Como dron al panal en 'La Colmena'

Como dron al panal en 'La Colmena'

El Laboratorio Ati-Erra estrena una pieza que busca concientizar sobre la situación de las abejas.

La Colmena

El montaje muestra la relación entre ciencia y naturaleza desde distintos planteamientos.

Foto:

Cortesía Andrés Arizmendy B.

Por: Yhonatan Loaiza Grisales
27 de mayo 2019 , 09:35 p.m.

La artista Edna Orozco se unió a la causa de la apicultura urbana, un movimiento que busca poblar de colmenas de abejas a las grandes urbes y darle una oportunidad más a esta raza de insectos que cada vez ven más amenazada su existencia.

Orozco construyó entonces unas colmenas en la terraza de su hogar, en Bogotá, y con una sonrisa de orgullo cuenta que esas abejas citadinas ya lograron producir el delicioso néctar de la miel. “Es una miel increíble, y estas abejas son superfuertes”, agrega.

El interés de la artista por estos animales viene de hace unos tres años, cuando leyó el libro La vida de las abejas, del belga Maurice Maeterlinck. Ahí comenzó un enamoramiento poético, que además de su interés ecológico y antropológico también fue la causa de un ambicioso proyecto escénico que verá la luz mañana en el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo.

Se trata de La colmena, un proyecto que ganó la Beca de Creación Multidisciplinar de mediano formato, y el cual combina danza aérea con elementos tecnológicos. “Realmente es tenebroso darse cuenta de que las abejas pueden desaparecer y lo terrible que eso sería para la humanidad, pero también es una muestra de que estamos ad portas del fin de una era y el comienzo de otra. Eso da escalofríos, pero nos implica preguntas sobre si ya no somos tan naturales como creíamos…”, argumenta Orozco, directora del grupo Ati-Erra Danza Multimedia.

La pieza se basa en esa amenaza latente que están sufriendo las abejas, pero también habla sobre las similitudes entre la vida de estos insectos con el comportamiento humano en el contexto urbano, además de cuestionar la visión científica que ve la naturaleza como un simple objeto. Esas temáticas fueron la base para la utilización de lenguajes artísticos como la danza aérea, que según Orozco permite usar otros planos gravitacionales.

Ahí se mezclan elementos de danza contemporánea y de la acrobacia, pero siempre buscando que los movimientos nazcan de un proceso de reflexión y de discusión sobre el fondo argumental de la historia. “Siento que el cuerpo se vuelve una pregunta y una respuesta ontológica, y de alguna manera la danza es como una tercera dimensión de la filosofía... A nosotros no nos interesa tanto hacer una gran figura, sino que esa figura tenga un sentido dentro de toda la concepción de la obra”, explica la directora.

El concepto de la colmena también se aplica a otras instancias, como por ejemplo internet, que según Orozco es una colmena que casi todos los seres humanos alimentan a diario. Otro tema fundamental es la relación entre ciencia y naturaleza desde distintos planteamientos, ya sea la clásica observación de un objeto de estudio o la intervención directa de la tecnología.

“Nos preguntamos hasta qué punto es bueno o no esto, en aras de conservar las especies. Entonces entra el tema tecnológico como un elemento que propicia una nueva naturaleza; hay otros personajes que son las abejas robóticas, que ya están patentadas, ya existen, ya polinizan. Esto ya no es ciencia ficción”, asegura Orozco.
En sus piezas anteriores, la directora ya había explorado la utilización de herramientas tecnológicas en montajes de artes escénicas. En el solo Quia, por ejemplo, probó con la proyección de mapping sobre el cuerpo de una bailarina, y en Nodos, cuerpos en expansión usó una técnica de motion capture en vivo, además de que los bailarines interactuaban con un avatar.

Realmente es tenebroso darse cuenta de que las abejas pueden desaparecer y lo terrible que eso sería para la humanidad

Para La colmena, Orozco decidió que las abejas robóticas debían ser un personaje, y serán interpretados por una docena de drones. En un comienzo, cuenta la artista, estos aparatos no estaban contemplados, hasta que se enteró de la existencia de las abejas robóticas –de hecho, Orozco expone que en inglés, drone significa abejorro, porque física y sonoramente recuerda una abeja, y, de hecho, varios drones suenan igual que un enjambre, aunque con un sonido más metálico y mecánico–.

“Cuando entendí eso, también entendí que aunque no los hubiera planteado, serían necesarios en la obra; no me interesa hacer un show de drones, sino que el dron se volvió un personaje contemporáneo en el mundo de las abejas”, dice.

Para lograr que la presencia de los drones en el escenario parezca algo orgánico, se contó con el trabajo de la programadora y artista mediática Olivia Jackson, quien diseñó las secuencias de movimiento de los aparatos.

La Colmena 2

‘La colmena’ ganó la Beca de Creación Multidisciplinar de mediano formato.

Foto:

Cortesía Andrés Arizmendy B.

Orozco añade que la programación de los drones, al igual que la programación de otros elementos tecnológicos que aparecen en la obra, está basada en la observación de la naturaleza, específicamente en las bandadas de pájaros… “Responden a tres premisas: mantenerse unidos, si viene un depredador alejarse y seguir siempre a la cabeza del grupo”, añade la directora.

Más allá de los recursos que entrega la beca, y debido a la complejidad técnica del montaje, el grupo inició una campaña de crowfunding para complementar los recursos necesarios, la cual se puede consultar en el sitio: en la página https://vaki.co/vaki/lacolmena2019.

Dónde y cuándo

Funciones: miércoles a las 8 p. m. en el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo. Calle 170 n.° 67-51. 8 de junio, 8 p. m., en el Teatro Jorge Eliécer Gaitán. Carrera 7 n.° 22-47. Boletas: 10.000 y 20.000 pesos.

YHONATAN LOAIZA GRISALES
EL TIEMPO​@YhoLoaiza

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.