Cerrar
Cerrar
¡Las hormigas de Rafael Gómez-Barros se tomaron el Rijksmuseum de Ámsterdam!
Rafael Gómez Barros

Obra de Rafael Gómez-Barros en el principal museo de Ámsterdam.

Foto:

cortesía Casa Tomada

¡Las hormigas de Rafael Gómez-Barros se tomaron el Rijksmuseum de Ámsterdam!

Obra de Rafael Gómez-Barros en el principal museo de Ámsterdam.

La exposición en una de las pinacotecas más importantes del planeta es uno de los hitos del arte.

El Rijksmuseum de Amsterdam es uno de los grandes templos del arte mundial. En sus paredes está La lechera, de Vermeer y La ronda de noche, de Rembrandt; tiene varios Velásquez y unas “cuantas” obras de Van Gogh, Goya, Fra Angélico, Rubens, Durero y Veronese. El próximo año se prepara para la mayor exposición de Vermeer de todos los tiempos, pero en 2022 el show se lo acaban de robar las 700 hormigas colombianas que invadieron las paredes de la fachada y el interior del inmenso palacio que guarda todos estos tesoros.

El artista colombiano Rafael Gómez-Barros fue invitado a llevar su Casa tomada a ser parte de la exposición Clara en Onderkruipsels (Clara y las criaturas pequeñas), una mega exposición que tiene como punto de partida una pintura del siglo XVIII de una rinoceronte que llevaron viva hasta los Países bajos y fue un atractivo científico y de circo para su sociedad. La pintura de Jean-Baptiste Oundry se mezcla con cientos de laminas y grabados y una impresionante colección de insectos, aracnidos y anfibios y, sobre todo, por la obra de Gómez-Barros y una gran telaraña –creada en “colaboración” con cuatro tipos de arácnidos– del artista argentino Tomás Saraceno.

(Lea además: Los 80 años de Ana Mercedes Hoyos).

Sus hormigas son una metafora de la violencia y el desplazamiento forzado; el cuerpo de las hormigas está hecho con la forma de dos calaveras y está cubierto de tierra colombiana. Las patas son de jazmin (una planta que aparecía en las fosas comunes) y parte de su taxonomia, sus articulaciones, están hechas con las franelas que usan los campesinos. Sus 700 hormigas, su Casa Tomada; su ‘Rijksmuseum tomado’, no se queda solo con la violencia. La instalación despierta sonrisas y asombro. Y, al mismo tiempo, lanza un mensaje positivo: las hormigas y los inmigrantes tienen algo en común: su disciplina, su capacidad de trabajo, su perseverancia.

Obra de Rafael Gómez Barros en el principal museo de Ámsterdam.

Foto:

cortesía Casa Tomada

“Los inmigrantes, como las hormigas, en ocasiones se echan encima cientos de veces su propio peso: son personas que no solo tienen que luchar por su supervivencia en un lugar o un país lejano, sino que desde esos lugaren mantienen a sus familias”, dice Gómez Barros. “Los inmigrantes –y las hormigas– también tienen que sufrir que la gente los percibe como plaga”.

Él mismo sabe qué es ser un inmigrante y sabe qué es la violencia; cuando tenía 8 años fue testigo de un asesinato en una guerra de familias en Santa Marta. Empezó en la escuela de Bellas Artes de la ciudad, pero se dio cuenta que tenía que irse; no pasó en la Nacional, se matriculó en la Jorge Tadeo Lozano y desde sus primeros semestres tuvo que trabajar, no pudo graduarse, pero logró colarse en el circuito de las galerías y debutó en Alonso Garcés con una obra que fue el inicio de, hasta ahora, su gran obra: en ese momento presentó unos sonajeros hechos con calaveras que guardaban por dentro semillas. Sonaban como un palo de agua. La gente tenía que cogerlas y jugar con ellas: Gómez-Barros quería mostrar lo “encantados que estamos con la muerte”.

(Le puede interesar: ‘Nadie en mi familia creía en mi proyecto de vida’: Nadín Ospina).

En la forma de esas calaveras, en algún momento, vio las hormigas. Su cabeza explotó y logró el milagro: “la gente se sorprende de que puede expresar algo tan crudo con una obra tan tierna y juguetona”. La obra se ha expuesto en varios lugares del mundo y, sin duda, esta muestra en una de las pinacotecas más importantes del planeta lo ubica como uno de los grandes referentes del arte colombiano.

También puede leer:

- Arte, cultura y joyería, en la Gala MamBo para recaudar fondos.

- 'Cualquier criatura de la naturaleza es una obra de arte': María F. Cardoso.

- Los 80 años de Ana Mercedes Hoyos.

Mis Portales

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.