Una Eva Perón fantasmagórica encarnada por un hombre

Una Eva Perón fantasmagórica encarnada por un hombre

El actor Benjamín Vicuña encarna a la ex primera dama argentina en obra que se presenta en el FITB.

Eva

Desde que se estrenó la obra en París, en 1970, su autor quiso que Perón fuera encarnada por un hombre. Vicuña interpreta al personaje desde al año pasado.

Foto:

Gustavo Corrini

Por: Yhonatan Loaiza Grisales
23 de marzo 2018 , 08:20 p.m.

Eva Perón transita las últimas horas de su vida y es consciente de esa llegada implacable de la muerte. En la intimidad de su hogar la acompaña su séquito más íntimo y afuera, Argentina aguanta el aliento, está a la expectativa por saber qué va a pasar con ese personaje amado, la primera dama de la nación, la actriz inacabada, la influyente dirigente política.

Esta Eva es casi un espectro, “una especie de fantasma punk”, dice el actor chileno Benjamín Vicuña, que desde el año pasado está asumiendo la compleja tarea de encarnar al histórico personaje en la obra Eva Perón, que escribió el dramaturgo argentino Copi (Raúl Damonte Botana) y se presenta desde hoy en el Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá.

Desde que escribió la pieza, en 1970, la propuesta del fallecido autor era que un hombre encarnara a Eva Perón, una decisión controvertida teniendo en cuenta que se trata de una figura que genera un culto de fanatismo en su país.

“Básicamente es una propuesta de distanciamiento, de entender que es un actor finalmente interpretando a una mujer, entendiendo que ahí hay una transición, una distancia; de alguna manera, el discurso queda más claro y es más nítido. En ese sentido, nosotros respetamos la voluntad de Copi”, dice Vicuña.

La producción se presenta en un programa doble junto con El homosexual o la dificultad de expresarse, también escrita por Copi. Ambas piezas, producidas por el Teatro Cervantes, son dirigidas por Marcial di Fonzo Bo, un letrado en los textos del autor, que, de hecho, actuó en una versión anterior de Eva Perón.

Vicuña cuenta que el dramaturgo creó un relato casi policiaco en el que Perón está lidiando con el fantasma de la muerte, pero también con su propio ego, pues, movida por su deseo de trascendencia, se obsesiona sobre cómo la van a recordar, cómo van a festejar su muerte, y quiere dejar todo organizado.

“La obra es descarnada en ese sentido, ver cómo alguien se enfrenta a sus dolores, a su fantasma; ella también siente que hay una traición de todo su entorno, no confía en nadie, no cree en nada... Es una especie de tragedia con elementos cómicos, es una situación que podría ser muy triste, pero este personaje la sabe combinar con una desfachatez y con una locura que también la hacen encantadora”, añade el chileno.

Copi tenía una curiosa fascinación con Perón, a quien definía como una mezcla entre Stalin y Marilyn Monroe.
Vicuña cuenta que hay ciertos guiños a esos personajes en la producción; solo basta mirar el impecable vestido blanco y el pelo amarillo del actor cuando sale a escena para descubrir una referencia a la icónica imagen de Monroe.

Para el chileno, este trabajo significó un gran reto interpretativo, pues no solo es el hecho de luchar con los prejuicios, sino también encarnar a una mujer que, además, sufría de cáncer de útero, una enfermedad que, según el actor, se convierte en una especie de metáfora sobre el estado la sociedad argentina.

“Así como Copi decidió que esto lo hiciera un hombre, el director redobla esa apuesta y decide que lo haga un chileno, entonces la máscara es más clara aún”, relata el actor.

Vicuña, por supuesto, se embarcó en una investigación histórica sobre Perón, leyó biografías e indagó todos los mitos y verdades, ficciones y realidades, que abundan sobre este personaje. Pero llegó un punto en el que entendió que aquella Evita que se paraba en el escenario no se desprendía de la realidad, sino de la imaginación teatral de su autor.

“En algún momento también tuve que soltar eso y entender que el personaje en cuestión es la Eva Perón de Copi; tuve que empezar a entender cuál era el imaginario del autor de esta obra y que es un personaje sumamente complejo. Ese fue el desafío de la mano del director”, añade.

Copi y Argentina

Con esta producción, el Teatro Cervantes buscaba presentarle a la audiencia de su país el trabajo de Copi, un autor que prácticamente vivió exiliado y desarrolló la mayoría de su carrera fuera de Argentina.

“Había una deuda con él, un autor tan importante que, la verdad, se le conoció y se le trabajó mucho en Europa y, sobre todo, en Francia.
Había que darle el lugar que corresponde en el teatro nacional argentino, así que, en ese sentido, estábamos todos muy conscientes de esa responsabilidad”, asegura Vicuña.

La aproximación del dramaturgo a ese mito argentino no ha dejado de generar controversia. Durante su temporada de estreno en París, en 1970, los reportes de prensa registraron que hubo comandos de encapuchados que ingresaron violentamente a la sala y agredieron a algunos asistentes, incluso se habla de explosiones en las afueras del teatro parisino L’Épée de Bois, la pequeña sala en donde se montó la pieza. Ante esos escándalos, las presentaciones se tuvieron que hacer con escolta policial.

La polémica siguió persiguiendo hasta hoy a esta creación de Copi. Vicuña recuerda que cuando se estrenó en el Cervantes de Buenos Aires, el año pasado, la CGT (Confederación General del Trabajo de la República Argentina) rechazó la producción porque sentía que ofendía la fibra más íntima del peronismo.

“Es impresionante que a estas alturas del partido todavía estemos censurando el arte, que algunos sectores no entiendan cómo funcionan las cosas, es realmente medieval lo que sucedió. Pero, bueno, eso se acotó a pequeñas trincheras del pasado, y el gran público disfrutó este espectáculo, y también la crítica especializada”, dice el chileno.

La pieza siguió adelante en Buenos Aires y, además, tuvo una larga gira por Europa, en la que Vicuña tuvo un ilustre visitante durante sus presentaciones en España: el reconocido cineasta Pedro Almodóvar.

“Fue muy emocionante, después me quedé charlando con él; por sorpresa, él era un admirador de Copi y le gustó muchísimo la obra. Fue un tremendo honor recibir a Pedro Almodóvar con su genialidad ahí en la sala”, finaliza el intérprete chileno.

Dónde y cuándo

Sábado y el lunes, 8:30 p. m. Mañana, 6:30 p. m. Teatro Nacional La Castellana. Calle 95 n.° 47-15. Boletas desde $65.000 hasta $98.000. Informes: https://www.festivaldeteatro.com.co/

YHONATAN LOAIZA GRISALES
EL TIEMPO @YhoLoaiza

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.