‘Spam’, la pesadilla virtual de Rafael Spregelburd

‘Spam’, la pesadilla virtual de Rafael Spregelburd

El director argentino presenta esta obra en el Iberoamericano, que define como una ópera hablada.

Obra ‘Spam’

Spregelburd actúa junto al músico Zypce, quien diseña sus propios instrumentos.

Foto:

Cortesía Hernán Correa

Por: Yhonatan Loaiza Grisales
28 de marzo 2018 , 09:11 a.m.

El protagonista de esta obra se llama Mario Monti. Sí, tal como el economista que reemplazó a Silvio Berlusconi en el cargo de Primer Ministro de Italia en el 2011. El Mario Monti de nuestra historia es un lingüista, especialista en una lengua extinta de la antigua Mesopotamia, que espera el correo de una alumna con la que tiene una complicada relación. Mientras aguarda, lee un mensaje de una niña de algún lugar de Malasia, quien le dice que necesita una cuenta bancaria en Occidente para depositarle un millón de dólares.

Monti responde a este correo disparatado, un sabido método de estafa virtual, y la gran sorpresa es que todo es cierto y le depositan esa millonaria suma. El gran drama viene después, cuando la mafia malaya lo empieza a perseguir para cobrar ese dinero y, además, el protagonista pierde la memoria.

“El lenguaje atraviesa esta situación tan absurda y ridícula que se termina convirtiendo prácticamente en una mala saga de James Bond. Está siempre presente por el hecho de que quien lo narra es una persona muy preocupada por qué le hacen las palabras a la identidad de las personas”, cuenta el dramaturgo y actor argentino Rafael Spregelburd, creador junto al músico Zypce de la obra ‘Spam’, que se presentará desde este miércoles en el Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá.

A partir de esta ocurrente situación, Spregelburd, uno de los creadores más celebrados del teatro contemporáneo argentino, le dio forma a un montaje que se plantea como una especie de pesadilla en este mundo infestado por la tecnología y las facilidades de comunicación.

“En realidad tiene que ver un poco con la pérdida de la identidad que se da en el mundo de lo virtual y construyó una anécdota más bien muy risible y al mismo tiempo muy patética sobre una suerte de visión pseudoapocalíptica, que nos tomamos un poco a la ‘chacota’”, explica.

Spregelburd cuenta que estrenó esta pieza en el 2012, el momento más álgido de la crisis financiera europea, justo cuando Monti estaba en el poder. Y aunque la anécdota ha quedado un poco alejada en el tiempo, el hecho de que el personaje tenga un nombre tan famoso no deja de ser peculiar.

“Es como llamarse José Pérez en España, y lo cierto es que cuando el protagonista pierde la memoria y trata de saber quién es, se ‘googlea’ a sí mismo y no encuentra información porque solo hay noticias sobre el otro Mario Monti”, anota.

Además de esa delirante historia, ‘Spam’ entrelaza varios elementos de la vanguardia escénica, como la utilización de videos y también una estructura narrativa muy poco convencional, que parece beber de la llamada ‘Teoría del caos’.

“La pieza tiene 31 escenas pero el orden de estas es destruido a la vista del espectador y se sortea noche a noche. Entonces el espectador tiene derecho a pensar que si no entiende el cien por ciento de lo que se está narrando es porque el orden de las escenas está muy alterado. Hay todo un juego acerca del alzar, de la posibilidad del azar en la literatura, que es una de mis preocupaciones técnicas eternas”, argumenta el autor, director y protagonista de la pieza.

Spregelburd define el montaje como una ópera hablada (‘sprechoper’) y de hecho la autoría es compartida con Zypce, quien acompaña al autor en el escenario.

El artista cuenta que este es un género muy poco cultivado en los países de habla latina pero bastante frecuente en Alemania, Austria y Suiza (de habla alemana). Usualmente se trata de producciones en las que la música dura el cien por ciento de la pieza y el texto, en lugar de ser cantado, como en la ópera, es dicho.

“La obra está escrita en un verso muy extraño, muy rebuscado, que no se nota a primera vista, un poco como la tragedia griega. Pero además en el concepto de la ópera hablada la palabra tiene un uso dramático muy particular, por la corrupción de esa palabra y la distorsión de ese lenguaje”, añade.

Según Spregelburd, el trabajo de Zypce a nivel musical es tanto o más importante que el texto: “Recordemos que si se tratara de una ópera se recordaría más al compositor que al autor del libreto”, añade.

Fiel a ese espíritu de teatro contemporáneo que defiende Spregelburd, Zypce crea una banda sonora poco habitual, enmarcada en la música industrial, para la que incluso utiliza instrumentos que él mismo fabricó a partir de desechos industriales y basura. Por ejemplo, hay una especie de violín construido con cuerdas de una podadora de pasto.

El espectáculo resulta atravesado por estructuras hilarantes, como secuencias en las que el texto se rapea sobre un karaoke mal compuesto, mientras que Zypce hace música con teléfonos celulares sumergidos en una pecera. “Es una música muy ríspida, de muy difícil acceso, pero al mismo tiempo tremendamente teatral y divertida. Es una música que tiene mucho sentido ver cómo se produce, más que oírla en un CD, cosa que no se nos ocurriría ni locos”, complementa.

Spregelburd cuenta que la escritura de ‘Spam’ le tomó cerca de un año y medio, y luego de su estreno en Italia la llevó al circuito independiente de Buenos Aires, cuyo público usualmente está ávido de estas experiencias escénicas novedosas.

“Muchas veces, ese mismo público construye su propia trampa, quieren ver lo nuevo pero a la vez quieren entenderlo fácilmente, y esto no es compatible... Lo cierto es que es un espectáculo muy exigente para el público, a mí me gusta esa relación drástica con el espectador, creo que habrá personas que lo encontrarán un desafío y otras que no soportarán más allá de sus primeras tres escenas”, se sincera Spregelburd.

Dónde y cuándo

Desde este miércoles hasta el sábado, 8:30 p. m. Domingo, 6:30 p. m. Teatro Nacional Fanny Mikey. Calle 71 n.° 10-25. $ 80.000.

YHONATAN LOAIZA GRISALES
EL TIEMPO
En Twitter: @YhoLoaiza

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sal de la rutina

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.