Joe Broderick: 85 años y con vida de sobra

Joe Broderick: 85 años y con vida de sobra

El actor, escritor, traductor y gran conversador se presenta en 'El Anhelo del Salmón'.

Joe Broderick opina que el ‘brexit’ fue desafortunado para Inglaterra.

Joe Broderick opina que el ‘brexit’ fue desafortunado para Inglaterra.

Foto:

Joe Broderick opina que el ‘brexit’ fue desafortunado para Inglaterra. Foto: Héctor Fabio Zamora. EL TIEMPO

Por: Olga Lucía Martínez Ante
06 de febrero 2020 , 04:53 p.m.

“Tengo la fortuna de tener buena salud”, dice Joe Broderick, a sus 85 años.
Su voz es muy fuerte y agradable. Está celebrando su cumpleaños haciendo teatro, uno de sus escenarios naturales, como actor y traductor. Y lo hace con una obra de uno de sus autores favoritos: Samuel Beckett.

Se trata de La última cinta de Krapp, que presenta con El Anhelo del Salmón, dirigida por Camilo Carvajal y que se podrá ver desde este 7 de febrero y hasta el 16.

El viejo Krapp, cuenta la obra, acostumbra a grabar su diario en un magnetófono, su costumbre desde hace muchos años. Un día encuentra la cinta número 5 de la caja 3, y se oye joven, narrando su pasado. Le disgusta escucharse ególatra y descentrado, y graba toda esa sensibilidad.

“Me identifico mucho con Samuel Beckett sobre la forma de ver la vida, entre amarga y amorosa. Él ve realmente la tragedia de la situación humana, que estamos yendo rápidamente para un hueco sin retorno, pero a pesar de lo trágico es cómico también, porque muestra que lloramos y reímos al tiempo. Y eso pasa en todas sus obras”, dice.

Y tiene claras sus diferencias con Krapp: “Él ha sido un escritor fracasado, yo no. He tenido la fortuna de contar con muchos lectores. Su problema es verse mayor sin el éxito de su obra, pero sabe que, al menos, perseveró en ello”.

Esto último es importante para Broderick y lo acerca al personaje: “Yo sí creo que el secreto de la vida es perseverar en lo que uno tiene que hacer. Además, es un hombre complejo, como somos los humanos”.

Me identifico mucho con Samuel Beckett sobre la forma de ver la vida, entre amarga y amorosa. Él ve la tragedia de la situación humana, que estamos yendo rápidamente para un hueco sin retorno

Walter Joseph Broderick nació en Australia en 1935, de orígenes irlandeses, y tanto su esposa como sus dos hijos colombianos llevan esta última nacionalidad.

El arte lo descubrió en su casa y desde niño. “Había mucha música y lectura, y yo dibujo desde chiquito. De hecho, aquí en Colombia también me he ganado la vida con mis dibujos y caricaturas”.

Además, veía teatro. Cuenta que iba con su familia a ver las obras que llegaban a Melbourne, donde vivió. No eran montajes menores, sino de las grandes compañías inglesas que presentaban las creaciones de Shakespeare. “Me impresionó Otelo y también me marcó la figura de Desdémona”.

Y descubrió que del arte lo que más le llamaba la atención era la expresión escrita.
Su llegada a Colombia fue antecedida por su vocación sacerdotal, que lo llevó a trabajar en varios países, como Pakistán y República Dominicana, entre otros, y así vino a América.

En una entrevista en este diario afirmó que, de alguna manera, ratificarse como actor se lo debió a su vida sacerdotal: “Nos entrenaban para el teatro en cierta forma porque nos enseñaron a respirar desde el diafragma, a pronunciar muy claramente las palabras, a gesticular, todas esas cosas. En esa época, el púlpito era premicrófono; un domingo, uno tenía que llenar una iglesia de mil personas, tres veces al día, y entretenerlos y tenerlos interesados. Eso es mucha actuación”.

Cuando renunció a esa vocación se empezó a reinventar como escritor, como artista, como dibujante.

Walter Joseph Broderick nació en Australia en 1935, de orígenes irlandeses, y tanto su esposa como sus dos hijos colombianos llevan esta última nacionalidad

Instalado en Colombia, una editorial de Estados Unidos le pidió que escribiera la biografía de Camilo Torres Restrepo. “Lo descubrí como una figura política importante en un momento pasajero, porque esa mentalidad cambió. La creación del personaje del libro es una creación artística basada en la realidad de la vida de Camilo, un texto que han leído varias generaciones que conocen su figura, su realidad histórica y la violencia en el país”.

Ese es un personaje que defiende: “Fue una figura muy apreciada en Colombia durante un momentico de su vida en la política, conmovía a las multitudes, luego se fue para el monte y lo mataron, una lástima”.

Pero aunque Camilo, el cura guerrillero sea su libro más conocido, Broderick también escribió El guerrillero invisible, sobre el cura Manuel Pérez del Eln, y Samuel Beckett, la tragicomedia de la vida, entre otros.

Y mención aparte tiene su trabajo como traductor al español de Canción a mí mismo, de Walt Whitman. Además, ha hecho traducciones especiales de obras de Shakespeare, como Hamlet y Macbeth.

Así que se puede decir que Broderick es un todero mayor de las artes locales, donde también ha hecho televisión, faceta que se permite con gusto.

Es un paseo que disfruto con otros actores. No es tan exigente, los papeles son agradables y es bien pago. Es que yo vivo de mi trabajo, y el teatro no da plata. Por eso, además, cada año hago un curso de lecturas de Ulises, para tener ingresos. Entonces, cuando me salen capítulos en una novela, los hago. Ojalá hubiera más papeles para un viejo gringo”, agrega.

Y conocedor de la violencia en Colombia a través de sus libros y de su trabajo de campo, afirma que “el proceso de paz va mal por la posición férrea del gobierno actual bajo la influencia del expresidente Uribe, que obstaculiza la implementación. Vivimos una embestida de parte de gente que quiere seguir en la guerra, y eso es lamentable”.

“Además, tuve la suerte y el honor de traducir al inglés el libro del expresidente Santos, La batalla por la paz, para el mercado de Estados Unidos, y admiro mucho su proceso, su brega para llegar a la firma del acuerdo, trabajo que hizo no solo en sus años de gobierno, sino desde mucho antes. Igual, lo que hicieron Rodrigo Londoño (Timochenko) y los excombatientes hoy en la paz”.

Pero, además, conocedor de guerrillas como el Eln, cree que “son personas que no saben de diálogo. A raíz de mi libro conocí al mando central, y son cerrados y dogmáticos. Y por eso es difícil que el proceso con ellos avance”.

¿Dónde y cuándo?

7, 8, 9, 14, 15 y 16 de febrero, 7:30 p. m. Calle 45B n.° 22-72, Bogotá. Informes: 300 2143689.

Boletas: 30.000 pesos.

OLGA LUCÍA MARTÍNEZ ANTE
CULTURA

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.