Una gran reflexión en el Día Mundial del Teatro

Una gran reflexión en el Día Mundial del Teatro

Dramaturga Carolina Vivas habla sobre la trascendencia de esta fecha que se festeja en el planeta.

Labio de liebre

'Labio de liebre' fue una coproducción entre Teatro Petra y el Teatro Colón.

Foto:

Héctor Fabio Zamora / EL TIEMPO

Por: Carolina Vivas
26 de marzo 2019 , 09:02 p.m.

Celebrar el Día Internacional del Teatro es celebrar la vida, el suceso único e irrepetible que es el teatro, ese espacio-tiempo en que es posible el encuentro y el disenso.

Frente al avance del mundo virtual y la vertiginosa manera en que nos hemos instalado en él, el teatro y las artes vivas se presentan como posibilidades exquisitas del convivir, que un arte hecho de humanidad permite.

En el teatro colombiano de hoy florecen sanos y vitales los jóvenes teatristas; son claros los efectos de la riquísima tradición del teatro nacional y de la existencia de las escuelas de artes escénicas; efectos que se cristalizan en la aparición de salas y colectivos que emergen con propuestas vigorosas y variadas temáticas.

Pero la vitalidad de nuestro teatro se hace visible, también, en la permanencia en el oficio de quienes vivimos, creamos, teatriamos y celebramos el Día Internacional del Teatro, porque permanecemos en él, activos y creativos por 40, 50 años y más.

En esta hora, necesitamos un movimiento teatral vivo y diverso, en el que co existan y se nutran las miradas y propuestas de los jóvenes creadores y de los creadores de trayectoria. Hoy, más que nunca, tenemos la necesidad del diálogo, de un gremio fuerte que pueda hacer frente a los peligros que conlleva la exigencia de volverse ‘rentable’.

¿Cómo lograr que la sobrevivencia económica y el llamado emprendimiento no vayan en contravía de la investigación-creación, cuyo objetivo no es producir dinero? Una sociedad que exige rentabilidad económica a los artistas, a los investigadores sociales y científicos está condenada a frenar el desarrollo de la ciencia y la cultura.

En el teatro de hoy florecen sanos y vitales los jóvenes teatristas; son claros los efectos de la riquísima tradición del teatro nacional y de la existencia de las escuelas de artes escénicas

No necesitamos un teatro que dé ganancias económicas, un teatro disfrazado de objetividad, que pretenda que la exposición de los hechos basta, negando quizás lo más importante que puede un creador ofrecer: su punto de vista, con el cual desestabilizar la mirada oficial. Es preciso, sea con la risa, la sonrisa, la carcajada, la lágrima, la conmoción, proponer visiones de realidad que hagan contrapeso a la mirada del establecimiento.

Exigimos la ampliación de los recursos destinados a programas de estímulos nacionales y locales y una ley del teatro con dinero, que amplié las fuentes de financiación. Solicitamos que, ante las políticas de austeridad del Gobierno, el Estado sirva de vínculo con la empresa privada, para que esta invierta no solo en los espectáculos masivos, sino en las diversas ramas del arte, a la luz de la deducción de impuestos que les supone el apoyar la cultura.

Algunos países cuentan con fondos y entidades que promueven su producción teatral y dramatúrgica. Invitamos a las entidades gubernamentales que administran la cultura a difundir el teatro colombiano que hacemos los teatristas, en su amplitud y diversidad, a nivel nacional e internacional. Instamos al Gobierno Nacional a construir la paz con nuestro teatro, a promover el teatro nacional en municipios y ciudades, considerando su capacidad de cuestionar, su aporte a la construcción de la memoria histórica y su capacidad de fortalecer el diálogo y el tejido social.

Invito a los colegas y las colegas a defender espacios de encuentro y reflexión en torno a nuestro oficio, espacios en los cuales podamos compartir procedimientos creativos, disentir, confrontar, teatriar, con o sin el apoyo del Estado”.

CAROLINA VIVAS

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sal de la rutina

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.