Secciones
Síguenos en:
El mural de Botero que voló por los cielos
Medellín

'Escena con jinete’, el majestuoso mural de Fernando Botero.

Foto:

Cortesía Museo de Antioquia y Comfama

El mural de Botero que voló por los cielos

'Escena con jinete’, el majestuoso mural de Fernando Botero.

'Escena con jinete' estaba un centro comercial, de ‘El Hueco’, y fue llevado al Museo de Antioquia.

El domingo 15 de agosto, una imponente grúa rompió la cotidianidad del centro de Medellín. Los pocos transeúntes que había tuvieron que levantar la cara y taparse los ojos a modo de visera; encima de sus cabezas se desarrollaba una operación digna de una película. Sobre los cielos de la ciudad se alzaron, con una lentitud de elefante, las dos partes de Escena con jinete, un majestuoso mural de Fernando Botero, de 2,55 metros de altura y 9,07 metros de largo.

(De interés: El increíble rescate de una serie fotográfica fundamental para Colombia).

El único mural de gran formato de Botero en Colombia tenía que abandonar su vieja casa, la zona de comidas del centro comercial Nueva York Plaza, en ‘El Hueco’, un lugar clásico del centro donde se mueve el gran mercado de ropa y calzado popular de la ciudad, para tomar rumbo al edificio central del Museo de Antioquia. Fueron más de seis horas de maniobras, el trabajo incesante de 120 personas y cuatro años de batallas. “Hemos tenido tantas emociones. Ha sido un momento muy emotivo”, afirmó María del Rosario Escobar, la directora del Museo de Antioquia, mientras presenciaba el traslado de la obra por los cielos.

Especialistas en traslado de murales se encargaron de la remoción de la obra de la pared donde reposó durante 61 años.

Foto:

Cortesía Museo de Antioquia y Comfama

(En contexto: Trasladan mural de Botero de centro comercial al Museo de Antioquia)

El mural fue declarado bien de interés cultural de la nación el 29 de diciembre del 2000 y pasó a ser propiedad de la Alcaldía de Medellín, pero tuvieron que transcurrir más de dos décadas para que tuviera el lugar que se merece.

Escena con jinete fue creado hace 61 años y prácticamente estaba fuera de los ojos de todos los conocedores de la obra de Botero. Su lugar en el mundo estaba sobre dos almacenes de ropa y cerca de la zona de comidas del centro comercial.
El maestro Botero pintó el mural cuando tenía 28 años y empezaba a consolidar su carrera en el mundo del arte. En 1959, el Banco Central Hipotecario estaba a punto de inaugurar su nueva sede en la calle Colombia. Era un edificio del arquitecto Nel Rodríguez y en su proyección contaba con un primer piso de uso comercial. La entidad abrió una convocatoria para artistas colombianos a fin de que engalanaran el edificio con una obra. Fernando Botero ganó.

Entre febrero y abril de 1960, el artista, entre pincelada y pincelada, creó el mural, inspirado en los cuentos antioqueños y en su infancia. Y sobre la pared aparecieron los colores apastelados, con armonías violetas y azules, y varios personajes que interactúan con la naturaleza. Hay un tigre y una niña volando por los cielos; entre dormida y muerta, también hay otra niña alimentando a una gallina o a un gallo, le sigue el jinete en el centro de la composición con los brazos abiertos, un machete en la mano, dominando un paisaje de montañas. En otra parte hay una persona con un bastón o un cuchillo agrediendo a otra que está en el suelo, hay unos pájaros gigantes y una mujer que carga a un hombre.

El mural debió dividirse en dos partes para su traslado al Museo de Antioquia.

Foto:

Esneyder Gutiérrez

Mientras Botero avanzaba con su prolífica carrera, Escena con jinete permanecía quieto, en el mismo lugar, contemplando el crecimiento de la ciudad y los cambios de inquilinos en el edificio. A comienzos de la década de los noventa, el Banco Central Hipotecario entró en liquidación y la sede fue adquirida por la caja de compensación Comfenalco, que salvaguardó el mural hasta el 2014, momento en el que la edificación cambió su vocación para convertirse en un parqueadero de motos y, más tarde, en el centro comercial Nueva York Plaza.

El Museo de Antioquia tardó cuatro años en lograr que el mural llegara a sus instalaciones para sumarse a sus 188 obras de Botero. Y no precisamente por capricho. Escena con jinete es considerado el mural más importante del maestro en Colombia. “Hay otro pequeño mural que está en el museo (de Antioquia) en préstamo, y hay otro en Bogotá, muy pequeño también, pero este mural al fresco es enorme, le aporta a la visión del artista muchas cosas, y creo que es un obra importantísima”, explicó Camilo Castaño Uribe, uno de los curadores del Museo de Antioquia.

El museo encontró apoyo en Comfama, Argos y el Ministerio de Cultura, y apenas este año comenzó la tarea para desprender el mural del centro comercial. El costo de toda esta tarea fue de 540 millones de pesos, de los cuales 500 millones fueron aportados por la caja de compensación familias Comfama y unas contribuciones más de la cementera para la parte civil.

(Le sugerimos: ¿Tiene gafas? Hollywood no es su lugar en el mundo)

“En Comfama creemos que es importante facilitar el acercamiento de las sociedades a su patrimonio. No solo las palabras hablan, lo hacen las imágenes, las ciudades y sus espacios, y esto conecta a las personas con otros lenguajes que amplían su mundo y sus conversaciones”, dijo Valeria Mejía, responsable de Cultura en esa caja de compensación.

El proceso tomó varios meses. El restaurador Jairo Mora y sus dos asistentes se encargaron de la tarea de desprender el mural de la pared que lo acompañaba desde su nacimiento. La experiencia de Mora era clave porque, según Comfama, fue discípulo del mexicano Rodolfo Vallín Magaña y ambos han asumido la tarea de remover en murales en varias partes del mundo. En 1994 reubicaron el fresco Simbología de Barranquilla, de Alejandro Obregón, y en 2018 fueron los encargados de restaurar los murales del maestro Pedro Nel Gómez en el bloque M3 de la Universidad Nacional de Colombia, sede Medellín.

“Había que hacer una estructura, una especie de bastidor metálico, que era la que iba a soportar la capa pictórica; el mural quedó adherido a esa especie de marco metálico, una vez quedó adherido a ese marco, se pudo cortar, desprender del muro, sacar del edificio y trasladar al Museo de Antioquia”, precisó Castaño.

Un grúa fue necesaria para entrar las dos partes del mural al Museo de Antioquia.

Foto:

Esneyder Gutiérrez

Luego de desprenderse de la pared en la que permaneció durante 61 años, la obra tuvo que dividirse en dos partes debido a sus dimensiones, salió del centro comercial y se paseó por tres cuadras con una caravana de obreros hasta el Museo de Antioquia. La grúa hizo lo propio y alzó las dos piezas para que pudieran ingresar al edificio. “Hay que volver a constituirlo como una pieza única y juntar las dos partes”, explicó María del Rosario Escobar.

“El maestro y su familia han estado muy atentos al proceso desde hace 4 años, cuando les mostramos que esto era importantísimo hacerlo. El maestro nos envió el viernes un mensaje en el que expresa que esto ha sido maravilloso”, agregó la directora.
Actualmente, un equipo del museo, en el que también está Jairo Mora, se encarga de hacer la restauración. El mural tiene algunas afectaciones, resultado de las humedades, la suciedad y las grietas del edificio en donde estaba.

(En video: Cuestión de perspectiva: el arte del 'mural vivo' ).

“Pero también hay un deterioro del contexto de apreciación de la obra. En el museo tendrá un segundo aire, una segunda vida y será parte de los guiones del museo”, agregó el curador.

La obra estaría en exhibición al público el próximo 29 de noviembre y será parte de la celebración de los 140 años del Museo de Antioquia, quedará ubicado en el segundo piso, entre las salas Historias para repensar y Promesas de la modernidad. Allí estará galopando, una vez más, sobre el cielo azul antioqueño.

Lea también

Kristen Stewart protagoniza nuevo tráiler de 'Los ángeles de Charlie'

Chris Evans entrega oficialmente el escudo del Capitán América

David Calle
EL TIEMPO MEDELLÍN
EN TWITTER: @davidcalle1

ACCEDE A CONTENIDO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

No te quedes solo con esta información.
Lee, explora y profundiza más.
¡Suscríbete ya!

COP $ 900 / MES *
Ya soy suscriptor digital

Si ya eres suscriptor del impreso, actívate

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.