El cambio ha sido clave en el éxito de Flora ars+natura

El cambio ha sido clave en el éxito de Flora ars+natura

Este espacio, que ganó el Premio Montblanc de la Culture Arts Patronage, cumplió cinco años.

El cambio ha sido clave en el éxito de Flora ars+natura

En este momento Flora busca consolidar su sostenibilidad, pues no tiene un ingreso fijo, todo se consigue por gestión.

Foto:

Abel Cárdenas / EL TIEMPO

27 de agosto 2018 , 10:54 p.m.

José Roca y su esposa, Adriana Hurtado, invirtieron sus ahorros y cesantías para darle vida, hace cinco años, a Flora ars+natura, lugar dedicado al arte que sigue reinventándose.

En un principio se trató de un espacio expositivo que se alimentaba de residencias artísticas de un mes, llamadas ‘Verano permanente’, realizadas orillas del río Magdalena en una casa que tenían en Honda, Tolima.

Pero sus fundadores se dieron cuenta de que las residencias de larga duración que tenían en Bogotá, en la sede del barrio San Felipe, eran más interesantes porque los artistas tenían más tiempo de reflexión y podían involucrarse más con la escena local y la comunidad del sector.

“Pensamos que esa era la dirección que queríamos tomar. Cuando se presentó la oportunidad de comprar la casa que quedaba en la parte de atrás de Flora, conseguimos los recursos y construimos un edificio de cuatro pisos (en el primero hay una biblioteca y en los otros, talleres) y creamos un nuevo programa, Escuela Flora, que es el eje de nuestra actividad”, cuenta Roca.

Se trata de un programa de estudios independientes que no conduce a ningún titulo, pero que es tan intenso como una maestría, en el que cerca de 20 artistas de diferentes países realizan una residencia durante un año. “Tutores nacionales e internacionales dictan seminarios, que están abiertos al público, y visitan sus talleres (en Flora) para darles retroalimentación sobre su trabajo”, explica Roca.

El cambio ha sido clave en el éxito de Flora ars+natura

Para Roca, lo mejor de Flora ha sido contribuir a la carrera de los artistas que ha acogido en sus residencias.

Foto:

Abel Cárdenas / EL TIEMPO

Flora busca siempre actualizarse según lo que está pasando con el arte en Bogotá...

Pensamos que las instituciones tienen más dificultad para cambiar, por sus jerarquías y burocracia. Pero nosotros, al ser independientes, sí podemos. Así que miramos qué estamos haciendo mal para cambiarlo y servirle mejor al sector artístico. Abandonamos algunos proyectos que pensamos que eran muy buena idea, pero vemos que no generan interés. No tenemos problema en cambiar.

¿Como cuáles?

El archivo audible para el arte sonoro. No hemos conseguido a alguien que quiera financiar ese proyecto, y lo que queremos es darle honorarios a alguna persona y presupuesto de producción para una nueva obra. El año entrante vamos a presentar en el auditorio un nuevo proyecto llamado ‘La caverna’, dedicado a manifestaciones audiovisuales.

¿Han cumplido sus expectativas en estos cinco años?

Sí, pero en el momento en el que uno se sienta cómodo, las cosas dejan de funcionar bien. Hay que estar ligeramente incómodo para estar pendiente de qué cosas se pueden mejorar; si no, se vuelve una fórmula y no se le pone tanto empeño. En cinco años hemos cambiado varias veces de camino; inclusive, estamos pensando en no darle a la sala de proyectos un carácter tan expositivo, sino de laboratorio. Vamos a hacer ‘El colaboratorio’, en donde algunos de los artistas tutores de Escuela Flora van a trabajar con los residentes para que las exposiciones sean resultado de ese trabajo.

¿Cómo ve la escena artística en Bogotá?

Es necesario que tengamos todos los actores: la parte expositiva, el coleccionismo institucional y privado, las grandes instituciones y los espacios independientes. Lo importante es que haya más opciones para ver y para que la gente forme su propio criterio. Fuimos la primera iniciativa pública en San Felipe, y después llegaron más. Hemos tenido un papel catalizador en este sector de la ciudad.

¿San Felipe se volvió un distrito artístico?

Creo que sí; con ArtBo Fin de Semana, los circuitos de Arteria y las Noches de San Felipe, nos hemos dado cuenta de que viene mucha gente que no tiene que ver con el arte.

¿Las residencias de Flora se volvieron un referente en Colombia?

Sí, inclusive en Latinoamérica. Solo llevan cinco años, pero comienzan a circular como TEOR/éTica, en Costa Rica, o Lugar a Dudas, en Cali, como ejemplos de instituciones que desde lo local logran crear un vínculo con lo internacional y activar una escena en el lugar donde están. No somos el único, y creo que si eso sirve para inspirar a que otras personas hagan lo mismo en otras partes, es buenísimo.

El año pasado se ganó el Premio Montblanc de la Culture Arts Patronage ¿Qué pasó después?

Con el estimulo de 15.000 dólares decidimos con mi esposa dar la Beca Sur, que la habíamos dado el primer año, para un artista del sur del país. Vamos a ver cómo la financiamos el año entrante.

Laura Guzmán Díaz
Cultura y Entretenimiento​@The_uptowngirl

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.