El nuevo vuelo de ‘Mosca’, un clásico de Teatro Petra

El nuevo vuelo de ‘Mosca’, un clásico de Teatro Petra

Una de las obras más aplaudidas de Fabio Rubiano vuelve en una versión dirigida por Bernardo García.

Mosca

Adelante, Lavinia y Tito Andrónico (Roger García y Carlos Gutiérrez). Atrás, Quinto y Lucio, hijos de Tito (Iván Piñacué y Manuel Sarmiento).

Foto:

Héctor Fabio Zamora

Por: Yhonatan Loaiza Grisales
18 de junio 2019 , 11:10 p.m.

Ha sobrevivido a tres guerras. Ha visto los cadáveres de 22 de sus hijos asesinados a manos de los godos. Es lo que llaman un héroe de guerra, pero no quiere ser rey. Tito, enfundado en un delantal de cuero, y con la mirada cargada de una nostalgia agria, cuenta la historia de ese conflicto que parece eterno mientras se prepara para hacer una ensalada.

Tito quiere firmar una tregua con su peor enemiga, Tamora, pero para llegar a ella necesita derramar sangre, valiosa sangre, su propia sangre. Pero en las mesas que componen la escenografía de esta obra, 'Mosca', de Teatro Petra, no corren litros de ese líquido rojo, sino que vuelan pedazos de pepinos, fragmentos de pimentones, corazones de tomates.

Cuando Fabio Rubiano planteó una mirada ‘paralela’ al sanguinario 'Tito Andrónico' de Shakespeare, llenó el espacio escénico de símbolos metafóricos que reemplazan la violencia directa. La pieza se estrenó en el 2002 y hoy regresa en una versión dirigida por el actor Bernardo García, quien calcula haber visto el montaje original más de 20 veces.

García, hijo de uno de los actores de la pieza original, Fernando García, tiene muy patente lo que le recorría el cuerpo al ver esta pieza: “Era una sensación de escalofrío, de estar hablando de una decapitación, de una mutilación, de una violación, y jamás ver una gota de sangre. Todos esos verbos asociados con tortura –‘decapito’, ‘desuello’, ‘desmiembro’– se convierten en una metáfora gastronómica. Yo no podía creer que pudiera ver todos esos homicidios y todos esos vejámenes aplicados en otros contextos y que, igual, me perturbaran”.

A esto se lo suma ese manejo del humor de Rubiano, tan ácido como la mirada de Tito, que hace que el espectador se ría de tragedias o de dramas profundos, para sentirse arrepentido unos segundos después de la risa.

“Como con 'Labio de liebre', usted se ríe de que estén jugando fútbol con la cabeza de un ser humano. Es una sensación de choque, porque hay algo que me hace gracia pero hay otra cosa que moral y éticamente me reprocho, y me juzgo y me pregunto: ‘¿cómo soy capaz de esto?’ ”, dice García.

Gracias a esta construcción, Mosca se convirtió en una de las obras más reconocidas del grupo. “Fue la primera multiplicación de los panes... Ahí empezó el público a crecer exponencialmente, empezaron a multiplicarse las invitaciones internacionales; estuvimos en España, Alemania, Argentina, Venezuela, México, Brasil... Fue como la consolidación de un lenguaje”, recuerda Rubiano.

***

Mosca

El fallecido Fernando García (der.) actuó en ‘Mosca’. A su lado, Rodrigo Sánchez, que vuelve a actuar en la obra. 

Foto:

Teatro Petra

Minutos después de uno de los ensayos, García recuerda lo minucioso que era su padre para construir los dispositivos escénicos que iba a utilizar en el escenario. De hecho, el fallecido actor construyó su propio vestuario, y ahora su hijo lleva el mismo chaleco de torero que Bernardo creó para la 'Mosca' original.

Y es que, aparte de asumir la dirección, García aceptó el reto de hacer el mismo personaje de su padre, Demetrio, hijo de Tamora.

Rubiano, que fundó Teatro Petra con Marcela Valencia, recuerda que cuando vieron el último ensayo de la nueva pieza tuvieron la sensación de ver a Fernando en el cuerpo de su hijo. Es evidente que había una conexión genética y emocional con el material, pero Bernardo García siempre ha tenido claro que debía crear su propia versión del personaje y de la obra.

“Cuando yo empecé a plantear lo de Demetrio, estaba muy ceñido a la versión del video que me pasaron y a la que yo recuerdo haber visto. Pero Fabio me dijo que la mejor forma de hacer un homenaje tanto a Demetrio como a mi papá era encontrar mi manera: ‘Mantenga la jaula, pero recórrala de una forma diferente, sin tener que estrellarse contra las paredes’ ” fue su consejo, agrega García.

Además del director, el nuevo elenco está conformado por Isabel Gaona, que encarna a Tamora; Rodrigo Sánchez, que repite en su papel de Chirón; Carlos Gutiérrez, quien hace el personaje de Tito; Manuel Sarmiento, el de Lucio, e Iván Piñacué el de Quinto, hijos de Tito, y Roger García, que interpreta a Lavinia, la otra heredera de Tito.

Mosca

Rodrigo Sánchez, Isabel Gaona y Bernardo García. 

Foto:

Héctor Fabio Zamora

Tener una Lavinia interpretada por un hombre le da otro tipo de símbolo, porque finalmente hay un momento en el que nos olvidamos del género y vemos que es un ser humano que está ejerciendo violencia sobre otro”, dice García.

El montaje recupera detalles como la distribución escénica y esas evocadoras metáforas artesanales. Además de los vegetales mutilados, en los enfrentamientos de esgrima los actores solo blanden las empuñaduras de sus espadas, y aun así las armas parecen cortar el aire, pues Juan Carlos García hace los efectos especiales de sonido en pleno escenario.

Y hay otra coincidencia histórica, que no fue intencional sino debida a esa realidad colombiana que se repite como si fuera un juego de espejos. En esta pieza, Shakespeare habla sobre los sacrificios que se tienen que hacer para acabar una guerra, pero la tregua fracasa, y los resultados son macabros para cada familia.

García tiene patente que cuando se estrenó Mosca habían acabado de fracasar los diálogos de paz entre el gobierno de Andrés Pastrana y la guerrilla de las Farc. Ahora, coincidiendo con esta nueva versión de la obra, el actor y director tiene la imagen de las dificultades que está atravesando el actual proceso que vive el país.

“Nosotros en algún momento, cuando tomamos la decisión de que esto se iba a remontar este año, decíamos que era como un documento histórico; pero, de verdad, por ningún lado pensábamos que iba a ser tan presente. Es muy fuerte, pero también muy diciente, ver el estado cíclico de la situación sociopolítica. Es muy impresionante eso”, finaliza Rubiano.

Dónde y cuándo

Funciones: miércoles a sábados, 8:30 p. m. Domingos, 4 p. m. Teatro Petra. Carrera 15 bis n.° 39-39, Bogotá. Informes: 642-1447.Boletas: 45.000 pesos.

YHONATAN LOAIZA GRISALES
Cultura y Entretenimiento
En Twitter: @YhoLoaiza

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sal de la rutina

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.