencia, con imágenes reales de la reciente historia de Brasil, muestra con mordacidad, frialdad y precisión lo vivido por la séptima economía más grande del mundo y por su joven y restaurada democracia, y una de las obsesiones de su directora es tratar de visualizar qué fue lo que sucedió con el sueño democrático apoyado por millones hace 4 décadas.

Para realizar el documental, Costa se inspiró no solo en su propia historia de vida, sino, también, en la trilogía documental ‘La batalla de Chile’, de Patricio Guzmán.

“La democracia está en crisis no apenas en Brasil, sino en el mundo, y yo espero que el documental pueda rescatar el diálogo y la confianza en sus valores fundamentales”, dijo Petra a los periodistas en Brasil.

EL TIEMPO la contactó, pero ella nos explicó que no podría dar declaraciones, pues, como una producción de Netflix, solo sus voceros podrían hablar al respecto. Nos comunicamos entonces con Bruno Rossini, el encargado, pero no respondió a nuestras repetidas peticiones ni a nuestro cuestionario.

Historia compartida

La directora de ‘Al filo de la democracia’ creció y se formó con los esperanzadores vientos democráticos que empezaron a soplar con fuerza en su país entre 1984 y 1985.

“Yo y la democracia brasileña tenemos casi la misma edad”, aseguró Petra, de 37 años, en la presentación de su película en São Paulo el año pasado, pero lo completó con una decepción: “Creía que en nuestros treinta y pocos años estaríamos pisando tierra firme”.

Se equivocó. Las multitudinarias manifestaciones nacionales de junio de 2013, la corrupción que evidenció la llamada operación ‘lava jato’ en 2014, la destitución de Dilma Rousseff dos años después y la elección de Bolsonaro, devoto de la dictadura, como presidente el año pasado solo demostraron que esa democracia, con la que soñaron ella y muchos de su generación, está en peligro.

El documental es “un retrato de la crisis política brasileña en primera persona y, de cierta forma, una fábula de nuestros tiempos”, declaró Costa a la agencia ‘Reuters’, antes de venderlo a Netflix.

La directora se pregunta en el documental qué pasó con un personaje como Lula, que terminó 8 años de gobierno con el 87 por ciento de imagen positiva, para que terminara perseguido, encarcelado y con su carrera política despedazada de esa forma. Brinda, además, argumentos sobre las traiciones de los aliados de su Partido de los Trabajadores (PT), que lo dejaron en una encerrona sin destino político. También critica al partido de Lula.

“No tenía idea, al comenzar esta película, que podría ser tan doloroso perder un proyecto de país. El trauma y el dolor de mi relación con la democracia brasileña fueron mis guías”, reconoció Petra en una rueda de prensa en Brasil.

Por eso, aunque ‘Al filo de la democracia’ intentó ser objetivo, podría, a partir de la historia personal de la directora, ser un ajuste de cuentas entre ella y su país, pero termina siendo el de millones de brasileños que, como ella, crecieron y creyeron en el sueño de la democracia y ahora se enfrentan a “un futuro que parece más sombrío que el pasado”, como dice Costa al final del documental.

“¿De dónde sacar fuerzas para caminar entre las ruinas y comenzar de nuevo?”, se pregunta con voz profunda mientras se muestran imágenes de Brasilia, la capital federal y centro de las divisiones, disputas e intrigas políticas que mancharon la historia de Brasil de las últimas 4 décadas.

No es el primero

‘Al filo de la democracia’ no es el primer gran documental de Petra Costa. Es el tercero de una trilogía en la que aborda su historia familiar.

El cortometraje ‘Ojos de resaca’ (‘Olhos de ressaca’) –de 2009– fue premiado como mejor corto en el Festival Internacional de Cine de Rio de Janeiro de ese año, en el Festival Internacional de Documentales en Londres y en el de Cine de las Américas, y evoca los recuerdos e historias de sus abuelos y habla, desde lo personal y existencial, sobre el amor y la muerte.

El siguiente, ‘Elena’, su primer documental en largometraje, de 2012, relata una historia personal sobre los recuerdos y el dolor producido por el suicidio de su hermana. Se refiere también a la aventura de crecer, a la vida de tres mujeres, al Brasil de la transición democrática y a la generación que creció entre 1970 y 1980 buscando y luchando por el sueño de la democracia y la libertad.

“Poco a poco, el dolor y la queja se convierten en agua, se disuelven en la memoria”, dice la directora y personaje biográfico en ‘Elena’, que también recibió varios premios en los festivales de cine de La Habana y de Brasilia y fue muy elogiado por la crítica como “inquietante e inolvidable”, por el ‘Hollywood Reporter’ y como un “sueño cinematográfico” por el ‘New York Times’.

Costa también dirigió ‘Olmo y la gaviota’ en 2015, en donde explora el espacio entre la ficción y la no ficción y que fue catalogada por algunos críticos como una reflexión sobre la creación en un amplio sentido. La película fue también premiada en Locarno y en los festivales internacionales de Rio y El Cairo, entre otros.

Por eso no debería sorprender la selección del documental ‘Al filo de la democracia’ para un Óscar de la Academia ni, tampoco, la cascada de críticas favorables que ha recibido de la prensa internacional más exigente.

El ‘NYT’ definió ‘Al filo de la democracia’ como “una crónica de traición cívica y abuso del poder, pero también de desengaño”; ‘The Guardian’, como “una cartilla íntima sobre la caída del Estado en el populismo y el desgaste del tejido democrático del país”, y en IndieWire, David Ehrlich, como “un retrato enojado, íntimo y asombroso del reciente resbalón de Brasil, que lo expone de nuevo a las garras de la dictadura”.

Sin duda, cuando se ve en Netflix ‘Al filo de la democracia’, donde está desde el año pasado, produce todas esas sensaciones descritas por los críticos, pero cuando termina, sin que recurra al sentimentalismo o la nostalgia barata, produce ganas de llorar a los que vivimos en Brasil, en vivo y en directo, todos esos años de esperanza, alegría, decepción, rabia y desconcierto. Fin.

GLORIA HELENA REY
Para EL TIEMPO

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.