‘El teatro es donde uno más se reta a ser actor’

‘El teatro es donde uno más se reta a ser actor’

Mario Duarte hace parte de 'La verdad', obra que se presenta en el Teatro Nacional Fanny Mikey. 

Mario Duarte ha estado en montajes teatrales como ‘Shakespeare enamorado’.

Mario Duarte ha estado en montajes teatrales como ‘Shakespeare enamorado’.

Foto:

Cortesía Teatro Nacional

Por: CULTURA 
29 de enero 2020 , 09:58 p.m.

Mario Duarte es papá de una niña de un año y cinco meses. Anda enamorado de esa nueva faceta, así como de su novia, amiga y, de paso, mamá de su niña.

Para recargar baterías y estar con ellas ahora que tiene mucho oficio en el teatro, cuando puede se va en familia para Boyacá, a una tierra que compró, donde ve la vida de otra manera y come rico.

Duarte, roquero (líder del grupo La Derecha) y paisa de nacimiento, ahora es Pablo en La verdad, la obra en cartelera en el Teatro Nacional Fanny Mikey, de Bogotá.
Original del novelista y dramaturgo francés Florian Zeller, cuenta la vida de dos parejas, Lorenza y Miguel, Pablo y Alicia, representados por Carolina Acevedo, Iván López, Duarte y Jimena Durán, respectivamente.

Al personaje de Pablo, Duarte llegó cuando el hoy exdirector del Teatro Nacional, Nicolás Montero se lo ofreció, a comienzos de diciembre pasado.

“Me mandó el texto y me dijo que fuera a ver la obra (en ese momento con Carlos Manuel Vesga en el papel de Pablo y Luis Fernando Hoyos en el de Miguel). Me gustó mucho y me pareció interesante, pues el teatro es el sitio donde uno se siente más expuesto y retado realmente a ser actor, el lugar donde eres o no eres, el que más te exige, el que te pide y, al mismo tiempo, te da mucho”, dice.

La verdad, con más de 100 funciones, tiene a este nuevo Pablo, tal vez el personaje más importante del montaje, porque es un enigma.

“Tiene un arco interesante. Pasa de ser una cosa a otra. Pero lo más importante es que es cerebral, y en las tablas lo vemos ejercer su inteligencia. Al principio es muy emocional, emotivo, algo que va cambiando”.

Tener este personaje no es reemplazar a un actor que lo venía haciendo, sino otra propuesta. “El objetivo era que con Iván López y yo hubiera otro espíritu para La verdad, que luego del centenar de funciones entró en otra temporada por la validación del público”.

Su regreso al teatro coincidió además con volver a la televisión. Ahora es Delio Villamizar en Amar y vivir, la nueva versión de este clásico de los 80.

A la producción como tal, Duarte no fue cercano. “Yo por esos días estaba en mi faceta máxima de roquero, entregado a la música. Esa era mi manera de expresarme, y no tenía contacto con esa parte de la televisión. Pero a los conciertos de La Derecha iban muchos actores, como Juancho Arango, que, además, se volvió amigo y trabajó en la serie”.

Para la audición, Duarte vio algunos capítulos y siente que es un privilegio estar ahí como Delio Villamizar, “un malo elegante que parece un empresario, de esos que hay en este país, que a veces fungen de políticos, pero de lo único que tienen idea es de sacar plata, hacer sus vueltas. Este personaje vive de extorsionar”.

Además, el año pasado Duarte volvió a estar en pantalla con la repetición de Yo soy Betty la fea, novela en la que fue Nicolás Mora, el amigo de la protagonista, y que tuvo un alto rating.

“Creo que eso muestra las cosas que se hicieron bien y por escritores que veían la televisión como medio de expresión, algo muy distinto que llegaba a mucha gente. Es el legado de Pepe Sánchez, de Fernando Gaitán, creador de Betty, y esa novela no solo fue una gran idea sino una gran obra, un privilegio para mí porque yo, aún chiquito en la actuación, estuve entre grandes. Por eso, no es raro lo que sucedió con su repetición, pasa con El Guasón, que hace parte de Batman, un cómic del siglo XX al que le seguirán sacando historia”.

Y agrega: “A Betty se le suma la dirección de Mario Ribero, cuya película El embajador de la India sigue siendo importante. Los que estábamos allí nos dejamos dirigir porque hasta llevar los pantalones a la cintura, como lo hacía Nicolás, era un acto creativo”.

Por eso, y con gusto, recibe los comentarios de la gente. “En estos días, acá en Boyacá, una señora me dijo: ‘Uy, Nicolás, ¿y por qué tan canoso?’, haciendo trascender el personaje”.

¿Dónde y cuándo?

La verdad’. Jueves y viernes, 8:30 p. m. Sábado, 6 y 8:30 p. m. Domingo, 6 p. m. Teatro Nacional Fanny Mikey. Calle 71 n.° 10-25, Bogotá. Teléfono 7957457. Boletas: 43.500 pesos.

CULTURA@CulturaET

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.