Polémica radiografía sobre la historia colonial de Europa

Polémica radiografía sobre la historia colonial de Europa

Obra teatral hace críticas al manejo de la crisis de los refugiados. Su director recibió amenazas.

Imágenes de la obra Our Violence, Your Violence

La obra fue comisionada por el Hebbel am Ufer, de Berlín, y se montó en coproducción con el Teatro Mladinsko (Eslovenia) y teatros de Suiza, Austria, Croacia y Bosnia-Herzegovina.

Foto:

Cortesía Festival Iberoamericano

Por: Yhonatan Loaiza Grisales
26 de marzo 2018 , 09:50 p.m.

El director Oliver Frljic cuenta que en Croacia se ha convertido en una especie de ‘enemigo público número 1’. El artista bosnio vive en Zagreb y ha tenido que soportar innumerables agresiones: ha recibido amenazas de muerte, su apartamento y el de su novia fueron asaltados simultáneamente, en la calle lo han atacado físicamente y verbalmente.

Esas hostiles reacciones son producto de un tipo de teatro que usualmente llama a la controversia. Es el caso de 'Our Violence, Your Violence', obra que podrá verse desde este martes en el Festival Iberoamericano de Teatro, en la que plantea fuertes críticas a Europa por su manejo de la crisis de los refugiados. En una de las escenas más impactantes, un personaje que emula a Jesús desciende de una cruz y viola a una mujer musulmana que lleva un hiyab.

Otra de sus piezas recientes, 'The Curse', crítica la relación entre la Iglesia católica de Polonia y las autoridades de ese país, a las que condena por su respuesta ante las denuncias contra algunos miembros de esa congregación por abusos a menores.

“Antes de venir aquí estrené en Berlín 'Alternative für Deutschland', que molestó a la gente de izquierda y de derecha igualmente, lo que es muy interesante”, cuenta Frljic.

Oliver Frljic

Oliver Frljic ha recibido varias amenazas de muerte.

Foto:

César Melgarejo / EL TIEMPO

¿Por qué cree que Europa fue “ingenuamente sorprendida” por la crisis de los refugiados?

Porque Europa es responsable de esta crisis, junto con Estados Unidos y otros miembros de la Otán. Europa tiene un gran interés en esas guerras, por la venta de armas y la ayuda humanitaria, y nadie habla sobre eso, solo hablamos cuando tenemos los ataques terroristas en Bruselas, Londres y Berlín. Esta es la gran tragedia, y en esta obra decimos que la vida de un europeo es más valiosa que la de una persona en Irak. Cuando pasó el ataque en París, muchos primeros ministros y presidentes de la Unión Europea expresaron su apoyo, pero cuando vemos la misma cosa en otra parte del mundo no es un problema para nada, es normal.

En ese contexto, el miedo se vuelve una herramienta política muy poderosa...

El miedo es muy importante porque ahora tenemos un control social más estricto, y es más fácil introducirlo; todo es vigilado, y renunciamos a nuestra privacidad. También está este miedo por el Otro (con O mayúscula), le tenemos miedo prácticamente a todo el mundo... Estamos viviendo en la civilización del miedo.

Hablamos sobre cómo Colón descubrió América, pero no de que hubo un genocidio en América

Uno de los argumentos más importantes de la obra es que Europa ha olvidado su pasado colonial...

Sí, es muy importante; aquí en Colombia estamos tratando de hacer algunas referencias sobre su historia colonial, porque Europa y todos esos países coloniales nunca hicieron ningún tipo de compensación por todo lo que pasó. Ellos forzaron el cristianismo, robaron oro y todo lo que pudieron, dejaron muchas de esas naciones casi en la miseria y luego dijeron: ‘Está bien, nos vamos, los dejamos ser independientes y regresamos (al lugar) de donde venimos’. Pero no es tan simple, y creo que tenemos que ser conscientes de este pasado, que, además, no está presente en los planes de estudio en Europa; hablamos sobre cómo Colón descubrió América, pero no de que hubo un genocidio en América, que la gente que vivió aquí antes del Descubrimiento fue asesinada en masa.

¿Qué logra la obra con ese tratamiento tan fuerte de las imágenes religiosas, como Jesús violando a una mujer musulmana?

En la imagen a la que se refiere quería hablar no literal, sino metafóricamente, sobre cómo los países occidentales han explotado y metafóricamente han violado al Oriente Próximo por mucho tiempo. En la Primavera Árabe, nosotros –cuando hablo de nosotros pienso en las llamadas democracias occidentales– introdujimos la democracia a todos esos países, pero no a Arabia Saudita, porque tenemos intereses de venderles armas, carros, etcétera. Así que para nosotros, el déficit democrático en países como Arabia Saudita no es un problema, pero en Libia sí lo era; la posesión de mujeres en Arabia Saudita tampoco es un problema para Europa, pero en Siria sí...

En Croacia, durante un festival de teatro, la obra recibió una amenaza de bomba...

No solo han sido amenazas de bomba, hemos recibido otros ataques. En Sarajevo, la prensa católica dijo que los actores tenían frases del Corán en sus cuerpos, lo que era falso; tenían frases en árabe, pero decían: ‘El árabe es un lenguaje, no un arma’. Y además, algunas organizaciones islámicas fundamentalistas de Bosnia-Herzegovina empezaron a hacer amenazas, y al final la dirección del teatro decidió mostrar la obra solo a los miembros del jurado, no al público regular. En la función había entre 200 y 300 personas protestando afuera del teatro, y entraron violentamente a ver la obra. Además, en Polonia hay dos juicios contra mí (por 'The Curse' y 'Our Violence'...), y puedo terminar en la cárcel por tres años.

¿Cuáles son los cargos?

Blasfemia religiosa y ofender los símbolos nacionales, porque en una escena de 'Our Violence' la actriz Nika Miškovic se saca la bandera polaca de la vagina.

¿Cómo se sienten usted y los actores sobre estas reacciones tan violentas?

No es fácil, pero estoy acostumbrado, incluso he soportado peores reacciones. Pero, por otro lado, significa que lo que hago tiene algún valor, porque mucha parte del tiempo el arte se toma como algo poco importante, algo a lo que no le prestamos atención; pero cuando empecé en el teatro, mi idea era antagonizar con la sociedad, no producir algo por el placer estético de la audiencia pequeñoburguesa, sino crear algo que realmente pueda movilizar a la sociedad, y creo que esto pasa muy frecuentemente con mis obras.

También moviliza las reacciones enfurecidas de sectores religiosos y de derecha. ¿Por qué cree que reaccionan así?

Creo que la Iglesia católica es una institución muy conservadora y no está interesada para nada en la libertad artística. Sabemos lo que hizo en la Edad Media, en las Cruzadas y en la colonización, así que no tengo ninguna ilusión sobre la tolerancia de la Iglesia católica. Y tengo que decir que en muchos países, la Iglesia católica es un poder político muy fuerte; en Croacia, en donde vivo, es omnipresente, y tienes que pedirle permiso para todo. Así que nuestra tarea como artistas es defender esas libertades porque podemos perderlas en cualquier momento. Y, por supuesto, no quiero aceptar los dictados de la Iglesia sobre cómo debo presentar algo en el escenario, todavía vivimos en una sociedad laica, o por lo menos debería ser así.

Nuestra tarea como artistas es defender esas libertades porque podemos perderlas en cualquier momento

Dónde y cuándo

Desde este hasta el jueves, 8:30 p. m. Auditorio León de Greiff. Carrera 45 n.° 26-85. Desde 50.000 hasta 80.000 pesos.

YHONATAN LOAIZA GRISALES
EL TIEMPO
En Twitter:

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.