'Nos dimos cuenta a la brava de que no tenemos otro hogar'

'Nos dimos cuenta a la brava de que no tenemos otro hogar'

El maestro Carlos Jacanamijoy reflexiona sobre la necesidad de reconectarnos con la naturaleza.

Obra Tierra en flor de Carlos Jacanamijoy

Obra 'Tierra en flor', de Carlos Jacanamijoy.

Foto:

Mambo

Por: Carlos Jacanamijoy*
04 de julio 2020 , 07:47 a. m.

Por estos días de confinamiento tuve la dicha de disfrutar de una mata de flores frescas en mi casa. En el tarro olvidado de una orquídea seca comenzaron a retoñar unos capullos verdes. Me pareció increíble que con un mínimo de agua y cariño floreció solitaria y poderosa. Para mi sorpresa, coincidió con otros nacimientos, por esos mismos días, consciente de la cuarentena, había sembrado unas semillas orgánicas de vegetales en mi jardín y empecé a ver cómo salían mis germinados de lenteja, arveja y garbanzo y el pasto de trigo en bandejas con tierra.

Volví a sentir la emoción de los experimentos de ciencias naturales del colegio y la ilusión mágica de que el planeta volvía a cubrirse de vegetación, con una explosión de colores y aromas.

(También puede leer: A propósito del Día sin IVA, el libro no tiene ningún día del año).

En mi obra como pintor, e incluso de manera inconsciente, me he inspirado en la estrecha relación del ser humano con la naturaleza. En el mismo sentido le he hecho tributo a los guardianes de la sabiduría ancestral de mi cultura y del mundo. Esta pandemia nos ha servido para que nos demos cuenta a la brava de que no tenemos otro hogar sino la tierra y no tenemos para donde correr. Y que hay que recuperar con urgencia esa relación estrecha y amorosa con la tierra que veneran los indígenas. Ya es hora de aprovechar esa sabiduría, algo está pasando porque estamos viendo cómo ha llegado la hora de tumbar no solo a los monumentos al racismo, a la esclavitud y a la violencia colonial, sino a esa mentalidad retrógrada de que hay seres superiores e inferiores. Uno de los beneficios del encierro es que parece que la tierra –obligados– nos ha mandado a todos a hacer un viaje al interior y al silencio, para que desde ahí miremos y escuchemos los horrores del ruido exterior que habíamos desatado.

(Tambien le puede interesar: Los universos de  Jaca, entrevista de BOCAS con el pintor colombiano)

Esta pintura de un simple tarro de tierra en flor hecho para la convocatoria del Mambo y EL TIEMPO con obras sobre la covid- 19, es un refresco para la memoria que es tan volátil. Se nos olvida muy fácil la relación estrecha con la naturaleza más como práctica que como teoría. Las flores han servido de inspiración a un sinnúmero de artistas, poetas y místicos. Ese tarro de orquídea abandonada me recordó a mí de niño en la chagra de los abuelos y sus lecciones de andar con cuidado para no pisotear el alimento o la medicina por ignorancia o por descuido, y las lecciones de pedir perdón con venia si se ofendía a la tierra y a las planticas germinando. En el centro abajo en un cielo estrellado, debajo de unas orquídeas, dibujé el tarro de tierra encima de un banco chamánico como tributo a los guardianes de la sabiduría ancestral. En este cuadro, como en mis primeras pinturas, uso colores fuertes de manera directa como salen del tubo aunque a veces parece chocante, para atrapar la atención del espectador y dialogar con él. La pintura para mí es un acto de amor y en estos tiempos de pandemia esta pintura es un acto de amor por Colombia.

Jacanamijoy

“Jaca”, como es conocido en el mundo artístico, es un inmenso referente de la plástica nacional.

Foto:

Sebastián Jaramillo

Como una lección más de esta pandemia, ese puñado de tierra florecido, me hace caer en cuenta que por estar pendientes en actuar a tono con el cliché de moda del discurso global de la responsabilidad grande de abarcar el cuidado del planeta entero con sus océanos, ríos y montañas, olvidamos empezar por las cosas pequeñas, en nuestro contexto y al alcance de nuestras manos, incluso al mínimo gesto vital como ponerle atención amorosa a la primera inhalación consciente en las mañanas.

Sobre el artista y su obra

“En la obra de Carlos Jacanamijoy el elemento natural es siempre dominante, absoluto y ancestral. Sus paisajes exuberantes, encendidos por colores vivos, nos recuerdan las raíces del artista en su tierra natal en Putumayo, y al mismo tiempo reafirman con fuerza su compromiso político en defensa de los pueblos indígenas. Un compromiso necesario de apoyar, especialmente a la luz de las últimas e inaceptables noticias”, dice Eugenio Viola, curador jefe del Mambo.

(Lea también: La vida de Carlos Jacanamijoy antes de vender su primer cuadro)

CARLOS JACANAMIJOY
Especial para EL TIEMPO
Cultura
En Twitter: @CulturaET

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.