El teatro independiente de Bogotá se celebra con grandes obras

El teatro independiente de Bogotá se celebra con grandes obras

La Mama celebra su medio siglo de fundación y Ditirambo llega a los 30 años. 

Montallantas, montaje de Ditirambo Teatro.

Montallantas, montaje de Ditirambo Teatro.

Foto:

Foto: Ditirambo.

Por: YHONATAN LOAIZA
17 de septiembre 2018 , 09:00 p.m.

La gran figura del teatro independiente de Nueva York en la década de 1960 fue Ellen Stewart, una directora cuyo cariñoso apodo se convirtió en el nombre de su grupo, uno de los principales referentes de la experimentación escénica: La Mama.

Stewart creó una especie de franquicia teatral que se reprodujo en varios países y llegó a Colombia de la mano de Kepa Amuchastegui en 1968. “Pasé por Nueva York a finales del 67 y me hospedé en casa de Ellen Stewart. Ella me dijo: ‘¿Tú por qué no fundas un teatro La Mama en Bogotá? Yo te doy una platica, 500 dólares, arriendas un local y armas un grupo’ ”, le dijo Amuchastegui a EL TIEMPO en una entrevista.

Al director y actor lo acompañaron en esos primeros años de La Mama artistas como Eddy Armando, Paco Barrero y Germán Moure. Han pasado cincuenta años desde el nacimiento de La Mama Colombia, que curiosamente se creó en mayo del 68, ese álgido mes marcado históricamente por las protestas estudiantiles.

Y La Mama ahora tiene otra cara, pues, después de la salida de Amuchastegui, Eddy Armando asumió el rumbo del grupo, pero el director y dramaturgo falleció hace ocho años. Actualmente está en un proceso de renovación, y celebrará su medio siglo con una programación especial en octubre.

“Son 50 años de una lucha empecinada, desigual, que siempre será desigual, pero ya es un emblema de este país”, recuerda el experimentado actor Alfonso Ortiz, quien estuvo durante varios años en esa primera etapa del grupo.

Son 50 años de una lucha empecinada, desigual, que siempre será desigual, pero ya es un emblema de este país

Ortiz regresó a La Mama para dictar talleres de actuación y presentar su monólogo 'El tigre no es como lo pintan' en el mes de celebración. Al teatro, además, ingresará alguien que comparte el linaje de Eddy Armando, pues su nieta, Ángela Rodríguez, asumirá próximamente la dirección artística.

“Nosotros queremos hacer convocatorias a grupos jóvenes que no solamente sean teatrales. Yo siento que La Mama, además de ser un espacio de teatro experimental, también les dio mucho la oportunidad a muchos artistas de otros campos... La idea es renovarlo para que se vea joven, aunque tenga 50 años”, explica Rodríguez sobre sus planes.

La directora estrenará el 3 de octubre el musical 'Lo quiero ya', que inaugurará ese Festival de Creadores y Amigos de La Mama.

En el futuro, los planes también son revivir algunos de los clásicos que Eddy Armando creó con el grupo, como El abejón mono, que, según Ortiz, era una denuncia directa contra toda la cuestión de la política en Colombia.

“La idea es que ese teatro que hizo mi abuelo siga siendo importante, pero que no sea lo único. Queremos que de alguna manera haya un ‘Mama recuerda’, sobre las obras de hace 10, 20 años, que siguen siendo importantes hoy; pero que no se quede solamente en esas obras, sino seguir experimentando”, añade Rodríguez.

Lo popular y mestizo

Hay un personaje creado en Colombia que en solo unos meses se ha parado en escenarios de ciudades separadas por miles de kilómetros. Estuvo en Rusia, en el ESP Club de Moscú, a finales de julio; apareció en la isla de Canarias, en España; hace una semana estuvo en el Bronx, de Nueva York, y también estuvo en Bogotá a comienzos de agosto. Se trata de La profesora Scholasticus, el personaje creado por el director y dramaturgo Rodrigo Rodríguez.

Luego de estrenar la primera versión con su grupo, Ditirambo, en la que actuaba Margarita Rosa Gallardo, la pieza se ha montado en varios países, y esta confluencia se dio justo en los días que el teatro bogotano está celebrando sus 30 años de creación.

Nosotros no estamos pensando en el teatro como un negocio; esa es nuestra vida, es lo que queremos hacer, lo que queremos ver, lo que queremos sentir, y ahí nos queremos morir

“Están pasando cosas muy bonitas con los textos en el exterior”, reflexiona Rodríguez, que hace un recorrido por estas tres décadas de teatro acompañado por Gallardo, quien también es su esposa.

Además de La profesora Scholasticus, Rodríguez y Gallardo también han creado en llave monólogos como 'Ni mierda pa’l perro' y 'El Yury', además de otros montajes como 'Montallantas' y 'Cría cuervos', en los que han puesto a funcionar ese género del teatro popular, mestizo y analógico.

“Esto nos ha funcionado en 44 montajes. Las personas muchas veces piensan ir con el texto de una a la puesta en escena, nosotros empezamos a entender que se trataba de ir a la puesta en voz, y también que no era de sudar el cuerpo, sino que se trataba de ir a sudar el cerebro”, explica Rodríguez sobre esta metodología que también valida la sabiduría popular.

Es así como Ditirambo ha logrado desarrollar un repertorio y un estilo propio que, según su director, tiene mucho que ver con esos viejos clanes de teatro de la Edad Media, que viajaban en carretas para presentarse de pueblo en pueblo; solo que ellos reemplazan la carreta por un remolque y un camión en el que los nueve actores se van a Pereira, Bello, Medellín...

“Son organizaciones humanas antes que empresariales, o sea, uno no empezó a hacer esto para ver cómo se llena de plata, sino por querer narrar historias sobre la vida de seres humanos en Latinoamérica, las problemáticas de la gente”, añade.

En estos 30 años, el grupo ha establecido marcas insólitas: el año pasado, por ejemplo, estrenó el mismo día, en cuatro salas y con elencos diferentes, la misma obra, 'Cría cuervos'. La pieza planteaba una reflexión sobre el oficio teatral en Colombia, sobre las barreras legislativas que tiene que superar, haciendo varios guiños a clásicos de la dramaturgia universal.

La llave Gallardo-Rodríguez ha logrado aceitar el funcionamiento de Ditirambo, y ahora los planes son acrecentar la publicación de los textos del grupo, fortalecer los equipamientos de sus dos sedes (la de Galerías empezará una renovación dentro de unas semanas, gracias a la ley de espectáculos), y potenciar su laboratorio de creación en el municipio de Silvania, Cundinamarca. Son las herramientas para mantenerse en esa búsqueda de un teatro marcado por la poética popular.

“Hay un sentido altruista de creer que con el teatro también transformamos nuestras vidas y contribuimos a transformar las de la gente que va a vernos... Nosotros no estamos pensando en el teatro como un negocio; esa es nuestra vida, es lo que queremos hacer, lo que queremos ver, lo que queremos sentir, y ahí nos queremos morir”, finaliza Gallardo.

¿Dónde y cuándo?

El Festival Creadores y Amigos de La Mama será del 3 al 27 octubre, con obras de varios grupos, el Teatro García Márquez y Quimera, entre otros. Calle 63 n.° 9-60. Informes: 211-2709.

Actualmente, Ditirambo está presentando las obras ‘El Yury’, en su sede de Palermo, y ‘El ángel de la culpa’, en Galerías.
Informes: Teatroditirambo.com.

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.