Secciones
Síguenos en:
La pintura de las murallas y otros despropósitos contra el patrimonio
Cartagena: Fuerte de San Sebastían del Pastelillo en Manga

Murallas de Cartagena | Fuerte de San Sebastián del Pastelillo en Manga

Foto:

John Montaño

La pintura de las murallas y otros despropósitos contra el patrimonio

Murallas de Cartagena | Fuerte de San Sebastián del Pastelillo en Manga

Polémicos casos de intervenciones al patrimonio arquitectónico en Colombia

La polémica por la pintura inadecuada sobre un espacio de las murallas de Cartagena lleva a recordar otros casos en los que el patrimonio arquitectónico se ha visto afectado, no sin controversia, en diferentes rincones del país, algunos de estos también en Cartagena.

Algunos han resultado en conflictos de años entre entidades de control y particulares interesados en hacer intervenciones. Algunos, no todos, son competencia del Ministerio de Cultura, explica el Director de Patrimonio Alberto Escovar Wilson-White. Explica que La Ley General de Cultura abrió la posibilidad de que las declaratorias de patrimonio pudieran ser municipales, departamentales y nacionales y, de acuerdo con el ámbito en el que son declaradas, le corresponde su vigilancia a entidades del mismo carácter. 

"Nosotros -dice refiriéndose al Ministerio de Cultura- damos la política de patrimonio en todos los ámbitos, pero las responsabilidades están repartidas por los territorios. Cuando hay declaratorias locales, estas no necesariamente son nacionales, pero cuando hacemos una declaratoria nacional, procuramos que también se haga en lo distrital y lo departamental".

Entre los casos específicos que destaca están:

El claustro de La Sagrada Familia en Cali

El proyecto de construcción sobre la antigua sede del Colegio de La Sagrada Familia en Cali.

Foto:

Santiago Saldarriaga

"Es un caso que resulta paradigmático. En él, el Ministerio de Cultura no tiene competencia por estar en la declaratoria municipal de Cali".

Hace referencia a la edificación que fue la primera sede del colegio para señoritas fundado por las hermanas de La Providencia y la Inmaculada Concepción con el nombre de La Sagrada Familia que ocuparon el edificio y trabajaron en su adecuación entre 1936 y 1939, cuando se construyeron las álulas, el salón múltiple y la capilla. El lugar tuvo una ampliación en 1950, momento en el que además se trató de unificar su arquitectura. Las hermanas dejaron esta sede ubicada en El Peñón y se llevaron su colegio a Valle del Lili. 

El lugar empezó a deteriorarse y a ser ocupado por habitantes de calle. Pero en el 2010, la constructora Jero S.A.S. les propuso a las religiosas la recuperación del inmueble. Su intención era construir un hotel boutique y un centro comercial que, según los informes publicados en un principio iba a tener varios pisos (al comienzo se habló de tres, después de cuatro y de cinco, según reportó EL TIEMPO a lo largo de los años).

La primera licencia para el hotel se aprobó en el 2013 y , posteriormente el antepoyecto fue modificado con 3.386 metros cuadrados más de los permitidos. Pues en principio se autorizaron 18.207 metros cuadrados y el área construida al 2018 iba por 21.594 metros cuadrados, según la alcaldia de entonces. Planeación revisó los cambios en el 2016 y en el 2017 se suspendieron las obras. La discusión continúa.

2. Ataque a las estatuas de Sebastián de Belálcazar (Popayán y Cali)

Así quedó Sebastián de Belalcázar, el 28 de abril, cuando quedó en el aire, en el pedestal. Ya la imagen fue retirada.

Foto:

Juan Pablo Rueda. EL TIEMPO

Las estatuas de Sebastián de Belálcazar de Popayán y Cali tenían declaratoria de patrimonio municipal.  Los monumentos dedicados al fundador de las capitales de Cauca y Valle del Cauca corrieron la misma suerte de estatuas de Cristobal Colón en ciudades estadounidenses como Boston y Miamii, del rey Leopoldo de Bélgica y del mismo Winston Churchill en otras partes del mundo.

(Puede interesarle: ¿Qué les critican a los personajes que representan las estatuas atacadas recientemente?).

Primero fue la estatua ecuestre de Belálcazar ubicada en el morro de Tulcán, el año pasado, derribada por los pueblos misak, pijao y nasa.  A comienzos del 2021 los primeros aplicaron la misma condena a la estatua de Cali. 

3. Construcción de Mundo Mujer, en Popayán

En el 2019 se abrió la investigación contra el Consejo Departamental de Patrimonio Cultural del Cauca por aprobar una licencia de construcción del edificio de dos pisos (y cuatro en el fondo) de la Fundación Mundo Mujer en el sector histórico de la capital caucana, protegido por el Plan Especial de Manejo del Sector Histórico de Popayán.

De realizarse, la construcción taparía la visibilidad de la Iglesia de San Francisco. La investigación, a cargo de la Procuraduría Regional del Cauca, busca determinar si hubo incumplimiento de las regulaciones vigentes.

"La obra en este momento está detenida -relató Escovar Wilson-White-. Estamos viendo con los propietarios, cómo se puede reversar parte de la intervención que ya hicieron".

4. El edifico de 14 pisos junto de San Gil

El hecho se registró en el municipio de San Gil, Santander.

Foto:

Tomado de la página web de la Alcaldía de San Gil.

"En San Gil (Santander), la curia compró unas casas, las tumbó y en la manzana cercana a al Catedral iba a construir un edificio de 14 pisos".

Edisocial iba a construir estos 14 pisos en el Centro Histórico de San Gil donde las normas solo admiten construcciones hasta de dos plantas. Ese fue el número autorizaodo por la Dirección de Patrimonio y Memoria del Ministerio de Cultura. 

Hasta hace poco la construcción, ubicada en la carrera 8 entre calles 12 y 13, estaba abandonada, pues la obra fue detenida en el 2015, no sin dejar de ser motivo de discusión. En mayo del 2017 un proceso le ordenó a Edisocial restaurar los bienes afectados (es decir, los que se demolieron para la obra).

"Logramos detener la obra y conciliamos -dice el director de Patrimonio-. Se va a hacer la construcción de dos pisos que era lo que la norma permitía". 

Edisocial tiente tres años para desarrollar el nuevo proyecto. Aunque aún están por determinarse las responsabilidades de quienes aprobaron la licencia.

5. Locales comerciales en Barichara

"Tuvimos una discusión fuerte en Barichara -apuntó Escovar-, a partir de unos locales comerciales que estaban construyendo en la entrada misma de Barichara (Santander).  También logramos parar esta obra y se inició un proceso jurídico. Una de las poblaciones que tiene una de las comunidades más conscientes de la defensa del patrimonio es Barichara. En general las violaciones al patrimonio se detectan rápidamente porque la comunidad está atenta de lo que puede o no hacerse. Y existen diferentes juntas de Patrimonio, donde se dan muchas de estas discusiones. Casi nunca los problemas escalan al nivel de lo que pasó en Cartagena". 

6. La torre Acuarela (Cartagena)

Torre de viviendas Acuarela, localizada cerca del Castillo de San Felipe de Barajas.

Foto:

Yomaira Grandett/ EL TIEMPO

Van cinco años del mayor escándalo de urbanismo en el país: la torre Acuarela, de 31 pisos en Cartagena, está condenada a la demolición, fechada para finales del 2022.  Esta torre, puso bajo amenaza la declaratoria de patrimonio de la humanidad de Cartagena, dada por la Unesco en 1984. Además, invade 619 metros cuadrados de espacio público, algo que se le ordenó restituir a sus constructores.

"Acuarela no empezó siendo un problema del Ministerio de Cultura -dijo Escovar-, porque está fuera de la zona de influencia del centro histórico y del Castillo de San Felipe de Barajas".

(Puede leer: Pliego de cargos a constructoras de Acuarela, en Cartagena).

Pero fue tal su impacto que la entidad tuvo que intervenir. "Por primera vez en la historia, la Nación decidió demandar a la ciudad de Cartagena y a los constructores en el marco de una acción popular para poder detener la obra. Esto no había pasado antes y a pesar de que estaba fuera de nuestra competencia, decidimos, ante una afectación tan grave, agotar hasta el último recurso". 

7. Bogotá cuida de su patrimonio

"Más que un problema, diría que Bogotá es un ejemplo -agrega el funcionario-. La ciudad ha fortalecido y cada vez le da más competencia al Instituto Distrital de Patrimonio Cultural".

Según Escovar, se han presentado problemas, pero no tan graves, aunque no dejan de ser polémicos. Un ejemplo es la ampliación de la sede del Jockey Club, que ha generado cierta discusión y estudio.

8. El caso de las muralles pintadas

A comienzos de la semana pasada Cartagena sorprendió al mundo con una capa de pintura sobre un tramo de sus murallas, específicamente en el Fuerte de San Sebastián de Pastelillo, en el barrio Manga. 

"El viernes pasado tuvimos un informe -declaró el director de Patrimonio-. Se verificó que efectivamente la muralla se pintó con dos capas de pintura plástica: una blanca y sobre esta, otra de color amarillo. Estas estructuras se pueden pintar, pero con una pintura de cal que se usaba en el periodo colonial. La pintura de cal permite que el muro respire y simultáneamente la cal es bactericida y fungicida, entonces acaba los microorganismos que atentan contra la piedra".

En el momento, el Club de Pesca radicó una solicitud con su propuesta de procedimiento para retirar esta pintura. El Ministerio lo evaluará y si el concepto es positivo, se espera que se esté retirando la pintura en dos o tres semanas. Ya después. el Club pasará un proyecto de intervención del lugar, en el que se empleen técnicas adecuadas. "Confiamos en que a mediados de octubre las murallas estén en su estado de conservación ideal", concluyó.

¿Qué hace el Ministerio cuando se detecta uno de estos casos?

Todos los días el Ministerio de Cultura recibe denuncias de toda índole relacionadas con atropellos o afectaciones al patrimonio. El principal reclamo que recibe es: ¿Por qué deja que las obras avancen? ¿Por qué se da cuenta tarde?. Pero Escovar Wilson-White explica que por eso "se han creado las juntas locales de patrimonio porque las primeras personas que tienen que velar por la conservación del patrimonio son los habitantes del lugar donde este se encuentra. Hemos tratado de fortalecer las instituciones locales de Patrimonio para que sean ellas quienes nos alerten". 

LILIANA MARTÍNEZ POLO
REDACCIÓN DE CULTURA
@Lilangmartin

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.