‘Hierba mala’: la actriz Marcela Benjumea habla desde la prisión

‘Hierba mala’: la actriz Marcela Benjumea habla desde la prisión

La actriz se enfrenta sola al público de Casa E con la vida de una mujer llamada Verdolaga.

Marcela Benjumea es hija del actor Carlos Benjumea. Procedente de una familia artística, esta obra es un importante paso en su carrera.

Marcela Benjumea es hija de actor Carlos Benjumea. Procedente de una familia artística, esta obra es un importante paso en su carrera.

Foto:

FOTO: CASA E

Por: Cultura
08 de noviembre 2019 , 11:08 a.m.

Lo que hizo Abril Mayett (creadora de la obra teatral Hierba mala) fue diagnosticar un poco lo que nos pasa, la tremenda injusticia que existe por falta de educación y mucha impunidad”, dice Marcela Benjumea.

Y, sí, lo que hizo Mayett fue poner a Verdolaga en un escenario y darle voz total, dura, drástica, mostrarla como una mujer que entendió la justicia a su manera y la llevó a cabo con su libre albedrío pero, por lo que cuenta el personaje, sin mancharse las manos de sangre, aunque, en el fondo, quién sabe.

Marcela Benjumea es la Verdolaga colombiana, porque, claramente, puede ser de aquí, y se presenta en Casa E, en Bogotá.

En México, Ernesto Benjumea, su hermano y director del montaje, descubrió esta obra con el nombre de La verdura carnívora, en una invitación que le hicieron.

“Pensé que era una comedia, algo ligero, pero me equivoqué; me pareció poderosa y pertinente para nuestro entorno, no solo por el abuso y la miseria que muestra, sino desde el punto de vista político, porque es políticamente incorrecto contar la historia de alguien que no puede creer en el perdón e invita al público a que piense como ella, lo lleva y conduce por ese camino”, dice Ernesto Benjumea.

Cuando hizo los arreglos para presentarla en Colombia, habló con su hermana Marcela –ambos son hijos del actor Carlos Benjumea– para que se le midiera al reto, aun sabiendo que la Verdolaga original es mucho menor.

“Esto te va a partir un poco tu carrera, porque tiene caminos realmente muy complicados y es necesario que quieras partirte el lomo aquí”, le dijo.

Y, aunque la autora la define como una comedia de carácter, para Ernesto “es un tipo de teatro distinto, desde la narración permanente sobre hechos sucedidos en el pasado, un largo cuento aderezado con la interpretación propia y de varios personajes, y escenas de tiempo presente de cosas que están pasando, hasta lo que es el escenario”, cuenta.

Marcela Benjumea es la Verdolaga colombiana, porque, claramente, podría ser de aquí, y se presenta en Casa E, en Bogotá

Este último no es un espacio protegido. Para llegar a la sala de Casa E en la que se presenta, hay que subir unas escaleras empinadas y pasar por una especie de patio donde está extendida ropa interior.

“Ese escenario donde somos poderosos y la gente está abajo no existe, no es un espacio partido. Aquí se comparte con el público, se lo mira a los ojos muy de cerca. Es un diálogo permanente, y aunque la gente no participa, sí oye; es una energía de ida y vuelta todo el tiempo”, dice Ernesto.

Marcela Benjumea, a lo largo de un poco más de una hora, es la Verdolaga y también la Madrinita, una monja abusadora, unos políticos que, como ella, aparentemente, son cerebros y no quienes cometen los crímenes; el novio que tuvo, una mujer de la nueva era muy rayada y su amigo gay que la salvó en algunos momentos, entre otros.

Durante cuatro meses la actriz trabajó el texto para darle voz a la Verdolaga, “esa mujer que no tiene nada que perder, que fue vegetariana desde chiquita porque nadie le dio carne y no tenía cómo comprarla, y que cuando la probó se enloqueció; que no sabe quiénes son sus papás y que durmió, por fin, en una cama cuando se enamoró de Milanesas, sus únicos tres meses de felicidad. Esa mujer con pérdidas y muy pocas ganancias es la Verdolaga".

Cuando leyó la obra, y viviendo en un país como Colombia, “con semejantes índices de pobreza y violencia contra los niños y las mujeres, el corazón me dio un vuelco, y me pareció que había podido ser escrita aquí”, sigue.

Aquí se comparte con el público, se lo mira a los ojos muy de cerca. Es un diálogo permanente, y aunque la gente no participa, sí oye; es una energía de ida y vuelta todo el tiempo

Tanto ella como su hermano saben que por ser artistas tienen la misión de “rebullir el alma, dejar a la gente pensando”. Claro, Hierba mala hace reír, “pero que nos riamos no significa que olvidemos lo que sucede”, agrega Marcela.

Dónde y cuándo

Hasta el 23 de noviembre, miércoles a sábado, 8 p. m.
Sala Buenaventura, Casa E.
Carrera 24 n.° 41-69, Bogotá.
Informes: teléfono 7440422.
Boletas: 45.000 pesos.

CULTURA

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.