Secciones
Síguenos en:
Locos de amor: las fotos de la chilena Paz Errázuriz
Fotos de la chilena Paz Errázuriz

Fotos de la chilena Paz Errázuriz. De la serie ‘La manzana de Adán’, de 1987

Foto:

PAZ ERRÁZURIZ / MUSEO BANCO DE LA REPÚBLICA

Locos de amor: las fotos de la chilena Paz Errázuriz

Amor, locura, amistad, vejez y dictadura en el Museo Urrutia del Banco de la República.

“Coral es la primera persona que llama todos los años”, confiesa Paz Errázuriz. Chichi, Debrah, Evelyn y Caty... toda la comunidad trans que fotografió en los años ochenta –en plena dictadura chilena– tuvo un final trágico. “Era la época del sida”, dice. “Murieron todos. Fui al cementerio más de una vez. Pero Carol sobrevivió. Ahora vive con sus papás –que terminaron aceptándola– y en unas condiciones muy frágiles de salud”. Pero en sus fotos, en sus magníficas fotos, además de la tristeza y la marginalidad, hay momentos felices, como en ‘Paseo en Río Claro’, donde sus amigas, sin maquillaje y sin el estrés del toque de queda y de las sombras de la noche, posan con una sonrisa que ilumina la sala.

Paz Errázuriz es una de las grandes fotógrafas latinoamericanas. Su nombre siempre aparece en mayúsculas en grandes exposiciones y en varios libros. Su muestra en el Museo Urrutia del Banco de la República es un acontecimiento mayor. El tercer piso del museo es suyo y de los suyos, porque Errázuriz, como dice María Wills, directora de Artes y Colecciones del Banco de la República, tiene una característica especial: detrás de cada foto hay una relación de amor-amistad única. Errázuriz no capta el momento y se larga. Vive y convive con sus personajes. Se mira en ellos como en un espejo.

La exposición tiene varias series. Pero en todas hay algo de esa convivencia y de esas relaciones intensas. En ‘El infarto del alma’ (1994) retrata una faceta misteriosa y, aparentemente, escandalosa: el amor en un manicomio. Errázuriz (Santiago de Chile, 1944) cuenta en el video de inauguración de la muestra –disponible hoy en YouTube– que pasó año y medio visitando el manicomio Philippe Pinel, en Putaendo, para lograr las fotos. El resultado es fascinante: parejas que se abrazan sin importar qué pasa por sus cabezas. Hay algo tan familiar en las imágenes que podrían estar en un álbum de familia. Y –realmente– no parecen locos. Solo locos de amor. Errázuriz recuerda que, una vez terminada la serie, hizo una exposición en el manicomio para se vieran y se reconocieran.

De la serie ‘La manzana de Adán’, de 1987.

Foto:

Paz Errázuriz / Banco de la República

(Le recomendamos: Lo que se esconde detrás de los retratos de ‘Hijas del agua’)

Errázuriz frecuentemente es comparada con Diane Arbus, la fotógrafa estadounidense que dejó un legado de imágenes de freaks entrañables (Nicole Kidman la interpretó en la película Retrato de una obsesión), pero Errázuriz ofrece otra mirada. En sus fotos hay una dulzura que Arbus no tiene. En Arbus hay una barrera de incomprensión entre nosotros y el ‘raro’. Errázuriz, en cambio, hace que nos den ganas de estrecharles la mano; sus amigos son nuestros amigos. Hay toda una serie en la que están sus personajes de circo y del mundo de la lucha libre y el boxeo. Y ‘Miss Piggy’, con su cabeza de cerdo y su vestido, se roba todas las miradas.

'Miss Piggy’, de la serie ‘El Circo’, de 1984.

Foto:

Paz Errázuriz / Banco de la República

Hay un capítulo aparte en la vejez. Errázuriz la explora de dos maneras. En una serie –Antesala de un desnudo– presenta las duchas de un ancianato con toda la fuerza de una reportera gráfica. Las imágenes tienen algo carcelario y terrible, y en su momento fueron un escándalo en su país. Las mujeres que fotografió se ven hacinadas y maltratadas en una situación de precariedad brutal. En otra serie –Cuerpos– puso a posar desnudos a otros ancianos que, claramente, no están en una situación desprotegida. Sus cuerpos fofos y arrugados tienen una dignidad asombrosa. Posan sus años con orgullo.

La muestra tiene mucho más, las mujeres de un prostíbulo en la frontera entre Perú y Chile, retratos de tumbas, niños, un asombroso pueblo indígena en el fin del mundo, las fotos de mujeres chilenas en distintas facetas: buzos, vendedoras de dulces, monjas... y, por supuesto, fotos de su lado militante: las fotos de las protestas en Chile durante la dictadura y sus desaparecidos. Y sobre ese punto, en la entrevista con María Wills en la inauguración virtual de la muestra, dejó claro quién es y por qué es la gran fotógrafa que todos celebramos: “Vivo atenta a todo lo que hacen los fotógrafos jóvenes. Los sigo y los animo. Estuve muy interesada en todo lo que hicieron durante las protestas que hubo en Chile antes de la pandemia. Yo no pude ir. Ya no tengo piernas para correr tanto, pero claro: hice las fotos del día después”.

Fernando Gómez Echeverri
Editor de Cultura
En Twitter: @LaFeriaDelArte

Lo invitamos a leer

-Un 'gemelo' en 3D del 'David', de Miguel Ángel, viaja a Dubái

-Museo del Prado recibe en donación el primer Goya documentado

-Así se restauran las estatuas salvadas del incendio de Notre Dame

ACCEDE A CONTENIDO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

No te quedes solo con esta información.
Lee, explora y profundiza más.
¡Suscríbete ya!

COP $ 900 / MES *
Ya soy suscriptor digital

Si ya eres suscriptor del impreso, actívate

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.