Secciones
Síguenos en:
Las grandes piezas de la semana
Alejandro Sánchez propone un gran juego visual con su obra; para que la imagen tome coherencia hay que alejarse unos metros. Las líneas se unen y queda al descubierto una vieja fotografía, reinventada por él, de Bogotá en los años 40.

Alejandro Sánchez propone un juego visual con su obra, que refleja los días anteriores al 'Bogotazo'

Foto:

Archivo particular

Las grandes piezas de la semana

Alejandro Sánchez propone un juego visual con su obra, que refleja los días anteriores al 'Bogotazo'

Luego de recorrer varias galerías, escogimos tres piezas poderosas, sutiles y sofisticadas. 

Alejandro Sánchez presenta en la Galería La Cometa un monumental tríptico del tranvía bogotano antes del 9 de abril de 1948. Su obra –de 4,2 metros de largo por 2 metros de ancho– está hecha con servilletas de Burguer King, Starbucks y McDonald’s.

La pieza habla de la globalización y la destrucción de las industrias locales después del Bogotazo y de la apertura económica en los años 90. El pigmento que usa para las pinturas es tartazina: un colorante para los alimentos. Hay que alejarse para ver la obra en su totalidad.

(Tal vez quiera leer: Confiscadas 500 falsificaciones de obras de Francis Bacon en Italia)

Ana María Velásquez (derecha) presenta una pieza excepcional en la galería La Balsa, de Medellín. Su obra es un gráfico de sus gastos durante un periodo de siete años. Cada color tiene un significado –amarillo para el hogar, morado para la salud, por ejemplo–. La solución plástica de la obra es espectacular. Hay que alejarse, acercarse y, por supuesto, mirar sus recibos.

El punto de partida de Ana María Velásquez para su obra ‘Aquí están las cuentas’ fue un problema cotidiano: la torpeza para manejar su contabilidad personal. 

Foto:

Archivo particular

Obra de Juan Fernando Herrán.

Foto:

Archivo particular

(Le puede interesar: Una charla con Antonio Caballero sobre arte)

Juan Fernando Herrán (izquierda) presenta en Nueveochenta una serie de fotografías que transmiten misterio. Algo pasa en sus fotos; hay algo oculto en ese camino de piedras consumido por la vegetación. Y, como dice la crítica María Clara Bernal, sus fotos tienen tanta fuerza que incluso logran transmitir olores.

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.